arrow-right host location public time type

Académica UAI, Giovanna Cottin, se une se une al grupo de coordinadores del Laboratorio Europeo de Física de Partículas

3 de Junio 2022 Investigación Noticias

La académica de la Facultad de Artes Liberales, FAL,  Giovanna Cottin se une al grupo de coordinadores que, junto a otros científicos, se suman al liderazgo y coordinación de actividades investigativas en física de partículas de larga vida, asociada al CERN, el laboratorio europeo para la investigación nuclear y en física de partículas.

 Giovanna es física de partículas elementales. Realizó su doctorado en el prestigioso Laboratorio Cavendish de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido. También desarrolló estudios post-doctorales en la National Taiwan University en Taipei, Taiwan y en la Pontificia Universidad Católica de Chile.

En su cargo, la investigadora UAI será convener de uno de los 10 grupos científicos (o working groups) especializados del centro: “Uno de los objetivos de tener representación de la comunidad teórica en estos grupos, es poder ser capaz de identificar nuevas direcciones de búsqueda de partículas elementales hipotéticas, aún por ser descubiertas por el LHC. Estas partículas hipotéticas se predicen en nuevas teorías que explican cosas que aún desconocemos del mundo subatómico, como, por ejemplo, qué partículas serían responsables de la materia oscura en el universo”, explica Cottin.

  • ¿Qué se siente haber obtenido este reconocimiento?

Justo al aceptar, me sentí parecido a cómo me sentí cuando bajé del avión en Inglaterra, justo antes de comenzar mi doctorado. En ese momento, sentí una gran satisfacción combinada con mucha ansiedad y miedo de lo que me iba a deparar el futuro, o de si iba a estar a la altura. Siento que estoy tomando un riesgo al tomar esta oportunidad. Me preocupan sus exigencias, calibrar los tiempos y mis autoexigencias para poder ejecutarla bien. Quiero hacerlo bien. Considero es una gran oportunidad para seguir creciendo en mi carrera como investigadora. Ahora que ya han pasado unas semanas, tengo un sentimiento de responsabilidad. Luego de la primera reunión con los otros conveners, siento muchas ganas de aprender de ellos. Son científicos y científicas de partículas que respeto y admiro.

  • ¿Qué atributos tiene tu trayectoria que te hicieron merecedora de este puesto?

Soy investigadora en física de partículas, específicamente, en fenomenología de partículas elementales. Esta disciplina estudia la conexión de teorías a escalas subatómicas con experimentos de física de altas energías, como los del LHC. Durante mi doctorado partí en el la parte experimental en física de partículas. Fui miembro de la colaboración ATLAS del LHC en CERN, donde analicé datos de colisiones de protones en busca de nuevas partículas; datos en los que se descubrió el bosón de Higgs el año 2012. Luego me cambié entre medio de mi doctorado a física teórica. Eso me ha dado un “perfil” híbrido, que ahora me doy cuenta se valora bastante. Particularmente en mi investigación al reinterpretar resultados experimentales del LHC en nuevos modelos teóricos, que es algo que estudiaremos en el working group. He tomado riesgos en mi carrera y considero han pagado, y siempre he tratado de colaborar con gente mejor que yo. Me gusta esta afirmación que una vez escuche: “If you are the smartest person in the room, you are in the wrong room”. Creo esto lo he aplicado inconscientemente a lo largo de mi trayectoria. Mis intereses me han llevado a colaborar con gente de muchas partes del mundo (Chile, Latinoamérica, USA, Europa, UK, India, Taiwán y China) y trato de moverme cada vez más un poquito fuera de mi zona de confort.

  • ¿Qué importancia tiene para la sociedad este tipo de investigación sobre física nuclear y de partículas?

Importa porque ayuda a nuestra comprensión fundamental del universo, a entender lo más básico: de qué estamos hechos, de qué están hechas las cosas, las estrellas, su luz, mis manos tipeando esta respuesta, y la pantalla en la que la observo articularse. De qué están hechos los átomos, y qué leyes gobiernan esas cosas a las más pequeñas escalas. Esas cosas son partículas elementales hasta donde sabemos, que se buscan en el CERN. Encontrarlas, o encontrar otra cosa, es un aporte al conocimiento. Creo es en esta búsqueda donde radica la importancia del quehacer científico. Acercarse a este conocimiento del mundo que nos rodea considero es por sí sólo importante para nuestra sociedad, ya que querer hacer esa búsqueda, o el querer tratar de entender cómo funcionan la cosas, nos hace ser seres humanos realmente. Adicionalmente, la búsqueda de conocimiento en física de partículas puede traer beneficios colaterales importantes, como el de sembrar nuevas tecnologías, ya que éstas dependen de leyes físicas fundamentales. Ejemplos de nuevas tecnologías, fruto de la investigación en física de partículas, abundan. La World Wide Web (cuando ponemos www. en Google) nació en el CERN como un sistema para poder acceder de forma automática y remota a los datos. Incluso se estudian nuevos tratamientos contra el cáncer con haces de protones, los mismos protones que colisiona el LHC. Los mismos protones que están en los núcleos de los átomos que nos forman y conforman la materia.

  • ¿Por qué es importante para la FAL que sus investigadores sean parte del CERN?

En la FAL hay un grupo de físicos de altas energías muy bueno, de reputación internacional. Cada uno se especializa en una arista diferente, desde gravitación hasta física de partículas. Yo soy la única académica de la universidad que investiga en esta última área. Creo es importante seguir otorgándole valor al quehacer investigativo del Departamento de Ciencias de la FAL. La ciencia es clave en nuestra sociedad, la pandemia lo ha evidenciado. El poder desarrollar investigación de punta y eventualmente poder formar nuevos físicos y físicas en el futuro, ojalá en la FAL, creo es esencial en un país como el nuestro. Ser parte de la investigación asociada al CERN puede haber abrir muchas puertas, incluso más allá de la academia. En física fundamental, en ciencia de datos o ingeniería de alto nivel. El LHC en CERN es una máquina extremadamente compleja, me impresiona que funcione. Este laboratorio opera en la frontera de nuestro conocimiento científico, tanto en sus tecnologías de punta, su electrónica, software, construcción de detectores capaces de soportar radiaciones extremas, técnicas de vacío extremo, superconductividad de los imanes del LHC, etc. La manera en la que se buscan partículas, el cómo se analizan los datos de las colisiones, el cómo se piensan nuevas teorías, el cómo se estiman sus predicciones en los experimentos, es todo parte de un desarrollo de conocimiento que une personas e instituciones de todos lados. En Chile estos esfuerzos están hoy centralizados en el Instituto Milenio de física subatómica en la frontera de altas energías, SAPHIR, del cual soy investigadora joven. El CERN y su ciencia generan un ambiente diverso, entretenido, desafiante, multidisciplinario, respetuoso, pacífico y libre para poder investigar y desarrollarse. Ojalá más personas puedan investigar estos temas en la FAL, considerando además que lo último se alinea especialmente con sus pilares.

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram