arrow-right host location public time type

Inseguridad y estrés laboral en pandemia

18 de Mayo 2021 Noticias

Esta segunda ola de covid, con sus efectos personales, familiares, laborales, económicos y sociales ha tenido un fuerte impacto producto del cansancio acumulado, sin embargo, los síntomas de estrés que estamos advirtiendo son un poco distintos, así lo explica la académica de la Escuela de Psicología y Directora del Diplomado y Magíster en Habilidades Directivas: “estamos presentando problemas para dormir, algo más de ansiedad, agotamiento y en algunos casos estamos comenzando a ver burnout, un estrés crónico que se caracteriza por haber perdido el disfrute en el trabajo y un menor involucramiento que se expresa en un “andar en piloto automático”.

Pero, ¿realmente lo perciben las jefaturas? ¿cómo las organizaciones están enfrentando esta desregulación emocional y falta de energía que presentan las y los colaboradores? Mariana señala que en general hay mucha variedad de reacciones desde la jefatura, que también está más cansada, “hemos notado mucha más demanda de las organizaciones por apoyar a trabajadores y líderes a través de charlas, webinar e intervenciones en la línea del estrés y autocuidado, pero también vemos jefaturas con menor capacidad de advertir el cansancio y el estrés de sus equipos”.

El problema ahora es la combinación de factores que afectan emocionalmente a las personas, con la incertidumbre del entorno, como la inseguridad laboral que de manera permanente tiene efectos negativos en la salud mental, la satisfacción laboral y el desempeño. Por ello, la académica indica que “es responsabilidad de los empleadores y los líderes favorecer condiciones que permitan a las personas sentirse psicológicamente más seguras en su trabajo, ya sea asegurando la estabilidad del trabajo, proveyendo de recursos y competencias que aumenten la empleabilidad, todo a través de una comunicación clara, oportuna y apreciativa”.

La presencia de miedo a perder el trabajo puede tener un efecto en aumentar el compromiso y la dedicación al trabajo, pero esto será pasajero y podría provocar mayor presión, estrés y posiblemente burnout, un estrés crónico que tiene más costos personales para el trabajador y también para la organización.  “El estrés sostenido va mermando poco a poco la productividad y las personas van sintiendo que con más esfuerzo son menos productivas, lo que trae como reacción una disminución de la autoeficacia y salud”, agrega Mariana, por ello, generar espacios de descanso y desconexión, para poder recuperarse de este estrés sostenido es cada vez más necesario y puede incluso ser la mejor herramienta para las organizaciones y los trabajadores.

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram