arrow-right host location public time type

Centro de Transición Energética UAI evaluará el uso del hidrógeno verde para descarbonizar y descontaminar la Araucanía

22 de Abril 2022 Noticias

Un proyecto financiado por el Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondecyt) se realizará entre 2022 y 2024, a cargo de Francisca Jalil, investigadora del Centro de Transición Energética (CENTRA) de la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la Universidad Adolfo Ibáñez. La iniciativa busca explorar la factibilidad del uso del hidrógeno verde como vector energético para suministrar demandas térmicas (calefacción y agua caliente), utilizando como caso de estudio las ciudades de Temuco y Padre Las Casas, emplazamientos poblacionales con las tasas más alta de contaminación atmosférica por uso de leña.

De acuerdo con el 2021 Air Quality Report (IQAir), de las 10 ciudades más contaminadas de Latinoamérica y el Caribe, Chile cuenta con al menos 7 ciudades, las que principalmente se ubican al sur de nuestro país (Angol, Padre Las Casas, Coyhaique, Coronel, Temuco y Nacimiento). Aquellas con alto consumo de leña contribuyen a elevar las emisiones de material particulado 2.5, y ya analizan alternativas costo-efectivas que permitan reemplazar otras fuentes de energía y calefacción. La leña es considerada carbono neutral, no obstante, sí emite material particulado.

Chile estableció un compromiso de llegar a la carbono neutralidad en 2050, lo que implica reducir sus emisiones de CO2, y emisiones de carbono negro en un 25%, con respecto a los niveles de 2016, durante la próxima década. Sin embargo, las demandas térmicas son unos de los servicios energéticos más urgentes y complejos de descarbonizar a nivel global, ya que se requieren cambios profundos en la infraestructura para alejarse de su provisión histórica, mediante combustibles fósiles a nivel global y leña a nivel nacional.

Francisca Jalil cuenta con una amplia trayectoria en la investigación del hidrógeno verde y realizó un doctorado relacionado con la descarbonización de los sistemas urbanos de Reino Unido. “El objetivo es identificar alternativas tecnológicas y compatibles con la identidad socio-cultural de algunas comunidades, además de los costos de un eventual cambio y la aplicación de políticas acordes. Siempre hay que insertarse en un contexto y considerar factores como el clima, la densidad de demandas, los recursos disponibles, el consumo de energía doméstico e industrial, además de elementos socioculturales“, sostiene.

La especialista asegura que muchas veces lo más costoso para suministrar demandas térmicas son las redes de distribución de los energéticos y la absorción de su costo depende, entre otras, de la densidad poblacional en el área de estudio. “Si bien Chile puede tener ventajas en cuanto al costo de producción del hidrógeno verde por el alto recurso solar y eólico, persiste un debate acerca de los costos asociados a su transporte. Quizás en ciudades como Punta Arenas, con alto uso y redes de gas natural, el hidrógeno verde sea una buena alternativa para uso doméstico, no obstante, existen otras variables culturales en ciudades como Temuco que hacen predecible cierta resistencia en la transición energética”.

En el caso de Chile, un 38% del total de la demanda energética residencial es provista por la combustión de la leña para proveer demandas térmicas. Esto implica un desafío, ya que se requiere reducir el uso de tal fuente para reducir las emisiones de carbono negro (material particulado), y a la vez no incrementar las emisiones de gases de efecto invernadero. El hidrógeno verde emerge como una alternativa para descarbonizar las demandas térmicas y las condiciones geográficas de Chile podrían permitir su producción barata, vía electrólisis del agua alimentada por energía solar y eólica.

Pese a este escenario, falta evidencia científica acerca de cómo sería una cadena de suministro de hidrógeno verde en Chile y sus implicancias económicas y medioambientales. “Estas cadenas se pueden desagregar en distintas componentes y varias posibles tecnologías para cada componente. Dada el alto número de combinaciones posibles, se pueden utilizar modelos de optimización de cadenas de suministro de hidrógeno, que son herramientas que permiten evaluar múltiples configuraciones simultáneamente, dependiendo de los recursos locales y usos finales”, puntualiza Francisca Jalil.

La investigadora añade que falta evidencia de modelos espacialmente explícitos que minimicen los costos de las cadenas de suministro de hidrógeno, que incorporen explícitamente la infraestructura y tecnologías asociadas al uso de agua – junto con el resto de las componentes en una cadena de suministro de hidrógeno – y que puedan estimar las huellas hídricas y de carbono. Esto es crucial en un país como Chile, donde el hidrógeno verde podría ser producido en zonas de escasez hídrica.

Conoce más del aporte de CENTRA UAI aquí.

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram