arrow-right host location public time type

Las Tesis y los juguetes

22 de Diciembre 2019 Columnas

El movimiento feminista se ha ido expandiendo en Chile y el mundo. La performance de “Las Tesis” ha sido replicada en varios países y se ha transformado en tendencia mundial en las redes sociales. Junto con esto, la igualdad de género se ha establecido como un ideal que toda sociedad desarrollada aspira alcanzar. Asimismo, estamos viendo el fin de algunos paradigmas culturales que han encasillado a cada uno de los géneros a prácticas y actitudes.

Esta búsqueda de una igualdad se ha ido expandiendo a diversos ámbitos. Antes lo veíamos en las listas de candidatos al parlamento, ahora lo vemos, por ejemplo, en la discusión de las cuotas de género en quienes van a redactar la constitución y así, y en hora buena, en otras áreas.

En el ámbito cotidiano, también notamos un cambio, por ejemplo, en los regalos. Tradicionalmente, los juguetes habían estado asociados al género. Desde hace miles de años, vestigios arqueológicos, dan cuenta de juguetes diferenciados para niños y niñas. En el antiguo Egipto, por citar un caso, los niños disfrutaban con los animales de madera y las niñas se entretenían con muñecas de arcilla, hueso y madera.

Varios siglos después se repetía la misma lógica en la antigua Roma. Se han encontrado juguetes romanos bastante elaborados, para los niños, una miniatura de un carro de bronce, similar a los de las carreras de caballo, y que debió haber sido la envidia de los pequeños patricios de la época. Por otro lado, y para las niñas, hace unos años se descubrió en España, una muñeca articulada de madera que, al igual que las famosas “barbies”, poseía una figura que permitía intercambiar la ropa.

Avanzando en el tiempo y, al igual como ocurre con los animales, los juegos, en este caso específico los juguetes, son una proyección o preparación para la vida adulta. El niño o la niña disfruta imaginando que es grande y los juguetes ayudan a hacer más realista esta ficción. Por esta razón, el uso de artículos de cocina para las niñas, planchas y escobas terminaban siendo algo más que un juego. Lo mismo que las muñecas, a las que había que vestir, cuidar y pasear, preparando a las niñas en su rol de ama de casa. Los niños, en cambio, disfrutaban con los autos, las pistolas y las espadas, asumiendo un rol más activo que el de la mujer.

En el siglo XX, las grandes fábricas de juguetes dándose cuenta del potencial económico que tenía la Navidad, diversificaron la oferta según género y desarrollaron productos icónicos para cada uno. A nivel mundial, mientras que las muñecas Barbie se transformaron en el juguete más vendido para niñas, los muñecos de guerra G.I. Joe fueron los más populares entre los niños. En el caso chileno, mientras a fines de los ochenta las niñas soñaban con una muñeca de la cantante Jem, los niños alucinaban con He-Man.

Hoy en día los juegos electrónicos, los mismos celulares, han diversificado la oferta saliendo del esquema de género. Asimismo, las grandes tiendas, siguiendo esta corriente, han dejado de clasificar los juguetes en niño o niña y, en internet, los filtros restringen la búsqueda a la edad, categorías o marcas. Incluso, ya se atreven a incluir imágenes de niños y niñas con juguetes que antes estaban diferenciados por género. Así, uno puede ver a un niño jugando con una cocina y a una niña con una camiseta de fútbol, lo que hasta hace algunos años habría sido impensado.

Finalmente, la evolución de los juguetes colabora en esta nueva mirada del mundo que nos lleva a un ideal que es el de igualdad de oportunidades independiente del género. No obstante aquello, hay un espacio para dudar respecto a si toda esta clasificación de los juguetes fue el resultado de una construcción cultural que nació de la imposición de quienes están en el poder, en este caso el patriarcado, o bien, también podría ser producto de una tendencia natural hacia ciertas prácticas. En fin, podríamos seguir discutiendo, pero debo partir a comprar un par de regalos. Esta Navidad los padres tienen la linda oportunidad de romper la lógica y regalar olvidándose del sexo de sus hijos y de las costumbres. El 25 pueden informar de sus resultados, antes de eso, les deseo una Feliz Navidad a todos.

Publicada en El Mercurio de Valparaíso.

Contenido relacionado

Redes Sociales

Instagram