arrow-right host location public time type

¿Cómo enfrentar el cyberbullying?

13 de Junio 2019 Entrevistas Noticias

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en Chile existen más de 27 millones de celulares, es decir, prácticamente todos los habitantes tienen acceso a internet, lo que facilita la interacción a través de redes sociales. La forma en que los jóvenes se relacionan con estas plataformas digitales permite que surjan nuevos fenómenos, como el cyberbullying, que afecta directamente la salud mental tanto de la víctima como del victimario.

Con el objetivo de profundizar en esta problemática, el Doctor en Ciencias de la Información, Director de Aseguramiento de la Calidad en la UAI y experto en CyberBullying, Carlos Araos, responde interrogantes claves para comprender y enfrentar estas situaciones.

¿Qué es el cyberbullying?

Se define como el acto voluntario y consciente de socavar la dignidad de una persona a través de medios de comunicación digital. Es la misma manifestación del bullying presencial, pero con este tipo de recursos.

¿Cómo afecta esta práctica a las comunidades universitarias?

Estudios indican que en contextos universitarios, el cyberbullying tiene mayor potencial que el bullying presencial, puesto que -en edades más avanzadas – este tipo de conductas tienen más rechazo al ser extemporáneas a la edad. Esto no implica que no ocurran.

Una de las prácticas más usadas en redes sociales es la funa. ¿Cómo se puede enfrentar una situación en que las funas aíslan a una persona de su círculo y vida normal?

Primero, no contestando jamás a los/as acosadores, ya que lo que encierran estas prácticas es un ejercicio de poder y control frente a la víctima. En este caso, el silencio interrumpe de inmediato el ciclo que busca este tipo de personas. En segundo lugar, dar cuenta de la situación a los responsables institucionales, y, en tercer lugar, interponer los recursos legales que correspondan.

¿El menoscabo o difamación en las redes sociales, puede tener consecuencias penales?

En efecto sí, puesto que el menoscabo y/o la difamación es un atentado al derecho a la honra, lo que está protegido por la Constitución en su artículo 14, donde no se puede actuar en desmedro de la imagen pública, que es, lo que hace una red social cuando se utiliza en este sentido.

Por otra parte, desde lo civil, la protección a la honra es un derecho fundamental que salvaguarda el valor intrínseco de las personas frente todo menosprecio o acto difamatorio que lesione la apreciación o fama que los demás tengan de una persona. Y, desde el punto de vista penal, nuestra legislación permite presentar una acción por el delito por injurias y/o calumnias y también cuando exista daño moral en este tipo de acciones.

Según tu pericia ¿Por qué una persona hace cyberbullying?

Si bien es cierto que existen casos de predisposición psíquica de orden patológico que hacen que una persona actúe como acosador/a -en la mayor parte de los casos- el cyberbullying es una expresión aberrante del juicio moral. Una persona lo ejerce por una necesidad de ejercer control sobre otra por mero placer del poder. Por esta razón, el ciberbullying es potencialmente peligroso, ya que se puede actuar sin tener alguna consecuencia al ser anónima, lo que lo retroalimenta en forma permanente.

¿Esta realidad va en bajada o cada vez aumentan los casos?

En sociedades que han olvidado que el plano ético–moral es parte central del proceso educacional; en las que se valora el resultado del aprendizaje como único valor; que privilegian la competencia y el éxito como únicos factores de vínculo con los otros y; que la desconfianza y la deslegitimación de cualquier relación humana se inicia desde la desconfianza como punto de partida, no es muy difícil hipotetizar que esto evidentemente va ir aumentando en forma sostenida.

¿A través de qué síntomas las víctimas se podrían dar cuenta de que esta situación les está afectando anímica o psicológicamente?

En el caso del ciberbullying la persona afectada tiende a sufrir un cambio evidente en su comportamiento. Esto se expresa en general por un cambio de hábito, ya sean alimenticios o temor a enfrentar situaciones sociales. En el caso de los niños, es usual la negativa a asistir al colegio o, estando allí, actuar en forma aislada.

La falta de sueño y el ensimismamiento son aspectos reveladores, no obstante, lo más evidente es la ruptura evidente de una forma de comportarse. No se debe olvidar que se trata de una situación devastadora que socaba la sensación de seguridad de la vivencia. La persona no ve salidas, sobre todo en situaciones de cyberbullying, ya que muchas veces el/la agresor/a es anónimo y la situación puede extenderse en forma indefinida. Esta es la razón por la que hay que actuar de la forma más rápida y efectiva posible, instaurando mecanismos de comunicación de la situación que sea conocida por toda la comunidad.

¿De qué manera se puede frenar esta situación en el contexto universitario?

La mayor parte de las instituciones de educación incluyen protocolos de acción frente a este tipo de hechos, estos son insuficientes si no se construye un contexto interno que aísle y rechace valóricamente este tipo de acciones. Esto implica generar un diálogo permanente sobre el tema, pero en un contexto donde la educación moral sea parte del proceso formativo desde los primeros años de escolaridad.

El cyberbullying o de plano el bullying es una expresión aberrante del plano interpersonal, por lo que si todos los agentes que forman parte del proceso formativo de un/a niño/a (colegio, padres, profesores/as, alumnos/as, etc.) no llegan a consensos dialogados sobre cómo actuar como un grupo articulado, siempre se aceptará la excepción o se considerará como un tema de relación.

En este sentido, la mediación en la capacidad de diálogo, de acoger y generar un ambiente que no acepta bajo ningún término este tipo de conductas es clave en la anticipación y manejo de estas situaciones.

¿Qué le recomiendas hacer a una víctima de cyberbullying?

No contestar al acosador (cortar el círculo de poder); informar de inmediato; conversar el tema. Este no es un tema personal que se debe dejar como un caso casi privado. Si ocurre, es un fracaso absoluto del más profundo nivel de una institución educacional, de los padres, amigos/as, compañeros/as y de toda persona que, frente a esto, no hace nada.

En general, ¿Las autoridades de las universidades de nuestro país, se están haciendo cargo de esta problemática?

Lo hacen, pero de una manera indirecta, puesto que las normativas internas -en general de las universidades- consideran la convivencia basada en el respeto como un valor intrínseco. Esto hace que no existan acciones o protocolos de acción específicas sobre este tipo de prácticas, por ejemplo, por medio de la instalación de canales seguros de denuncia o medidas anticipatorias como alguna unidad de monitoreo de los medios internos en este sentido. Esto, por supuesto hace que el tema no sea un punto específico de preocupación, dado que, si bien no es difícil de imaginar que pueda ocurrir, el tema por sí mismo en general no es asumido.

¿El Estado provee de ayuda a las víctimas de cyberbullying?

En parte, pues la ley no impone sanciones directas contra los estudiantes o adultos que cometan bullying en comunidades educativas. Son los establecimientos los que deben definir las sanciones para cada caso en sus reglamentos internos.

En el caso de la reciente aprobación por la Cámara de Diputados de la Ley sobre Ciberacoso, si bien es un avance, sólo se trata de una profundización en el mismo sentido (los establecimientos educacionales deberán contar con un encargado de convivencia escolar, con competencias y experiencia en materias de convivencia  y liderazgo, que deberá elaborar un plan de gestión sobre convivencia escolar, en función de las indicaciones del Consejo Escolar o el Comité de Buena Convivencia, según corresponda, y será responsable de su implementación).

El problema aquí es que la concepción del conflicto se lee como la instalación de un aparato de respuesta/anticipación al hecho (lo que no está mal, pero no es suficiente), y no, como la reconsideración o rediseño del rol de los juicios morales en la formación de los/as niños/as.

Ante cualquier caso de acoso, la UAI cuenta con un protocolo para resolverlo.

Y el CADE (Centro de Asesoramiento y Desarrollo Estudiantil) está a disposición de toda la comunidad UAI a través del correo: cade.stgo@uai.cl

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram