arrow-right host location public time type

Ayaan Hirsi en la UAI

17 de enero 2019 Actividades Noticias

Este miércoles 16 de enero se realizó en la sede Presidente Errázuriz un desayuno con líderes de opinión junto a la activista Ayaan Hirsi Ali, quien compartió sus creencias e ideas contra el Islam en cuanto a su ideología de sumisión absoluta y la violación a los derechos de las mujeres.

Compartimos las impresiones de algunos de nuestros docentes que estuvieron presentes.

Francisca Rengifo, profesora Escuela de Gobierno.

“Uno de los temas más interesantes que abordó Ayaan y de gran relevancia política en la actualidad es la tensión entre las libertades individuales y el multiculturalismo. Ya sea dentro de nuestras sociedades que reciben flujos cuantiosos de inmigrantes o respecto de otras que cuentan con estados fundamentalistas, el argumento de la identidad enfrenta a los valores de la libertad e igualdad entre los seres humanos. Ayaan postula que estos valores son fundamentales, es decir, son principios universales –y por ello deben realizarse en cualquier tiempo y lugar- por sobre las reivindicaciones identitarias que reclaman vivir de acuerdo a una cultura en la cual existe el matrimonio forzado y la ablación”.

Verónica Undurraga, profesora Facultad de Derecho.

“No comparto algunos de los juicios tan categóricos que hizo Ayaan Hirsi Ali, por ejemplo, que el Islam era una religión intrínsecamente violenta, que los defensores del multiculturalismo no respetan los derechos individuales o que no se ha probado que pueda existir un daño real a través de la palabra (por ejemplo, por un discurso de odio).   Mi impresión es que Ali adopta una postura a veces muy radical y simplista (en el caso del multiculturalismo, por ejemplo, hay infinidad de estudios serios que analizan cómo compatibilizar la protección de los intereses individuales a la vez que se respetan las culturas) porque quiere enfatizar otros principios que sí deben ser defendidos categóricamente y respecto de los cuales no pueden oponerse excusas basadas en la cultura o la religión, como la igualdad entre hombres y mujeres, la erradicación de la violencia de género, el respeto a la autonomía personal de las mujeres y la libertad de expresión.  Yo comparto plenamente esos principios y la urgencia de su implementación.  Pero me parece que no es necesario, para hacer efectivo este mensaje de igualdad y erradicación de la violencia de género, que insisto, debe ser unívoco y claro, descalificar tan radicalmente una religión tan compleja como el Islam, los aportes teóricos de los estudios multiculturales o las críticas feministas al liberalismo clásico”.

Ana Rosenbluth, profesora Escuela de Psicología.

“Ayaan Hirsi es una mujer extremadamente interesante y valiente. Su historia vital permite entender la extrema situación de vulnerabilidad y violencia a la que se enfrentan miles de mujeres sólo por el hecho de ser mujeres. Es admirable la fuerza que tuvo para salir de estas condiciones y su lucha para transmitir y generar conciencia sobre los peligros que el fundamentalismo islámico representa para todas ellas.  Fue muy interesante la conversación sobre la religión en general, y como todas debiesen estar abiertas al escrutinio y revisión de sus preceptos fundamentales. Para ella el Islam no lo ha hecho y debiese hacerlo a la luz de la modernidad y los principios de libertad y derechos civiles acorde a los principios del liberalismo clásico al que ella suscribe. En este sentido, entiendo su crítica al multiculturalismo y políticas identitarias como una forma de no dar espacio explícitamente al respeto hacia grupos minoritarios que promueven la violencia y la subordinación de las mujeres”.

¿Quién es Ayaan Hirsi Ali?

Nació en Somalia en 1969 en una familia musulmana hasta que huyó de su casa y se refugió en Holanda. A los cinco años fue sometida a la mutilación de sus genitales y a sus veintidós años su padre la casó con un primo que vivía en Canadá. Esto, la impulsó a optar por una nueva vida. Para escapar de este matrimonio, huyó a Holanda, donde recibió asilo y, tiempo después, obtuvo la ciudadanía.

En Holanda estudió ciencias políticas y también fue diputada, desde entonces ha escrito varios artículos muy críticos sobre el islam. Por las amenazas que recibe constantemente debe estar protegida.

Actualmente, es miembro del proyecto “Futuro de la Diplomacia” en el Centro Belfer para la Ciencia y Asuntos Internacionales, y miembro visitante en el American Enterprise Institute. Fue nombrada una de las “100 personas más influyentes” de la revista TIME en 2005. En 2007, fundó la Fundación AHA para proteger y defender los derechos de mujeres en Estados Unidos de prácticas tradicionales nocivas y ha escrito diversos libros de gran éxito internacional, siendo una de las voces más críticas del Islam, alertando sobre diversas prácticas atentatorias contra los derechos de las mujeres.

Redes Sociales

Instagram