arrow-right host location public time type

Guido Rossi, el ingeniero comercial UAI que busca cambiar los hábitos de compra y venta de vehículos

25 de Octubre 2021 Noticias

Lo tenía en él. Ya fuera lavando autos, poniendo música o vendiendo productos que traía de China, el emprendimiento movilizaba -y aún lo hace- a Guido Rossi, ingeniero comercial de la Universidad Adolfo Ibáñez, magíster en innovación y emprendimiento y socio fundador de Checkeados.cl, startup chilena de compra y venta de autos online. Ojo, que su otra pasión explica el por qué de su empresa: las tuercas y los autos. Yo soy argentino, residente en Chile hace más 18 años. Si uno va a Argentina, la pasión por las tuercas y los autos se respira en las calles. A pesar que la mayoría de los autos que uno ve actualmente son viejitos, la mayoría está arreglado, ya sea para que suene más, se vea más deportivo o lo que sea. Creo que a veces uno viene con ese fanatismo por dentro y va creciendo a medida que pasa el tiempo, es cosa de hacer lo que te gusta,” dice.

Guido empezó a vender autos cuando estaba en primer año de universidad, el 2011. “Me di cuenta que tenía que hacer algo para compatibilizar el estudio y generar ingresos. Desde ahí que nunca más paré y es lo que hago actualmente. Llevo alrededor de 8 años en la industria, lo que me ha permitido tener un know how bastante bueno” agrega.

En Checkeados actualmente son cuatro socios: Rafael Mayorga, Miguel Botero, Ignacio del Río y Guido. “Nos conocimos con Rafael en otro emprendimiento que se llama Certifycar. Ahí nos dimos cuenta que teníamos las mismas visiones y sensaciones de lo que era comprar y vender un auto en el mercado local (habíamos vivido muchas veces esa experiencia). Desde la asimetría de información hasta la poca transparencia y principalmente el dolor de cabeza que producía a cualquier persona que necesitaba pasar por esto.” 

Pero, ¿cómo funciona Checkeados? El actual modelo de negocios se basa en que la experiencia de comprar y vender un auto sea totalmente online, con transparencia, información y comodidad para sus clientes.

Para quien vende su auto, “nuestro foco principal es que el cliente pueda vivir una experiencia agradable sin tener que sacrificar tiempo ni plata. Nosotros le ofrecemos la posibilidad de vendernos su auto de forma inmediata a través de una oferta muy atractiva que le entregamos en poco tiempo. En caso de que la acepte, el proceso es muy corto, agendamos una visita para inspeccionar el auto tanto mecánica como legalmente. Si pasa la inspección (tres de cada cinco autos pasa la prueba para ser un auto Checkeados), hacemos todos los trámites de manera digital y en menos de una hora el cliente tiene la plata en la cuenta de su banco,” explica en detalle Guido.

Por el lado de la persona que quiere comprar, puede ingresar a la plataforma, pedir una hora para visitar el auto que le interesa presencialmente o de manera remota por una video llamada y reservarlo desde la casa u oficina. “Una vez reservado, un ejecutivo nuestro se contacta con el cliente y se pone en marcha el proceso de transferencia (todo digital), con el auto pagado. Si el cliente así lo desea, podemos ir dejarlo a domicilio.”

Lo más relevante del modelo, dice Guido (y que permite que la plataforma funcione de manera adecuada), es que el auto que se vende mediante Checkeados viene revisado completamente (parte mecánica y legal). También tiene una garantía mecánica por 3 meses, reacondicionado (con mantención al día y una limpieza completa con pulido) y lo más innovador es que el cliente lo puede probar por 7 días o 300 kms. ¿Si no le gusta? “Lo puede regresar sin problemas y nosotros le devolvemos el total de la plata. Mucha gente ha vivido en carne propia la mala experiencia de falta de información y poca transparencia. Nuestra idea es borrar completamente ese paradigma y hacer que este proceso se vuelva algo agradable para todos.”

Levantando capital

Uno de los principales desafíos de Checkeados es cambiar los hábitos/conductas de compra de los consumidores. Sin embargo, el covid les dio un impulso inesperado. “Con la pandemia, estos hábitos empezaron a cambiar más rápido de lo que teníamos contemplado dentro de nuestra estrategia de crecimiento, lo que nos permitió empezar con el modelo antes de lo previsto. Empezamos a mandar autos a regiones en grúa sin que los clientes tuvieran que venir a nuestras oficinas ni a la Región Metropolitana, algo que nos dejó muy contentos, ya que empezamos a validar el modelo en el cual confiábamos desde nuestros inicios”.

Los retiros de las AFP y el hecho de que las personas estén queriendo evitar a toda costa el transporte público, ha permitido que hoy se esté viviendo un boom de ventas de autos usados y Guido explica que ellos han tratado de aprovecharlo para hacerse más conocidos aún. “En estos minutos estamos en una fase muy importante para el futuro de Checkeados, ya que vamos por el levantamiento de una serie SEED (capital semilla) de $1mm – $1,5mm USD. Logrando esta inyección de capital nos permitirá crecer más rápido y mejorar tanto nuestros procesos internos, como la tecnología, el equipo, infraestructura, etc.” En el mediano plazo, dice, quieren expandir sus operaciones a las principales ciudades de Chile, para después dar el salto y cruzar las fronteras. “Como toda startup, uno tiene y debe pensar desde el minuto  uno en la escalabilidad, de lo contrario se hace poco atractivo para futuros inversionistas.”

Su paso por la Universidad Adolfo Ibáñez

Guido estudió Ingeniería Comercial en la Universidad Adolfo Ibáñez, cuya malla contempla una especialización en el último tramo de la carrera. Para hacerlo, los estudiantes pueden elegir entre 13 magísteres (lee más aquí). Guido optó, el año 2016, por cursar el Magíster en Innovación y Emprendimiento (MIE). ¿Por qué lo eligió? “La verdad que mi principal motivación fue y sigue siendo seguir mi propio camino, en el sentido de tener la libertad de crear, de cambiar las cosas, de resolver problemas, etc. Puede venir de muy cerca la recomendación, pero creo que tengo mucho que aportar y la energía necesaria para hacerlo. Nunca me vi detrás de un escritorio y trabajando para alguien, mis días siempre son muy movidos y eso es lo que hace que tenga la motivación necesaria y la diversión que creo que uno tiene que tener en su vida laboral para que no sea algo aburrido”.

Dada la situación que están viviendo en Checkeados, les tocó durante varios meses preparar y proyectar los números y el modelo de negocios: “A pesar que uno puede estar día a día enfocado en su proyecto, a veces plasmar las ideas y los números que tienes en la mente en una presentación no es tan simple, requiere harto tiempo y dedicación. En base a lo anterior uno de los mayores aprendizajes que me entregó el programa fue justamente eso: lograr reunir la información, saber ordenarla y lo más importante, que tus oyentes la entiendan. Soy un fiel convencido que un gran orador con una idea regular tiene más probabilidades de éxito que un mal orador con una gran idea”.

Asimismo, afirma que del MIE le gustó mucho que transitaba entre la teoría y la práctica. A veces, dependiendo el rol que te toque jugar dentro de una organización o en tu misma empresa, las habilidades blandas pasan a ser más importantes que las duras y creo que este Magíster lo demuestra. Mucho trabajo en equipo, muchas presentaciones, pitchs, charlas, etc. Me parece una ideal alternativa para todos aquellos que quieran aterrizar sus ideas y proyectos”, concluye.

Conoce más del Magíster en Innovación y Emprendimiento de la Escuela de Negocios UAI, aquí.

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram