arrow-right host location public time type

Herramientas para estimular educación personalizada en niños

9 de Septiembre 2019 Entrevistas

No todas las personas tienen las mismas características y, por ende, tampoco el mismo ritmo de aprendizaje. Sobre esta premisa, Lindsay Córdoba, egresada del programa de la Facultad de Ingeniería y Ciencias, desarrolló un software que permite a niños de edad preescolar aprender las vocales centrándose en sus procesos individuales.

A través de algoritmos de planificación, la herramienta denominada Eplay estimula el aprendizaje de manera didáctica y cada vez que el niño desacierta en el juego, en función de la información individual obtenida a través de la inteligencia artificial, le ofrece una nueva forma de aprendizaje.

Mientras cursaban el diplomado, Lindsay y su equipo pusieron en práctica esta herramienta en un colegio de la comuna de Providencia, en donde recibieron el apoyo pedagógico esencial para enriquecer la herramienta. Se aplicó una prueba de diagnóstico, trabajaron en su diseño aplicativo y, luego, lo pusieron a prueba. “En ese momento sólo habíamos visto planificación automática y algunos otros conceptos de inteligencia artificial, pero a medida que fuimos avanzando, nos dimos cuenta de que había otras potencialidades que podíamos seguir mejorando en nuestra aplicación”, expresó la cofundadora de Eplay Kids.

El prototipo fue presentado como propuesta para el Capstone Project en el contexto del Diplomado en Inteligencia Artificial. “Para ello fue necesario haber entendido el concepto y en el diplomado lo ahondamos bastante para luego llevarlo a la práctica. Por ejemplo, aprendimos cómo podíamos ver patrones a través del análisis de sentimientos, cómo capturar lo que el niño estaba viviendo de cara a la aplicación y en función de su expresión facial, analizar qué era lo que más y menos le gustaba”, expresó Lindsay Córdoba.

Tras el juego Eplay está la empresa familiar EplayKids compuesta por 7 profesionales multidisciplinarios que trabajan desde distintas partes del mundo. Dos profesores, una diseñadora multimedia, dos diseñadores gráficos, un especialista en big data y Lindsay, que aporta sus conocimientos en inteligencia artificial, operan desde Colombia, Venezuela y Chile.

Lo que sigue para este equipo es utilizar esta herramienta de gamificación en grupos de alumnos de cinco colegios distintos durante el año 2020. Para ello, Eplay está avanzando en tareas de reconocimiento facial.

Interés por la Inteligencia Artificial

Lindsay, ingeniera en sistemas con estudios de postgrado en seguridad telemática y en ciencias de la computación, comenzó a interesarse por la Inteligencia Artificial desde los inicios de su carrera. “Cuando estudiaba ingeniería vi lenguaje de procesamiento natural y ahí descubrí que, a través de sistemas inteligentes, era posible resolver situaciones de la vida humana que rápidamente pueden cambiar según las condiciones del entorno. Entonces me fijé esto como una meta y con el tiempo me fui dado cuenta de que, si uno quiere algo, tiene que ir por ello. Hay que ser perseverante”, indicó la egresada del Diplomado en Inteligencia Artificial UAI.

La egresada del diplomado UAI siempre tuvo interés en desarrollar soluciones en tres áreas principales: seguridad, salud y educación. En esta última en especial, “porque a través de ella se pueden formar ciudadanos con valores”, indicó. Además, una situación familiar le hizo acercarse a desarrollos tecnológicos para la salud y cuando supo que era posible realizar operaciones para extraer tumores a través de un robot, terminó de convencerse de que debía trabajar con inteligencia artificial para contribuir a generar soluciones a problemáticas que afectan la vida de las personas.

Tras trasladarse a Chile junto a su familia hace cuatro años, comenzó a asistir a charlas de meetup de inteligencia artificial. En ese contexto, donde pudo compartir con muchos profesionales que se desempeñaban en procesos industriales y robotizados de distintas áreas, uno de ellos le habló del Diplomado en Inteligencia Artificial, que se dictaría por primera vez en la Universidad Adolfo Ibáñez. Sin dudarlo, postuló y fue aceptada.

“Uno como autodidacta busca información en distintos lugares, pero lo que uno encuentra está aislado del núcleo y es fácil perderse. Pero cuando vi los contenidos del diplomado me di cuenta de que abordaba desde los contenidos más básicos, como máquinas de estados finitos, hasta cosas mucho más importantes como entrenar sistemas agentes o interactuar a través de una visión robótica. Esto te permite ir hilando todos estos conocimientos a medida que vas avanzando en los contenidos”, expresó Lindsay.

Además, una de las cualidades del programa que valora esta egresada, es que la enseñanza del diplomado es práctica y agrega que “aunque tengas tus propios focos, el hecho de interactuar con compañeros que se desempeñan en distintas industrias, te ayuda a abrir nuevos panoramas y esto es muy valioso, es muy enriquecedor”, agrega.

Esta ingeniera, que quiere seguir enriqueciendo sus conocimientos para generar bienestar en la vida de las personas en las áreas de seguridad, salud y educación, plantea que “será necesario educarse en aspectos como la inteligencia artificial, pues la fuerza laboral tendrá que reinventarse”. Además, es una convencida de que la vanguardia tecnológica impactará de forma positiva en la vida del ser humano, por ejemplo, abordando tareas que impliquen mucho esfuerzo físico para las personas en las distintas industrias.

Redes Sociales

Instagram