arrow-right host location public time type

Executive MBA recibe a sus nuevos alumnos con charlas sobre tecnología e innovación

22 de Marzo 2017 Noticias

Tienen un propósito ambicioso, aspiran a que sus estudiantes -una vez egresados- transformen las organizaciones chilenas y para eso, la estrategia de los profesores del EMBA -el mejor de Latinoamérica según el último ranking QS- es lograr construir, en conjunto con los alumnos, conocimiento que apunte a un cambio de mentalidad, un cambio cultural.

“El éxito no depende de lo que haga el gerente, sino de lo que el gerente facilita a otras personas a hacer”, explicó en su primer acercamiento con los alumnos el director del EMBA, Ricardo Úbeda, quien profundizó, también, en la necesidad de basar el crecimiento y el desarrollo económico en cambios en el comportamiento y las culturas empresariales actuales: “El modelo productivo chileno cuenta con limitantes, algunos de ellos culturales. Seguir haciendo más de los mismo solo lleva a sobrevivir en el mejor de los casos, pocas veces a crecer.” Según el académico el modelo económico muestra síntomas de agotamiento por el lado de la productividad: “Debemos ser capaces de poner en duda lo que estamos haciendo.” ¿Los principales frenos? “La gestión de las personas, pues son el motor de la innovación, del cambio de la productividad”, señaló, argumentando además, que mientras más turbulento es el entorno, las empresas deben virar hacia un modelo en que los gerentes generales sean facilitadores del trabajo de los demás, preocupándose, sobre todo, de sus trabajadores y de la tecnología e innovación. “Lo más difícil es liderar y gestionar el cambio, porque los cambios asustan. A nadie le gusta la gestión del cambio, por ende, el desafío está en cómo convencer a los demás.”

Estudiar en la montaña

Los nuevos estudiantes del EMBA- que escogieron el formato fin de semana-  fueron recibidos con un desayuno en la sede de la Universidad Adolfo Ibáñez de Peñalolén, donde el vicedecano de la Escuela de Negocios Mauricio Villena también tuvo palabras para ellos: “Vamos a satisfacer su espíritu competitivo e intelectual. Sus profesores son exigentes”, dijo,  invitándolos a vivir la experiencia de estudiar en Peñalolén: “Estudiar acá tiene un sentido. Les estamos pidiendo que se dediquen, que sepan administrar su tiempo. Si no ponen de su parte, esto no funciona”, comentó,  aportando que una de las grandes ventajas del MBA son las redes que se generan con los compañeros y destacando el rol de los profesores. “Nuestros profesores son nuestro principal aporte al programa, ustedes tienen que confiar y asumir que ellos los van a guiar. En la Escuela de Negocios 40% de nuestros académicos son extranjeros, somos una Escuela global con una visión internacional.” Ingrid Moncayo, una de las nuevas alumnas del MBA, señaló por su parte que “busco ampliar mi visión de negocios, me interesa la estrategia, actualizarme en conceptos organizacionales, corporativos, de liderazgo y trabajo en equipo, ir estableciendo relaciones día a día.”

Tecnología: Ya todo es posible

El profesor del EMBA Guillermo Bilancio– quien dirigió el programa entre el año 2002 y 2004- presentó a quien él considera “el mejor alumno que ha tenido el MBA”, Rodrigo González. Actualmente, González se desempeña como Country Manager de Accenture, empresa global de consultoría, tecnología y outsourcing que colabora con sus clientes en Chile para ayudarlos a alcanzar el alto desempeño.

“Hay un antes y un después de mi MBA en la UAI”, señaló el invitado, dejando en claro, eso sí, que en este  mundo de constantes cambios nunca hay que dejar de estudiar y menos, olvidar a la tecnología, que “está moldeando el mundo de los negocios, y eso tienen que entenderlo ya”.  Corregir problemas genéticos, robots que caminan en la nieve, autos fantásticos, asistentes artificiales…Rodrigo González comentó durante el desayuno que todo con lo que soñábamos hace 30 años atrás, ya está aquí y casi más interesante aún, es que son avances “que ya no cuestan millones de dólares sino que cientos. Los costos de las tecnologías siempre disminuyen. Es una sociedad de la abundancia, porque ya todo es posible”.

¿Cómo lograr destacar, entonces, con este nuevo orden de las cosas? “Háganse preguntas. Lo que va a hacer la diferencia en su vida profesional es su curiosidad. Las compañías que innovan, según González, “buscan personas apasionadas por el conocimiento, ávidos de colaboración, con habilidades blandas, porque el conocimiento va y viene, en dos años ya no sabes nada”.  

Disrupción sin precedentes

“La tecnología está generando una disrupción sin precedentes en las compañías”, señaló González, lo que cambia, según explicó, la dinámica de los negocios. Si antes -dijo- las empresas llegaban a un billón de dólares en 20 años, ahora ya hay algunas que lo logran en uno. Entonces, según él, “la estrategia de las compañías debe ser otra”. según su opinión estas siempre deben  estar preguntándose cómo escalar masivamente, cómo utilizar la innovación abierta, investigar qué se está haciendo en el mundo digital, saber qué está haciendo la industria y entender que se tienen millones de potenciales clientes al otro lado del mundo. “El principal desafío es el cambio cultural”, dijo, como por ejemplo, entender el valor del fracaso (fracasar rápido) porque en ese proceso se aprende.

Cambios en el sector energético

La tecnología también ha generado cambios en el sector energético, como explicó en una segunda charla, el gerente general de Colbún, Thomas Keller. Es por eso que las compañías de esta industria deben ir adaptando sus estrategias sobre la marcha. Todas los países se mueven de una matriz eléctrica en base a combustibles fósiles a una más limpia, donde asumen un rol protagonista las energías renovables: solar, eólica e hídrica y Chile no es la excepción. En un año lluvioso, estas generan el 60% de la energía del país. El objetivo mundial es que al 2050, no haya generación de energía con combustibles fósiles.

Pero ¿Qué ha ayudado a introducir estas energías? “La generación de energía eólica y solar han experimentado una reducción de costos notable en los últimos 10 años”, dice Thomas Keller. “Las instalaciones solares cuestan un 70% menos que hace 10 años”, insistió el gerente general de Colbún. Por lo mismo, hay más competencia. “Antes, habían 4 compañías que generaban electricidad, hoy existen 150”.

¿Un problema? En Chile, la demanda por energía crece, pero a tasa marginal. Si antes la preocupación era un posible blackout, hoy la situación es de sobreoferta, pues “hay una explosión de instalaciones de proyectos de energía renovable,” dice Keller.

Desafíos del sector

El punto es que las variables de la energía solar y eólica aún no se pueden controlar. ¿Qué pasa cuando hay menos viento, cuando no pega fuerte el sol?  Todavía, el almacenamiento de este tipo de energía es muy elevado. ¿Cómo se resuelve, entonces, el problema de la intermitencia? Las energías eólica y solar no permiten ofrecer energía las 24 horas. “No podemos depender de ellas. Hay que acompañarlas con energía hidro y térmica, las llamadas energías base”, dijo Keller. “Es importante la energía de respaldo, y esa existe en Chile. El desafío es cómo lograr que los agentes económicos sigan invirtiendo en las energías base”, continuó, asegurando que “el clima que se ha creado contra la generación de embalses le ha hecho un gran daño al país”.

Las clases del Executive MBA formato fin de semana comienzan el próximo viernes 24 de marzo.

{myFlickr}feed=photoset,photoset_id=72157678329039743,displaymode=gallery, imagesize=m,perpage=14,columns=2{/myFlickr}

Mira más fotos del desayuno ofrecido a los nuevos estudiantes del EMBA AQUÍ.

 

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram