arrow-right host location public time type

Innovación para la sostenibilidad en la minería post pandemia

13 de Agosto 2021 Columnas

Hoy pocos dudan que en el mundo post pandemia habrá un fortalecimiento de la acción climática. Una demostración palpable de ello es el acuerdo de la Comisión Europea del 14 de julio recién pasado, que aprobó un paquete de medidas para lograr reducir en un 55% las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) al 2030 respecto a 1990, incluyendo mecanismos tributarios en frontera a aplicarse a determinados productos e insumos de acuerdo a su traza de CO2.

El compromiso de acción climática a nivel global implica una perspectiva auspiciosa para la minería del país. Chile posee una singularidad al disponer en el mismo territorio de la mejor radiación solar, el principal distrito de minería metálica y abundancia de recursos mineros no metálicos que almacenan energía. Esta singularidad nos otorga la posibilidad de ser líderes globales en la provisión sostenible de los materiales necesarios para fortalecer la acción climática a escala mundial.

Los desafíos de productividad y sustentabilidad de la minería chilena son relevantes a escala global. Este sector lleva más de 15 años con productividad total de factores declinando, en parte, por condicionantes exógenos que dicen relación con el deterioro de la calidad de los minerales, pero también con una baja y decreciente inversión en I&D e innovación.

A futuro se identifican diversos factores que requieren aumentar los esfuerzos de I&D e innovación, tales como el desarrollo de la minería subterránea profunda, aumento de relaves, especialmente en la zona central donde existe elevada competencia con otros usos del territorio, y la necesidad de independizar la minería de fuentes de aguas continentales, donde los acuíferos están sobreexplotados por fracasos en la regulación. El deterioro de la calidad de los minerales en explotación y los requerimientos de tratamiento e impulsión de agua, implican un sostenido aumento de la intensidad energética de la minería.

Abordar estos desafíos previsibles requiere establecer una minería más digital y sostenible, con un gran esfuerzo de transformación digital y gestión inteligente de datos y automatización de faenas. Por otra parte, la descarbonización es tanto un imperativo como un factor de diferenciación, y para enfrentar los compromisos nacionales de acción climática, las regulaciones de los mercados y exigencias de mercados financieros y de bienes de capital. Para reducir emisiones se requiere innovar en la gestión de los sistemas eléctricos por la mayor penetración de energías intermitentes, con inversión en transmisión, pero también con almacenamiento distribuido, que ahorra la transmisión, y avanzar con la electromovilidad y desarrollo de casos de uso del hidrógeno verde para la sustitución de combustibles fósiles.

La pandemia exigió a las compañías mineras, la incorporación de sistemas de gestión de distancias, desplegando tecnologías digitales a una velocidad nunca antes observada, con resultados auspiciosos, lo que podría facilitar una transformación “digital y sostenible” de nuestro sector minero. Si se realiza generando capacidades en el país puede tener un impacto indirecto en el desarrollo de capital humano y proveedores que expanden la exportación de servicios tecnológicos y en la transformación digital sostenible de otros sectores productivos, haciendo realidad la visión de minería virtuosa.

Publicada por Revista Nueva Minería & Energía.

Contenido relacionado

Redes Sociales

Instagram