arrow-right host location public time type

Estudiantes y egresado del Design Lab obtienen 1° y 3° lugar en la Semana de la Madera 2022

“Tree Cycle” y “Silla A son proyectos de tres estudiantes y un egresado de Ingeniería en Diseño UAI que participaron recientemente en la XVII versión de la Semana de la Madera en el Parque Bicentenario de Vitacura, en Santiago, entre el 19 y 23 de octubre recién pasados, y donde obtuvieron el primer y el tercer lugar, respectivamente, en la categoría Diseño.

La Semana de la Madera -cuyo lema 2022 fue “Vivir sustentable”- es un punto de encuentro en torno a la creación e innovación en madera, resaltando las áreas de arquitectura, diseño, ingeniería, innovación y emprendimiento. Su foco recae en apuntar a generar una identidad y cultura de la madera en Chile y un referente a nivel latinoamericano.

En su versión 2022, la iniciativa estuvo enfocada en visibilizar todos los proyectos y construcción en madera que existen en nuestro país, su cadena de valor y avances en el ámbito de tecnologías e investigación, así como la innovación y la generación de nuevos negocios, el uso de materiales más sustentables en distintas industrias, como también la contribución al desarrollo de una bioeconomía circular en el mundo.

Con este contexto, los estudiantes Lukas Yunge, Camilo Paredes y Luca Dalbosco se motivaron a participar con “Tree Cycle”, y el egresado Patricio Gigoux con “Silla A2”. “Ninguno de nosotros tenía experiencia en concursos externos a la Universidad y de ahí nuestra principal motivación. Nos dimos cuenta que el proyecto tenía potencial para llegar lejos, además de tener un importante potencial medioambiental”, señala Lukas Yunge.  Patricio Gigoux, por su parte, quiso participar precisamente para dar respuesta a la temática planteada por el mismo certamen, que apuntaba a desarrollar un objeto funcional, estético y que busque optimizar, siempre en torno a la madera como material principal.

La categoría de Diseño en la que participaron los alumnos y el egresado, planteó el desafío de desarrollar productos bioeconómicos y sustentables, a partir de un elemento de madera dimensionable y existente en el mercado, con el objetivo de agregar valor y disminuir la huella de carbono de los productos de uso masivo.

Los concursos fueron organizados por Madera21 y en esta edición 2022 recibieron 225 proyectos, 30 universidades y 487 participantes de Chile, Argentina, Colombia, Ecuador y Jamaica.

LOS PROYECTOS

Tree Cycle

Surgió en mayo de este año como caso de estudio para darle un nuevo uso a los nudos de los árboles, o también llamados “treeforks”. “Estos poseen ciertas cualidades propias de su composición que, si se utilizan de la manera correcta, pueden ser muy valiosas estructuralmente. Son capaces de trabajar la compresión de manera eficiente en tres direcciones, a diferencia de los materiales de madera que se usan comúnmente para construir, que solo trabajan la compresión eficientemente en una única dirección”, explica Lukas Yunge.

Los estudiantes de Ingeniería en Diseño UAI en la premiación, recibiendo el 1° lugar en la categoría Diseño.

El fin del proyecto se basa en rescatar los retazos de la tala de madera para la fabricación de una bicicleta. “Se utilizan específicamente secciones de árbol donde existe una bifurcación, pues es en dichos nodos donde se puede aprovechar al máximo la anisotropía del material. Luego de ser escaneados, los nodos se organizan en una librería, para luego compararlos con la geometría final y mecanizarlos. Posteriormente, se conectan a segmentos longitudinales de madera de pino, dada su abundancia en el territorio chileno, para así formar el marco de la bicicleta”, explican los alumnos.

Esta bicicleta es particularmente amigable con el medioambiente considerando la baja huella ambiental que posee en comparación a los materiales tradicionalmente utilizados en el rubro. Los estudiantes destacan que, además, es una buena oportunidad para revalorizar -a través del diseño y la fabricación digital- un elemento que en la industria maderera se suele subutilizar, a pesar de un volumen considerable en la línea de producción nacional. “El proyecto no solamente reduce hasta 10 veces el impacto medioambiental de la fabricación de una bicicleta, sino que además utiliza madera que la industria no tiene en consideración como útil, y le da un nuevo propósito”.

El prototipo de Tree Cycle.

 

El estudiante agrega que la idea de utilizar los treeforks como objetos funcionales ya existía, pero que todo lo que se había hecho hasta el momento era exploratorio y sin fines funcionales. “Comenzamos a pensar en cómo darle funcionalidad a los treeforks para poder efectivamente aprovechar esta valiosa propiedad estructural. Como caso de estudio, pensamos que una bicicleta sería un buen objeto para construir, ya que en su composición tiene ciertos requerimientos estructurales que podríamos solucionar con los treeforks, además de ciertas complejidades en su geometría, que era un desafío extra que creíamos posible de superar”.

“Para nosotros es un gran honor haber obtenido el primer lugar en la categoría de diseño, es algo por lo que nos esforzamos mucho y por varios meses; es muy satisfactorio”, comenta Lukas. El estudiante UAI explica que un punto muy relevante para ellos en el desarrollo del proyecto fue el uso de la madera para la reducción de la huella de carbono. “Nos pusimos en contacto con un agricultor que trabaja con nogales en la Región del Maule, con el fin de entender el contexto y la vida útil de los treeforks, y nos dimos cuenta de la pérdida e incluso inconveniencia que pueden ser para la gente que se dedica a ese rubro. Además, toda la madera que utilizamos para desarrollar el proyecto es madera podada que recuperamos en el cerro donde se encuentra la universidad”, cuenta.

Lukas señala que el futuro de Tree Cycle es seguir creciendo, participar en más concursos y eventualmente que el proyecto sea parte de un paper de investigación.

Silla A2

Por su parte, el egresado de Ingeniería en Diseño Patricio Gigoux, creó “Silla A2 buscando una manera en que la fabricación del objeto ocupase de manera óptima todas sus partes dejando el menor residuo posible, a la vez que sea una silla estética y funcional. Para resolver esto me inspiré en un patrón que respondía a la parte estética que demandaba el objeto. Lo siguiente fue evaluar que este diseño fuese funcional a lo que estaba proyectando hacer, y diseñar cómo calzar sus partes, dando así las bases de la silla, en donde el siguiente desafío fue hacer los encajes que buscaban no dañar su forma, y a la vez buscar su funcionalidad”, explica Patricio.

El prototipo de Silla A2.

 

El egresado UAI cuenta que el nombre de la silla surge a raíz del mismo propósito de disminuir lo más posible los residuos generados por su fabricación. “Todas sus piezas se incluyen en un rectángulo (2 cuadrados), dando así origen a parte de su nombre. Este desafío plantea entonces optimizar el uso de la plancha de madera, de manera de hacer los cortes estratégicamente para poder crear espacios en donde se pueda separar los soportes de la silla, la superficie donde uno se sienta y la de respaldo. Estos cortes son inspirados en un patrón que permite utilizar cada parte del rectángulo, generando líneas de corte que asemejan mucho a la letra “A”, completando el porqué del nombre. Todo esto concluye en la figura de la silla”, detalla.

Sobre el reconocimiento, Patricio dice que significa mucho. “Fue un desafío personal que me planteé. Este año presenté mi proyecto de título, y en paralelo desarrollé esta silla. Me llevo muchos aprendizajes y un valor doble por haber logrado el tercer lugar”.

EL VALOR DE LA FORMACIÓN UAI

“Es muy importante la transversalidad que tiene la carrera de Ingeniería en Diseño en temas de fabricación. El hecho de tener las capacidades para poder usar una amplia variedad de máquinas, junto con la disposición de los funcionarios y funcionarias de enseñarte, explicarte y ayudarte es lo que más nos sirvió para la realización del proyecto”, destaca Lukas, de Tree Cycle.

Patricio de Silla A2 complementa con que gracias a esta carrera pudo “desarrollar todos los aspectos de percepción y entendimiento sobre cómo diseñar y llevar a la materialidad, los proyectos e ideas que uno va teniendo”, señala. Destaca especialmente las herramientas en programas de modelado y gráfica, y el sello de negocios de la universidad. “Te acerca más a crear productos que el mercado necesita, complementado con el análisis que entrega la carrera de diseño que te ayuda a llegar a mejores conclusiones, productos o servicios en el mundo de hoy”, dice.

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram