arrow-right host location public time type

Nature Ecology and Evolution publica investigación de profesor de Artes Liberales

15 de Marzo 2017 Noticias

La acidificación de los océanos, producto de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) es uno de los temas que más preocupa a la comunidad científica. Estudios recientes sugieren que esta tasa de acidificación se podría acelerar hacia finales de siglo, produciendo un impacto potencialmente catastrófico en los ecosistemas marinos.

Por esta razón es que la comprensión del impacto de la acidificación de los océanos es ahora una prioridad y uno de los objetivos del Plan de Desarrollo Sostenible de la ONU para el año 2030, acuerdo climático que ha sido ratificado por el gobierno de Chile.

“Nuestro trabajo en la comprensión del efecto de la acidificación del océano sobre los recursos marinos en la costa de Chile lleva alrededor de 7 años”, dijo el Dr. Marco A. Lardies, académico de la Facultad de Artes Liberales  de la UAI e investigador asociado del Núcleo Milenio MUSELS. “Realizábamos experimentos tanto en laboratorio como en terreno de choritos y ostiones y los impactos registrados dependían de la población de origen en la costa de Chile, aunque eran de la misma especie”.

Para resolver este problema, el docente se reunió a un equipo de científicos de diferentes instituciones chilenas, del Reino Unido y Suecia y es en esta nueva investigación, que el académico y su trabajo fueron publicados en Nature Ecology and Evolution, donde se midió la variabilidad natural del CO2 a lo largo de la costa chilena y de las áreas geográficas desde las cuales todas las especies fueron recolectadas para experimentación. De esta forma, se pudo calcular un índice que permitió conocer cuáles eran las condiciones actuales las que viven los animales y de este modo a cuánto estarían expuestos en el futuro con las emisiones de CO2 proyectadas.

A pesar de que los científicos muchas veces se encontraron con resultados aparentemente contradictorios, este índice logró conciliarlos. “En cierto modo, es bastante sencillo: cuando los animales habitan ambientes muy variables, más soportan los efectos de la acidificación del océano y lo contrario sucede con los animales que habitan ambientes más constantes en la costa de Chile, ya que estos se ven afectados negativamente”, agregó el Dr. Lardies.

Este nuevo enfoque permitirá utilizar de forma más eficiente  la creciente cantidad de datos sobre los cambios químicos que están ocurriendo en los océanos y a su vez, será un aporte a las proyecciones que son utilizadas para inferir sobre los impactos en los ecosistemas marinos.

Para leer la publicación, ingresa aquí.

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram