arrow-right host location public time type

Guillier irrumpe

6 de Enero 2017 Columnas Noticias

Las encuestas CEP y Adimark entregadas el día de ayer no son fotografías aisladas del actual momento político. Al contrario, ambos estudios tuvieron el mérito de develar cuadros distintos de una imagen en movimiento, una secuencia que ha venido a cristalizar tendencias observadas desde hace ya varios meses. Así al menos, en lo que se refiere a la próxima contienda presidencial, quedó confirmado que Sebastián Piñera y Alejandro Guillier son las opciones que empiezan ya a solidificarse en la oposición y el oficialismo, respectivamente.

De una manera en verdad sorprendente por su envergadura y su velocidad, las encuestas conocidas ayer ilustran que recién comenzado el año electoral, Alejandro Guillier tiene a los demás precandidatos de la centroizquierda casi fuera de combate. Al ex Presidente Lagos, prisionero de un escuálido 5, y a los restantes, simplemente en el umbral de la inexistencia. Por razones que con seguridad darán para largos y sesudos análisis, el senador Guillier ha conseguido instalar de nuevo al oficialismo en carrera, poniendo coto al pesimismo dejado como secuela por las pasadas elecciones municipales. De algún modo, su carisma, su capacidad para conectar con un cierto estado de ánimo colectivo y su distancia con la política y los liderazgos tradicionales le permitieron convertirse en un fenómeno político emergente, una realidad que repuso un escenario de competencia efectiva, pulverizando, de paso, la viabilidad de cualquier otra alternativa en su sector.

En los hechos, con los resultados conocidos ayer el ex Presidente Lagos empieza a despedirse de esta elección presidencial. Luego de varios meses de campaña no sólo no consigue crecer, sino que la encuesta CEP lo ubica como el político que más cae en valoración positiva. Una combinación a estas alturas letal, que inevitablemente tenderá a reforzar los riesgos de su eventual insistencia en llegar hasta las primarias de julio próximo. A partir de ahora, Ricardo Lagos deberá comenzar a aquilatar en serio la responsabilidad de persistir con una candidatura que hasta el momento parece inviable, y que a la larga podría terminar dañando, precisamente, a quien hoy se consolida como ‘la’ opción de la centroizquierda para mantenerse en el poder.

Sin duda, Alejandro Guillier tiene aún por delante un camino difícil, en el que deberá saber conjugar su actual independencia y distancia de la política con el imperativo de transformarse en el candidato de una coalición y un gobierno que siguen teniendo niveles muy altos de desaprobación. Con todo, los resultados de estas encuestas no serán inocuos, y empezarán rápidamente a incidir en que los partidos y parlamentarios del oficialismo se muevan cada día con más fuerza hacia el centro de gravedad que hoy representa el senador independiente.

En síntesis, las encuestas CEP y Adimark conocidas ayer no mostraron grandes sorpresas, sino, más bien, la consolidación de un escenario que ya venía configurándose desde hace meses. Sebastián Piñera aparece hoy como la única alternativa de la oposición si lo que pretende es ganar la próxima contienda presidencial, y Alejandro Guillier se devela como la también única opción del oficialismo, si lo que busca es no tener la elección perdida de antemano.

Contenido relacionado

Redes Sociales

Instagram