arrow-right host location public time type

José Gómez, el ingeniero en diseño UAI que impulsa la robótica para la sostenibilidad

21 de Noviembre 2022 Alumni Noticias

A mediados de 2021, José Gómez, ingeniero en Diseño UAI y Magíster en Innovación y Diseño, mención ciudad y territorio -también de la UAI-, asumió como robot manager de Strong by Form, empresa de tecnología que une la sabiduría de la naturaleza con los últimos desarrollos tecnológicos, con el objetivo de crear un entorno construido de manera sostenible, mediante el uso de recursos renovables de manera eficiente.

Uno de los prototipos que trabajan en Strong by Form.

José explica que su ingreso se concretó con un perfil técnico para afrontar los desafíos de automatización del proceso industrial a través de fabricación robótica, como también el desarrollo de algoritmos para optimización de la alineación de fibras de madera y generación de instrucciones de fabricación. Desde ahí, cuenta que ha participado activamente en los procesos de diseño y desarrollo de hardware y software, que les permiten tener la capacidad de pilotear productos y demostrar la tecnología.

“El cargo es súper interesante; soy algo así como el dueño de los robots de nuestra celda de investigación y desarrollo, lo que conlleva una gran responsabilidad al ser los elementos de inversión más importantes en esta primera etapa de implementación. Mi labor mezcla conocimientos en mecánica, electrónica y diseño, para poder implementar el proceso de automatización y digitalización, hasta el desarrollo de productos de manera sistematizada y estandarizada”, cuenta.

El ingeniero en Diseño UAI, José Gómez, con uno de los robots.

En agosto de este año, Strong by Form inauguró en La Reina su ‘célula robótica’, donde realizan la producción a escala industrial de los tres prototipos que tienen. “Al ser una empresa de origen tecnológico, Strong by Form necesita mostrar al mundo lo que es capaz de hacer e implementar con la tecnología que está desarrollando. La célula robótica surge como una plataforma de investigación y desarrollo para fabricar de manera automática productos Woodflow, teniendo la capacidad de traducir a movimiento de robots las instrucciones de fabricación obtenidas desde el software de optimización estructural”, señala José.

La nueva área consta de dos brazos robóticos, los que permiten automatizar el proceso de producción, aumentar su productividad e iniciar la fabricación a escala industrial para el sector de la construcción en Chile. Strong by Form creó la tecnología Woodflow con el fin de combinar los atributos propios de la naturaleza, con tecnología y fabricación robótica. Es una tecnología de diseño hacia la fabricación, que combina la ciencia de los materiales con las últimas herramientas de optimización digital. Esta especie de ‘madera digital’ se basa en componentes compuestos a base de fibras de madera, que son ligeros y de alto rendimiento y logran ser lo suficientemente fuertes como para convertirse en una alternativa a materiales como el acero y el hormigón en edificios, y también el acero, el aluminio o los plásticos reforzados con fibra en vehículos eléctricos a un precio reducido y con menor impacto ambiental.

Mediante brazos robóticos -hardware- y un software de optimización estructural de desarrollo propio, logran dar forma, fuerza y densidad al biocompuesto de sobrantes de árbol y resina, obteniendo piezas livianas, resistentes y libres en forma y uso. “El camino recorrido para tener nuestra célula robótica no ha sido fácil, desde la instalación de un robot de tres toneladas hasta el cableado de cada uno de los tableros eléctricos de control, pasando por la programación de rutinas de movimiento de robots y lógicas de seguridad, entre otras. Creo que estos meses han sido un constante desafío, que nos ha permitido lograr una plataforma de robótica avanzada totalmente flexible, dándonos seguridad para poder probar y desarrollar nuestra tecnología”, añade el ingeniero en Diseño UAI.

Alumnos del Taller Prototipo del Magíster en Ciencias del Diseño UAI, en su visitaron a Strong by Form.

José asegura que el programa académico del Design Lab UAI está a la vanguardia, gracias al encuentro entre la ingeniería, diseño, emprendimiento y las ciencias, que permite pensar e idear con mayores herramientas, formando profesionales creativos e innovadores. “La Escuela de Diseño UAI tiene uno de los laboratorios de fabricación digital más avanzados a nivel nacional, con maquinarias y herramientas a disposición de los alumnos para poder desarrollar proyectos complejos. Además, la mirada de la escuela hacia contribuir a la creatividad aplicada a partir de la disposición de un gran abanico de habilidades, permite tener experiencia y conocimiento transversales que sin duda aportan al momento de participar en proyectos multidisciplinarios”.

En noviembre de 2022, 12 estudiantes del Taller Prototipo del Magíster en Ciencias del Diseño UAI, visitaron las oficinas de Strong by Form. “Lo más relevante es lograr motivar a los estudiantes a atreverse a ir siempre más lejos con sus ideas y tratar de hacerlas realidad. En ese sentido, llevar a cabo un proyecto complejo de diseño, mecánica y robótica como lo está haciendo Strong by Form fue sumamente inspirador, poder ver el trabajo colaborativo de los robots, algunas muestras del material y conocer directamente el relato de los creadores del proyecto es una oportunidad que no podíamos dejar pasar”, señala Juan Cristóbal Karich, académico del Design Lab y quien acompañó a los alumnos en la visita, quien agrega que conocer la integración de tecnologías de Strong by Form “es un ejemplo muy inspirador de proyectos complejos”, dada la naturaleza del taller de prototipo, que busca llevar a la realidad conceptos de los talleres de propuesta e investigación.

Los inicios

Strong by Form surge en 2018 como una startup chilena con la premisa de construir un negocio escalable basado en el desarrollo de tecnologías, capaz de producir materiales sostenibles de alto rendimiento. Fue pionera en la fabricación de piezas estructurales de madera, elaboradas a partir de sobrantes de árboles y resina, buscando reemplazar al hormigón y al acero en la industria de la construcción.

Actualmente operan en Chile y en Alemania, con tres prototipos -fachadas de madera para interior, para exterior y losas estructurales- y se encuentran en una ronda semilla de levantamiento de capital, que tiene tres grandes objetivos: la validación de la tecnología y entrada al mercado, el escalamiento con socios corporativos, y el licenciamiento de la tecnología. “Al ser una empresa con base tecnológica, siempre estará la iniciativa creativa de explorar mayores capacidades y ventajas de los materiales, por lo que creo firmemente que el futuro de Strong by Form está en la capacidad para desarrollar e innovar, bajo la visión de lograr la eficiencia de los recursos a través de la reducción del peso, ahorro de material y energía, y al mismo tiempo asegurando la mejora en la funcionalidad y el rendimiento”, concluye José.

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram