arrow-right host location public time type

Innovación en docencia

6 de Enero 2020 Noticias

Inspirado en el desarrollo académico inglés, que pone foco en la reflexión sobre las prácticas, el Diplomado en Aprendizaje y Enseñanza en Educación Superior que dirige por tercer año consecutivo Robert Pardo, Director del Centro de Aprendizaje UAI, es un programa que busca desarrollar habilidades y conocimientos sobre los elementos esenciales de la docencia universitaria, que van desde la estructura, evaluaciones hasta la innovación, siempre con el objetivo de potenciar el aprendizaje de los estudiantes.

En el Diplomado, los académicos UAI pueden observar y reflexionar sobre las propias prácticas docentes, “pueden evaluar las prácticas de enseñanza desde sus lógicas de construcción y desarrollo, así como también y muy particularmente, desde los procesos de aprendizaje de los estudiantes. Esto se desarrolla no solo individualmente, sino que también de modo colectivo”, explica Robert Pardo. Además, dentro de las evaluaciones finales del programa está desarrollar una propuesta innovadora en sus propias asignaturas, con el fin de adaptar la educación a los permanentes cambios.

Gonzalo Huerta, profesor de la Facultad de Ingeniería y Ciencias en campus Viña del Mar decidió cursar el diplomado porque quería hacer mejores clases, “uno a veces está desconectado con las formas de enseñanza y ve todo desde un punto de vista bien técnico que casi nunca está alineado con las formas en que los alumnos aprenden”, cuenta.

Por su parte, Florencia Darrigrandi, también profesora de la Facultad de Ingeniería y Ciencias señala que su principal motivación estuvo en la innovación, “los tiempos y los estudiantes han cambiado, y muchas veces lo que hace años atrás funcionaba hoy en día ya no funciona. Vi el diplomado como un camino interesante para modernizarme y explorar en nuevas metodologías de enseñanza”.

Nuevas formas de enseñar

Robert Pardo agrega que en general, los docentes universitarios no tienen preparación sistemática en enseñanza, por lo tanto, toman los modelos de docencia que conocen, aquellos que a ellos les acomodaron y que les permitieron aprender. Sin embargo, “la docencia universitaria se torna cada día más compleja, entre otras cosas por una mayor diversidad presente en las aulas, los cambios generacionales y los impactos de la vida digital de los estudiantes”, dice.

Este programa plantea desafíos a las prácticas de enseñanza conocidas y propone una posibilidad de desarrollar conocimientos y habilidades para responder a los mismos.

Florencia acota que “el Diplomado me permitió ponerle un marco conceptual a muchas de las cosas que hacía por intuición. También me permitió ver los errores que usualmente cometemos los profesores, sobre todo a la hora de evaluar. Siento que desde que hice el diplomado, estoy mucho más consciente del porqué, para qué  y cómo hago las cosas tanto dentro como fuera del aula”.

Gonzalo destaca que el programa enseña muchas cosas útiles, y que depende de la iniciativa de cada uno profundizar cada tema tratado. Por lo que recomienda “las clases de rúbricas, donde aprendí que la forma en que hacíamos las rúbricas en los ramos estaba mal y la clase de Feedback Efectivo, donde tuvimos una visión holística de todo lo que habíamos visto y cómo se relacionaba”, cuenta.

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram