arrow-right host location public time type

Romina Garrido, subdirectora GobLab UAI: “Lo principal es generar escenarios de confianza para que el sector público, privado y las universidades puedan compartir datos”

16 de Enero 2023 Entrevistas Noticias

A dos meses de asumir como subdirectora del GobLab UAI, laboratorio de innovación pública de la Escuela de Gobierno de la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI), Romina Garrido nos habla de los desafíos que se vienen en cuanto al liderazgo de proyectos, desarrollo y financiamiento de nuevas iniciativas, y construcción de alianzas estratégicas. Desafíos que la tienen muy entusiasmada en un año que será crucial para quienes trabajan con datos en Chile. Y es que por estos días debería estar por despacharse desde la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados, la reforma al proyecto de Ley de Datos Personales, que se viene discutiendo desde 2017. Durante 2022 Romina estuvo participando en distintas sesiones, colaborando e interviniendo, sumando a ello su aporte en la primera parte de la discusión general de dicha normativa. “La ley actual ya no da para más y nos tiene como país en una situación muy desventajosa”, señala la abogada e investigadora asociada al GobLab desde 2020, quien también ha presentado en la Comisión de Defensa del Senado sus impresiones sobre la Ley Marco de Ciberseguridad e Infraestructura Crítica de la Información, e integra el Consejo Jurídico de la División de Gobierno Digital del Ministerio Secretaría General de la Presidencia, entidad que trabajará en la implementación de la Ley de Transformación Digital.

Romina conoce bien el mundo de los datos donde se ha especializado. Posee un Máster en Derecho de las Nuevas Tecnologías de la Universidad de Chile y un Diploma en Derecho Informático.  Además, está certificada en Liderazgo y Estrategia en Ciberseguridad por la Universidad Internacional de Florida, EE.UU., colabora desde 2008 en la Red Iberoamericana de Protección de Datos, es fundadora de la ONG Datos Protegidos y Directora de la Fundación Multitudes.

En la UAI es profesora de Ética de Datos en la Escuela de Gobierno y en la Escuela de Negocios y, desde el GobLab, ha liderado la investigaciones en transparencia algorítmica con Consejo para la Transparencia (2021) y el proyecto en justicia de datos con The Alan Turing Institute (2021-2022). Es coordinadora de los pilotos con servicios públicos en el proyecto Algoritmitos Éticos (2020-2023), y también participa en el proyecto financiado por Lacuna Fund sobre integración de datos sanitarios (2022-2023) y en el de Transformación Digital de los Gobiernos Regionales (2022), entre otros.

-¿Los desafíos y proyectos que se vienen para el GobLab y cuál será tu rol?

Durante 2023 se viene la implementación de varias de las iniciativas relacionadas con el proyecto algoritmos éticos, como los productos de apoyo para las compras públicas de ciencia de datos e IA y la normativa de transparencia algorítmica.  También coordinar la implementación de los pilotos con los servicios públicos, donde mi rol es hacer que “las cosas pasen”. Mi rol también como subdirectora es apoyar la gestión del centro liderado por María Paz Hermosilla, sumar más proyectos e iniciativas para este 2023.

-¿Qué se necesita para impulsar y coordinar la colaboración pública, privada y de la academia frente a los nuevos desafíos en el manejo de datos?

Para mí lo principal es generar escenarios de confianza, para que entre el sector público, privado y las universidades se puedan compartir datos, sobre todos los datos personales, que hoy son una cuestión critica para todas las organizaciones y es clave poder tomar decisiones en base a ellos, con los debidos resguardos. Deben existir reglas claras en el uso, para eso la aprobación de la ley de protección de datos es vital.

-¿Qué está haciendo el Goblab para avanzar en ello y cómo estamos respecto a otros países de LATAM?

Nosotros estamos adelantándonos en las prácticas que exigirá esta nueva normativa, mediante lo que llamamos practicas éticas y responsables en el manejo de datos, no solo en el proyecto algoritmos éticos, si no en todos los proyectos del GobLab en los que se accede y se tratan datos. También en la formación que ofrecemos, los alumnos siempre tienen acceso aprender sobre el manejo responsable de datos, no solo aspectos técnicos o de gobernanza.

Respecto a otros países legalmente estamos atrasados, pero eso no nos ha impedido avanzar en las iniciativas, incorporando estándares más altos más allá de los estrictamente legal, por ejemplo, en temas de protección de datos. También en la regulación de la transparencia algorítmica gubernamental que va de la mano con la Ley de Transparencia en lo que Chile está muy bien, vamos a ser pioneros en esa regulación específica.

-¿Cómo ha sido tu experiencia trabajando en el tema de los datos desde tu área (derecho)?

Mi experiencia ha sido buena, es un área muy especializada así que siempre una es un abogado medio raro dedicado a las tecnologías, pero a mí me encanta. Me ha traído satisfacciones en la vida, conocer gente muy diversa y proyectos de todo tipo, tanto en el Estado, en el mundo privado y las ONG. Espero que la ley de datos salga pronto para que se abra aún más el camino para nuevos colegas porque va a ser muy necesaria la especialidad.

-¿Cuáles son los desafíos de la nueva ley de protección de datos personales que se está tramitando en el Congreso en un escenario de creciente digitalización y uso de Internet por parte de la mayoría de la población?

Primero la generación de la cultura en las personas. Una ley puede contribuir, pero a pesar de que las personas declaran que les preocupan sus datos, uno ve conductas contrarias en la realidad, sobre todo en redes sociales. También la adecuación en las organizaciones va a ser un desafío. Nada imposible, pero va a requerir mucho compromiso de las organizaciones y un cambio de “switch” respecto a la titularidad del dato, su uso, técnicas de recopilación y otros.

-¿Cómo ha sido tu participación en las comisiones y cómo se ha desarrollado la discusión?

Mi participación ha sido apoyando a los parlamentarios en las dudas técnicas que se suscitan en el debate. Es un tema que ellos han podido ver que es complejo, pero muy necesario. La discusión se ha desarrollado con mucha seriedad y compromiso, la comisión sesiona todas las semanas y el proyecto debería despacharse en enero. Yo por primera vez estoy muy esperanzada en que tendremos una nueva ley de datos. Y lo digo porque vengo siguiendo el debate de la actualización que se remonta a 2008.  La ley actual ya no da para más y nos tiene como país en una situación muy desventajosa, no solo frente nuestros socios comerciales, sino también en el marco de los derechos de las personas.

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram