arrow-right host location public time type

Arte en Peña: el valor del patrimonio local

En el marco del Día del Patrimonio y del curso disciplinar “Arte en Peña: el valor del patrimonio local”, el cual se inserta dentro de un proyecto de vinculación con el medio del Centro de Estudios del Patrimonio de la Universidad Adolfo Ibáñez, liderado por la académica Macarena Roca, y la Corporación Cultural de Peñalolén, se realizó un diálogo entre estudiantes de la universidad y dos cultoras del arte de las arpilleras, María Madariaga y Patricia Hidalgo, ambas originarias de la comuna de Peñalolén.

Este conversatorio, coorganizado junto a Bibliotecas UAI, buscó, además, relacionarse con la comuna que alberga nuestra universidad de una manera distinta, escuchando las historias y aprendiendo de los saberes que conforman su patrimonio vivo y poner a disposición una selección de más de treinta libros realizada por el área de Procesos Técnicos de Biblioteca.

“Para las Bibliotecas UAI resulta fundamental vincularse con las actividades que nos relacionan con el entorno que compartimos. En este sentido, a través de los años hemos podido desarrollar exposiciones en las bibliotecas públicas de la comuna, participado en conversatorios y otras actividades”, sostiene Carlos Escárate, jefe de comunicaciones del área.

El moderador de la instancia fue el académico del Centro de Estudios del Patrimonio UAI, Juan Pablo Vilches quien dicta el curso disciplinar “Arte en Peña: el valor del patrimonio local”, donde los y las estudiantes tienen que hacer un trabajo de investigación sobre la obra de las arpilleristas y su valor patrimonial por lo que durante la instancia pudieron hacerles preguntas sobre su relación con la comuna de Peñalolén, sobre cómo su obra ha ido evolucionando y ha incorporado temas de contingencia, rol del feminismo y otras demandas sociales, además de lo que significa dedicarse a esta forma de arte.

El académico destaca que Patricia y María Teresa fueron reconocidas como Tesoros Humanos Vivos por el Consejo de Cultura en el año 2012, una categoría creada por la UNESCO para reconocer los saberes de personas que permiten mantener vivas ciertas técnicas y tradiciones patrimoniales, por lo tanto, “fue un verdadero lujo poder tenerlas en la universidad”, ya que enriqueció la vinculación con la comuna y la experiencia de estudiantes y profesores.

Asimismo, señala que es estas instancias muestran que hay otras formas de enseñar, no solo desde la universidad, sino a través de un trabajo conjunto con otras instituciones como lo es la Corporación Cultural de Peñalolén. “Hay un potencial tremendo en ese trabajo colaborativo que nos permite replantearnos cómo pensamos en la educación universitaria, y, sobre todo, en la formación en Artes Liberales”, reflexiona.

Para Bibliotecas UAI el proyecto permite sumar nuevas instancias, convirtiendo sus instalaciones en un lugar de encuentro, “una plaza que posibilita mostrar el conocimiento y patrimonio cultural de la comuna a través de charlas, exposiciones, y a su vez, nos permite visibilizar los libros de la colección que se relacionan con la temática”.

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram