arrow-right host location public time type

La experiencia de un chileno en Wuhan

17 de Septiembre 2020 Estudiantes Noticias

Como impresionante definió el abogado y doctor en Política Internacional, Cristián Pradenas, la experiencia de vivir los primeros meses de la pandemia por covid-19 en Wuhan, la ciudad donde se originó el virus y en la que permaneció seis años mientras cursaba sus estudios de posgrado en la Central China Normal University. El experto en leyes compartió su testimonio con estudiantes UAI en una charla moderada por Francisca Álvarez y Tomás Borrowman, estudiantes de periodismo y que fue organizada por la Dirección de Asuntos Estudiantiles y el Departamento de Extensión y Comunicaciones.

Desde 2014, año en que llegó al país asiático, el profesional jamás pasó por una situación similar: “De la noche a la mañana no hubo transporte público, cerraron la ciudad y fue un cambio profundo en el funcionamiento de todo”, contó y agregó que las acciones de prevención como el uso de mascarilla e investigaciones comenzaron a mediados de 2019.

El profesional relató que en la metrópoli de más de 12 millones de habitantes, las medidas de restricción gubernamental se acataron al pie de la letra por la población, lo que para él fue fundamental para detener el avance del coronavirus hacia otras partes de la provincia de Hubei. El plan fue seguir los protocolos que se aplicaron para el brote de SARS que los afectó tiempo atrás.

Y fue justamente esa enfermedad respiratoria la que les enseñó lecciones que contribuyeron a que algunas situaciones funcionaran de forma más expedita. Pradenas hizo hincapié en la claridad y celeridad de las comunicaciones: “Yo creo que China, a diferencia de lo que se contaba en algunas noticias, fue totalmente abierto en informar, lo que generaba automáticamente el autocuidado”, afirmó.

En un canal estatal dedicado a transmitir información exclusivamente sobre la pandemia, la ciudadanía y mundo se enteraba del avance de la enfermedad, aunque para algunos esos datos eran cuestionables. Mientras tanto, él junto a sus compañeros permanecían encerrados en su universidad: “Nos informaron, nos dieron mascarillas a todos, algunas medicinas naturales que eran para mejorar nuestra respuesta inmunológica y nos tomaban la temperatura todos los días a toda hora”, describió.

El abogado intentó alertar en Chile de la situación para que se prepararan frente a la inminente llegada del COVID-19. Para él la estrategia adoptada por el país oriental no era imposible de copiar. Habilitar espacios como canchas para instalar hospitales de campaña y clasificar a los enfermos por gravedad eran algunas de las decisiones que, desde su punto de vista se pudieran haber replicado a nivel nacional sin gastar demasiado presupuesto.

Las diferencias culturales también son un punto central en el análisis que hizo Pradenas. “En Occidente se puso énfasis en lo político y económico porque pensaban que la gente iba a estar peor; en cambio, en Oriente se puso más importancia en la salud porque si se recuperaba la salud se podría salvar fuertemente la economía y rápido”, argumentó.

Para el doctor en Política Internacional, la forma en que se ha actuado en Chile no ha sido la correcta. “Actualmente no estamos en instancia de hacer un retorno. Es cierto que después de seis meses de es necesario reactivar la economía, pero no como se está haciendo”, expresó. Sin embargo, dijo que aún se está a tiempo para tomar medidas a largo plazo y enfrentar de la mejor forma posible el coronavirus porque, afirmó, “no estamos ni cerca de que se acabe la crisis”.

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram