arrow-right host location public time type

¿Qué aportan los profesionales de las Ciencias Sociales a la empresa?

14 de diciembre 2018 Columnas Profesores

Últimamente, se ha acentuado la incorporación de profesionales de ciencias sociales en altos cargos ejecutivos dentro de las empresas. Hoy causa menos extrañeza la presencia de psicólogos, sociólogos, antropólogos o cientistas políticos en equipos antes conformados casi exclusivamente por disciplinas afines al management. Esta tendencia se inscribe en el cuestionamiento generalizado a la ciencia y los expertos, fenómeno global muy bien descrito en el libro “Controversias. Fundamentos, desarrollos, críticas” (2018, E. Tironi Ed.). Por ejemplo, el que las organizaciones de hoy se interesen en las mal llamadas habilidades blandas, es una reacción a las limitaciones de la administración o la ingeniería frente a la alta incertidumbre y complejidad. Otro ejemplo es la fallida pretensión de “gestionar” las relaciones internas o externas de la empresa mediante modelos administrativos o financieros, desatendiendo variables políticas, sociales o emocionales.

Esta nueva tendencia es celebrada desde las Ciencias Sociales, por razones tanto teóricas como materiales. Desde la empresa, gana sentido el valor de la diversidad que se expresa, entre otros, en la interdisciplinariedad. Sin embargo, existe un riesgo sobre el rol de estos profesionales. El mundo del management se ha mostrado siempre ávido de nuevas soluciones o recetas. Creer que éstas hay que buscarlas ahora en las Ciencias Sociales sería un error, ignorando que el cuestionamiento a la ciencia y sus expertos también atañe a estas disciplinas. Pretender que su aporte se valide por la experticia o solidez de sus evidencias, seguramente conducirá a frustración y descrédito. Una genuina contribución de las Ciencias Sociales a la empresa pasa mucho más por confrontar ciertos principios e ideas, que por introducir nuevas metodologías o certezas. En definitiva, ayudar a asumir la complejidad y el cambio, rehuyendo de toda forma de reduccionismo, ya sea “duro” o “blando”.

Publicado en Estrategia.

Contenido relacionado

Redes Sociales

Instagram