arrow-right host location public time type

Servicio humanizado impulsa crecimiento de empresa de salud

9 de Enero 2020 Noticias

Organizar un congreso mundial de kinesiología le cambió la vida a Yanko Herrera. Cursaba tercer año de esa carrera cuando se dio cuenta que le gustaba y tenía facilidades para el área comercial, la contabilidad, operaciones, etc. “Estaba metido en todo. Ahí entendí que podía ocupar el área clínica que estaba aprendiendo como plataforma para hacer algo diferente.”

No pasó mucho tiempo hasta que lo intentó. A poco de titularse de kinesiólogo, se instaló con una consulta traumatológica deportiva dentro de un gimnasio….tenía mucha ilusión, pero fracasó. “El gimnasio vendía poco y por lo tanto, no nos entraban pacientes. Lo hice apurado y ahora creo que no tenía las herramientas, venía de una formación clínica y desconocía el área financiera y de negocios.”

Después de esa primera experiencia, Yanko siguió ejerciendo su profesión un par de años más y comenzó a atender a pacientes en sus domicilios. “Ahí fue cuando me di cuenta que había algo que hacer, había un nicho, porque muchas familias no sabían cuidar a sus enfermos, tanto adultos mayores o personas jóvenes.” Pensó que habían dos soluciones: Cuidar a esos pacientes en un lugar fuera de su casa o en sus propias casas. “Decidí empezar a ofrecer ambos servicios. Me instalé con una casa, una residencia clínica, y a la vez empezamos a entregar cuidados a domicilio, con el envío de enfermeras, kinesiólogas, insumos médicos, etc.” Así nace su empresa Myra Salud.

“La clave es el componente social en un negocio como este y lo social está asociado a lo humanitario. El paciente es una persona que necesita estar bien, muchos de ellos o ellas tienen depresión. Nuestro foco son los pacientes discapacitados con daño neurológico crónico, son personas de 40 años que no van a rehabilitarse jamás. Al ser kinesiólogo comprendí clínicamente en qué consiste su realidad”, explica Yanko, agregando que en su empresa se deben a los pacientes y así se encarga de transmitírselo al equipo: “primero el paciente, segundo el paciente, tercero la familia y cuarto el cliente que es el que nos paga. Entregamos calidad y un servicio humanizado, que es parte de la misión que tenemos.”

Sin embargo, a medio camino surgió un problema inesperado: Myra Salud comenzó a crecer demasiado rápido. El 2015 creció 6 veces más en relación al 2014, y después duplicaron el crecimiento. “Uno sabe ya que no puedes tener una tasa de crecimiento tan alta porque te puede afectar el flujo del negocio.”

Ese momento fue un punto de inflexión: cuando decidió que tenía que volver a estudiar. “Ingresé al Magíster en Gestión de Negocios hace 2 años y empecé a tener una visión mucho más amplia, más global. Comencé a tomar restricciones y cuidados más relevantes en el manejo y administración de la empresa. De esa forma transformé el crecimiento en un crecimiento  orgánico, mucho más estable, cambiando el manejo y pagos con proveedores, la relación con los clientes, lo que me permite hoy día tener una empresa estable, tranquila, con una proyección importante y creciendo año a año.”

Antes de entrar al programa, había armado su  equipo de administración, de finanzas, de recursos humanos,  de contabilidad. “Fui contratando gente especialista. Yo tengo MBAs trabajando en la empresa, ellos saben mucho más que yo de negocios y yo tengo la sensibilidad de entender en cuál entro y en cuál no. Cursé el Magíster para poder tener más herramientas para debatir, para trabajar con las mismas personas que hoy son mi primera línea. Me encantó el programa y me llama la atención cómo los profesores logran manejar temas que son complejos  de una forma muy simple.”

Una empresa que apuesta por sus pacientes

El hecho de que Myra Salud tenga como misión brindar un servicio diferenciador – que se traduce en maximizar las expectativas puestas en el servicio médico- les ha permitido cumplir ya 10 años en el mercado de cuidados domiciliarios, estar presentes en 6 regiones del país y contar con 320 colaboradores. “Mensualmente, atendemos en promedio a 140 pacientes en la modalidad 24*7,” dice Yanko, agregando además que ya han cumplido 40 mil horas mensuales al cuidado de personas enfermas y solo durante el 2019, registraron más de 1000 estadías en Hotel Clínico. “En 10 años nunca hemos dejado un turno sin cubrir, destacando nuestro servicio en feriados irrenunciables e incluso durante el estallido social de octubre,” agrega. “Nuestro objetivo es establecernos como una comunidad de equipos especializados que apoyan los procesos de salud pública y privada, entregando servicios con alto estándar de calidad, en un marco ético y de responsabilidad social empresarial. En todo este tiempo, Yanko ha buscado mantener intacto el ideal de cercanía y atención a las necesidades de cada colaborador, logrando con ello un apego y pertenencia mayores al promedio del mercado.

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram