arrow-right host location public time type

Saber escuchar, saber conversar

5 de abril 2017 Columnas Noticias

No es casualidad que el empresario Andrónico Luksic abriera una cuenta en Twitter para comunicarse con sus seguidores y compartir sus opiniones en la agenda pública. Tampoco lo es que distintas empresas, gobierno e instituciones, compartan día a día información en plataformas digitales. No es casualidad su interés –y el de muchas empresas y organizaciones- por hacer públicas sus opiniones en esta red social. ¿Por qué? ¿De dónde viene ese interés? ¿Para qué estar expuesto a la conversación en espacios digitales?

Las personas entendemos el mundo en función de lo que asumimos como cierto y tendemos a reforzar nuestras ideas cuando nos relacionamos con gente que piensa de forma similar a nosotros, sean cercanos o no. La comunicación interpersonal facilitada por una serie de tecnologías digitales, ha hecho más visible el acceso a ideas diversas –muchas de ellas que creemos válidas- para luego reforzar las nuestras. En este proceso hemos dejado de lado a grandes referentes que antes tenían un rol preponderante en la construcción de opinión: empresas, iglesias, estados, organizaciones sociales –e incluso- medios de comunicación. En un contexto de desconfianza hacia instituciones públicas y privadas, este fenómeno social se ha hecho más evidente y hasta tiene un nombre muy discutible: la post-verdad.

Con la irrupción del mundo digital, nuevos formatos y actores están ocupando roles de liderazgo en la difusión de ideas y si bien las voces más tradicionales continúan con sus espacios, estos nuevos actores –llamados influenciadores online- funcionan como parlantes de alta fidelidad en las conversaciones que estimulan.

Los influenciadores en espacios digitales no siempre responden a criterios reconocidos de impacto. Así lo refleja el estudio de Público-Porter Novelli y la Escuela de Periodismo UAI, titulado “Primer Estudio de Autoridad de Influenciadores Online en Chile”. Una de sus principales conclusiones es que en los medios sociales online cada micro audiencia tiene influenciadores distintos. Los influenciadores dependen del contexto de la conversación. Otro resultado del estudio es que los medios de comunicación masiva siguen siendo relevantes a la hora de poner conversaciones y puntos de vista sobre la mesa.

Este estudio permite dar cuenta que la información cuantitativa, el número, el dato, por sí mismo dejó de ser “el” indicador válido y hoy entran otros indicadores igualmente valiosos como la autoridad o el tipo de personalidad de quienes lideran las conversaciones online. Cada nicho específico de audiencia en los medios sociales online tiene actores y comportamientos diferentes, y cada uno es como una “célula viva” distinta: la del corazón no hace lo mismo que la del cerebro. Analizar los “por qué” de cada célula permite interactuar mejor, mantenerse dinámico, pero sobre todo saludable.

*Columna escrita junto a Mónica Marshall de Público-Porter Novelli.

Redes Sociales

Instagram