arrow-right host location public time type

“Politicosas” en periodo de campaña

13 de Agosto 2017 Columnas

Quedan ocho días para que venza el plazo de inscripción de candidaturas presidenciales y parlamentarias. Y la efervescencia se siente. De hecho, esta semana estuvo marcada por las negociaciones entre los partidos, la frustración de los candidatos que no lograron ser ratificados en los distritos o circunscripciones que pretendían representar y una que otra “políticosa” que ha dado para todo tipo de comentarios, desde los más divertidos hasta los más virulentos.

Los premios al desacierto en campaña de esta semana, podrían ordenarse así:

  1. Piñera y el Sename. En plena campaña, el expresidente Sebastián Piñera –reconocido por sus salidas de libreto- fue entrevistado en radio Oasis. Poco se supo del contenido de dicha conversación, al menos en términos programáticos, porque lo que fue trending topic fue una nueva “piñericosa”: el candidato bromeó con el desayuno que le convidaron y no encontró nada mejor que compararlo con la situación de los niños del Servicio Nacional del Menor.

Impresentable. Alguien que está en la primera línea política hace casi treinta años, que ya fue Presidente de la República y aspira a serlo de nuevo, debe tener claro –como le sugirió  uno de los conductores del programa- que no puede bromear sobre cualquier cosa. Y cualquier cálculo político, por  amateur que sea, concordará  en que el sufrimiento de los niños del Sename no es un buen material para hacer de humorista.

  1. El francotirador: Fidel Espinoza. Tras un largo periodo sin propuestas ni grandes anuncios, por fin Alejandro Guillier definió cambios en su comando con miras a esta nueva etapa. Sin embargo, los nuevos nombres que se instalaron en el equipo pasó a segundo plano, tras el arranque de incontinencia verbal del presidente de la Cámara de Diputados. “Qué bien candidato Guillier. Siga sumando a su campaña a quienes no han ganado una sola elección. Esto ya es patético”, afirmó el parlamentario. Unas horas después intentó bajar el tono de sus palabras, explicando que pretendía generar un remezón. El problema es que su ataque a un comando recién conformado evitó la discusión de fondo sobre qué gana y qué pierde el candidato con este nuevo equipo, qué rol tendrá el PC, con una Karol Cariola que sigue allí para pesar de algunos en la Nueva Mayoría, y con la inclusión de Juan Andrés Lagos. ¿Qué beneficios le traerá la inclusión de un histórico de la Concertación como Sergio Bitar? ¿Y la llegada de un perfecto desconocido ante la opinión pública, como el secretario general PRSD, Osvaldo Correa, realmente le dará a la campaña la fuerza de la que ha carecido durante estos meses?

Difícil saberlo. Por lo pronto, el fuego amigo de Fidel Espinoza no ayuda a una  campaña que ha pasado más tiempo inadvertida que en las primeras páginas. Y que ha tenido propuestas más bien parecidas al Cometa Halley: esporádicas y con poco impacto real en la discusión pública.

  1. Aborto y comisión Rettig. Es cierto que esta práctica fue abolida en los últimos estertores de la dictadura. Precisamente cuando se comenzaban a conocer, de manera masiva, las violaciones a los derechos humanos cometidos por el régimen. Pero comparar –como lo hicieron los diputados de Chile Vamos, en su requerimiento ante el TC- a los hijos muertos en el vientre de su madre, que fue torturada, violada y asesinada en muchos casos, es realmente, como dijo Eugenio Tironi, “repulsivo”. Una falta de respeto a todas luces, ante una verdad que no es de “unos pocos”, sino de todo un país que durante ya décadas se ha avergonzado de lo sucedido en esos años. Aunque la democracia tenga como base la libertad de expresión, hay que pensar antes de hablar. Por la boca muere el pez, dice el dicho popular.
  2. Rincón y su defensa de género. Aunque ya el Tribunal Calificador de Elecciones desestimó su reclamo por haber sido apartado de la lista parlamentaria de la DC, la frase de Ricardo Rincón, poco antes de que se sellara su futuro político no deja de ser insólita. “Nadie defiende a los hombres”, dijo el diputado. Mala idea, victimizarse y aferrarse a resquicios legales, en una causa que genera rechazo transversal, como lo es la violencia de género. Poco aprendió, parece, de sus errores.

La lista podría ser bastante más larga, pero lo cierto es que –una vez más- se aprecia una clase política alejada de la realidad de la ciudadanía, pero que además olvida la estrategia política más elemental y la capacidad de concentrarse en propuestas país, en vez de pequeñeces. Finalmente, “politicosas” que los siguen alejando de la credibilidad y el respeto ciudadano.

Contenido relacionado

Redes Sociales

Instagram