arrow-right host location public time type

Educación y pandemia: al rescate de lo esencial

15 de Septiembre 2020 Columnas Noticias

La pandemia ha cambiado drásticamente la forma en que vivimos y trabajamos. Un aspecto clave, el uso ampliado de nuevas tecnologías de la comunicación, parece reducir la importancia de las fronteras geográficas y aumentar la competencia en mercados cada vez más unificados. Muchos sectores están afectados; la educación no es una excepción. Pero ojo, prestando atención a los riesgos emergentes, no podemos perder de vista las nuevas oportunidades y las respuestas sensatas que estas requieren. Es hora de reconsiderar lo básico, entender lo que es valioso y separar las exageraciones de lo esencial.

Dos observaciones:

Primero, en 2004, la publicación de EPIC 2014, un video que retrata el futuro del mundo de los medios, casi llevó a toda una generación de periodistas a creer que el internet destruiría su negocio. No lo hizo. Nuevas plataformas de medios y modelos de cobro transformaron la industria y, en muchas instancias, remplazaron principios editoriales por objetivos comerciales. Pero al final, la tecnología no cambió el modelo económico de publicación, y seguimos pagando una prima por contenido enfocado y de calidad. Hay que entender lo que es valioso y separar las exageraciones de lo esencial.

Segundo, en la actualidad, se espera que los nuevos certificados de carrera de Google reemplacen pronto a los títulos universitarios de EE. UU. y que las marcas universitarias globales, dado la tecnología virtual, erosionen el mercado de instituciones educativas nacionales. Cierto, con el conocimiento humano duplicando cada 4 meses, los algoritmos de estructuración ya hace mucho tiempo han reemplazado al genio humano. Y cierto también, hay beneficios de escala y de redes en la entrega de conocimientos de calidad. Pero la educación es más que datos estructurados y contenido genérico de buena marca.  Todo esto es un insumo, un desde.  Educación requiere contextualización para transformar información en significados y construir conexiones relevantes y compromisos sociales. Y la contextualización limita los beneficios de escala y de red.

Debemos aprovechar la tecnología virtual en el desarrollo y en la entrega de educación, pero no podemos confundir medios con fines. En la Escuela de Negocios estamos reconsiderando lo básico para entender lo que es valioso. O como dijo Adolfo Ibáñez, hay que “desdeñar lo secundario y alcanzar lo principal.”

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram