arrow-right host location public time type

Fernando Wilson de la Facultad de Artes Liberales comenta la masacre de Orlando

14 de Junio 2016 Noticias

Es la peor matanza desde los atentados del 11 de septiembre del 2001. 49 muertos y decenas de heridos dejó la masacre perpetrada por el ciudadano estadounidense Omar Mateen en el club Pulse, una discotheque gay la madrugada del domingo en Orlando, Florida.

Si bien el grupo terrorista Estado Islámico se atribuyó los crímenes cometidos por el hombre de 29 años, la policía de Estados Unidos ha descartado una posible conexión entre Mateen y ISIS. 

El cientista político y académico del Departamento de Historia de la Facultad de Artes Liberales de la UAI Fernando Wilson, estuvo ayer en Vía Pública del canal de noticias TVN 24 horas. En el programa conducido por Matías del Río, intercambió opiniones en un panel conformado por Roberto Frank, académico del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, Isabel Amor, Directora de Activismo de Fundación Iguales, Samuel Fernández, profesor de derecho de la Universidad Central.

En la discusión, el académico de la UAI partió comentando que uno de los factores fundamentales de que crímenes como estos tengan cabida en Estados Unidos es el libre acceso a armas y a municiones. Apuntó a que esta es la cuarta o quinta vez que esto ocurre en Estados Unidos durante la administración Obama: “En reiteradas ocasiones él ha planteado su frustración y molestia pero no se logra transmitir esto en una acción política concreta. Esto debería haber forzado un debate hace 5 ó 6 matanzas atrás”.  También ahondó en las consecuencias que conlleva la total libertad con que los ciudadanos acceden a armas: “El problema básico es que se vendan armamentos de calibres militares libremente con esas cantidades de munición de combate y cargadores. Eso no era coleccionismo ni para la defensa de un hogar y fue comprado legalmente por Ebay”.

Más adelante y entrando en el tema de la homofobia como posible motivo para el ataque del domingo, Wilson manifestó que no se trata solamente un ataque gay, sino que este es un fenómeno de catalización y radicalización que va más allá: “Son personas que están encontrando como mecanismo de acción contra todo tipo de frustraciones el uso de armamento”.

Para alejar al asesino de conexiones con ISIS, Wilson señala que el atacante al ser de descendencia afgana, es de una etnia centroasiática, pero que “claramente no es árabe ni habla árabe y no tiene nada que ver con el Estado Islámico y más bien tendría que ver con el mundo talibán”.

Los panelistas también vincularon este tipo de ataques con los atentados de París de noviembre de2015 y el de Bruselas de este año. En la opinión de Wilson el tipo de personas que ejecutan este tipo de operativos “es un perfil de violentista que está en las antípodas del 11 de septiembre de 2001”. Plantea que esos eran personas de un nivel intelectual extremadamente alto, con instrucción para volar aviones y acá tenemos personas marginales que han fracasado dentro de su inserción en la sociedad, que tienen empleos mal remunerados en una sociedad profundamente crispada, que además les ha tocado vivir en un período de crisis económica bastante grande, sobre todo en Europa, con severas limitaciones para acceder a educación, a empleos de calidad, a espacio social, que han sufrido una creciente discriminación desde el 2001 y que tienen acceso a herramientas de ataque comparativamente simple: “Acá tenemos personas que están buscando obtener notoriedad, y querer vincularse con ISIS es un alarido de llamado de atención” y agregó: “Me cuesta considerar a este tipo de personas como terroristas en el sentido de una persona que ha tomado una decisión clara y consciente. Es un tipo de gente con perturbaciones profundas y con esto no lo estoy exculpando, pero mi punto es que un tipo que en otro momento quizás habría pedido ayuda o al menos la sociedad lo hubiese detectado antes de hacer lo que hizo, puede hoy día obtener un fusil y hacer lo que se hizo”.

Finalmente nos analistas se refirieron al panorama actual de las elecciones presidenciales que hace poco entraron en su recta final ya con los dos candidatos finales definidos. El académico de la UAI comentó que el ambiente general de la elección ha sido extremadamente crispado y que se ha convertido en un reality show: “Las cadenas de televisión han convertido esto en mucho más que una primaria, sino en el tema cotidiano en Estados Unidos que prácticamente ha reemplazado la cobertura de noticias internacionales y económicas. Este ataque refuerza la base del voto duro de Trump, que no es la mayoría del Partido Republicano”.

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram