arrow-right host location public time type

Pandemia: una crisis global

19 de Agosto 2020 Columnas

El Covid ha generado efectos inesperados en nuestro país. En los últimos meses hemos enfrentado discusiones de su impacto sobre la economía, en la salud, en la política social y también en el derecho. Sin embargo, es importante también, ver el impacto del Covid más allá de nuestras fronteras para darnos cuenta de que las discusiones que se están teniendo en Chile son discusiones que están presentes en muchos países del mundo. La pandemia ha tenido efectos en las distintas regiones, en las relaciones internacionales y en el derecho internacional.

En este escenario, el Departamento de Relaciones Internacionales en conjunto con la Facultad de Derecho de la UAI realizaron la charla El Covid, experiencias y desafíos presentes: miradas desde distintos hemisferios, en la que expusieron Alfonso Silva, Embajador de Chile en Estados Unidos; Quentin Weiler, encargado de negocios de la Embajada de la Unión Europea en Chile y Fernando Laiseca, académico de Derecho Internacional de la UAI y catedrático Jean Monnet.

El encuentro moderado por Cristián Jara, abogado de la Universidad Adolfo Ibáñez y Jefe de Cooperación Internacional y Relaciones Exteriores del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de Chile, inició con un video de la Embajadora de la Unión Europea en Chile, Stella Zervoudaki. En éste, la embajadora planteó que desde la perspectiva de la Unión Europea esta pandemia constituye una llamada de atención, ya que lo que comenzó como una crisis sanitaria, se convirtió rápidamente en una crisis económica y social sin precedentes: “Las condiciones de trabajo, los modelos de enseñanza y los patrones empresariales están cambiando. Se acentuó el debate sobre el futuro de la globalización y el equilibrio entre mercados e interdependencia, entre soberanía y seguridad”.

Zervoudaki puntualizó que la desinformación amenaza nuestras democracias, creándose un ambiente global más competitivo donde la confrontación crece más rápido que la cooperación. Dentro de este complejo escenario, la embajadora recalcó que la Unión Europea sabe que se debe actuar unidos y según su valores: “Nuestro ambicioso e histórico plan de recuperación demuestra la resiliencia y la solidaridad entera de la Unión Europea y sienta las bases para la interacción de la Unión Europea con el mundo entero. Eso incluye la preservación del sistema multilateral como el espacio de cooperación aun en momentos en los que otras grandes potencias lo usan cada vez más como terreno de confrontación. Estamos convencidos que para reparar los daños causados por el Covid-19, reformar nuestras economías y remodelar nuestras sociedades se necesitan mejores recursos, promover la convergencia, la resiliencia y la transformación verde y digital”.

Para Alfonso Silva la pandemia ha creado un marco de oportunidades importantes para la cooperación internacional, ya que, en Estados Unidos, por ejemplo, la situación es bastante crítica ya que es el país que tiene más contagios y mortalidad en el mundo, haciendo evidente que el sistema de gobierno federal ha conspirado contra una política unitaria dentro del país para enfrentar el virus y sus consecuencias económicas: “Aquí (Estados Unidos) se reinició la apertura hace unos dos meses atrás en algunos Estados y en esos mismo Estados tenemos hoy que hay un pick de la pandemia mucho más alto de lo que fue en el peor momento en el pasado. La Constitución de los Estados Unidos es una Constitución Federal, el gobierno da directrices generales, pero finalmente los Estados también tienen atribuciones, incluso los distritos tienen atribuciones, entonces el tratamiento de la situación difiere enormemente. ¿Cómo se resuelve el problema? No soy economista, ni tampoco soy experto en salud, pero el equilibrio siempre es bueno y creo que hay que ir probando en forma paulatina, tal vez con planes piloto, de qué manera se van resolviendo los temas”.

 Por su parte, Quentin Weiler planteó que la crisis ha golpeado a Europa y América Latina de forma muy fuerte, con un par de meses de diferencia, requiriendo una respuesta global de los Estados, del sector privado y la sociedad civil para enfrentar una pandemia sin precedentes, en el sentido de que es una crisis sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial: “Esta es una crisis muy complicada porque es una crisis global, tanto a nivel geográfico en el mundo, pero también a nivel de afectar todo al mismo tiempo: la salud, la economía, la seguridad y en este sentido esto ha sido muy complejo de responder de manera global. Lo hemos visto en Europa, especialmente en los primeros días de esta pandemia, hubo una falta de coordinación dentro de la Unión Europea. Yo creo que entre más pasa el tiempo, queda más claro que una respuesta colectiva, solidaria y creativa era absolutamente necesaria para salir robustecidos”.

Fernando Laiseca explicó que la pandemia mundial ha hecho que toda la humanidad esté gobernada por un virus haciendo que los Estados reaccionen de muchas formas: “Este mundo apocalíptico que de cierta manera nos ha tocado vivir, que en cierta manera también nos lleva al silencio, la quietud, a confiar unos con otros y también a ir identificando un destino común. Pero también este periodo nos abre una serie de interrogantes: ¿volveremos a ser el mismo mundo?, este mundo plano y asimétrico, ¿habrá en el futuro un orden global nuevo? y especialmente, ¿qué lecciones podemos sacar de esta crisis universal?”.

 Laiseca, frente a los desafíos de la pandemia y preguntas sobre el futuro planteó que “nada nos impide transformar la sociedad internacional, sólo se requiere voluntad real de cambio, estrategias colaborativas y aprendizajes compartidos”.

 En este sentido, los expertos internacionales y nacionales coincidieron en que la globalidad de la pandemia tanto a nivel geográfico como a nivel de las áreas que ha afectado requiere de la cooperación entre naciones, ya que lejos de quitarle el protagonismo a los Estados soberanos, refuerza su capacidad de acción.

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram