arrow-right host location public time type

¿Cómo ser más sanos mentalmente?

¿Cómo ser más sanos mentalmente?

En el Día Mundial de la Salud Mental, académicos de Psicología entregan claves para el bienestar.

¿Qué es la salud mental? En términos generales es un estado de bienestar, un estado de equilibrio entre una persona y su entorno, pero en la práctica y en el día a día, los chilenos parecen estar alejados de ese equilibrio.

Entendiendo esto y en el Día Mundial de la Salud Mental -que se conmemora cada 10 de octubre-, académicos de la Escuela de Psicología comparten claves para conectar con el bienestar desde sus distintas áreas de especialidad, con el simple objetivo de acercar a las personas a ser más conscientes de sí mismas y aplicar diferentes técnicas para mejorar la salud mental en el día a día.

Un trabajo individual y relacional

La salud mental es un estado de bienestar en el que cada persona puede alcanzar su potencial, lidiar con los problemas que trae la vida diaria, tener un trabajo productivo y hacer una contribución a la comunidad, explica la profesora de la Escuela de Psicología Marcela Marín.

“Procurar comer una dieta balanceada, cuidar las horas de sueño y hacer ejercicio rutinariamente tienen un impacto positivo en la calidad de vida, mejorando el bienestar”, señala la académica. A la vez, en el día a día hay pequeñas acciones que permiten mantener un estado de bienestar, “es importante tener espacios de ocio y recreación para encontrarse con personas que nos interesan y también darse espacios para sí mismos. Algo sencillo es por ejemplo ducharse conscientemente o disfrutar esos espacios cotidianos nos dan una sensación de satisfacción”, agrega Isidora Paiva, profesora de la Escuela de Psicología, otro ejercicio que propone Isidora es aprender a decir que no, “poner límites nos ayuda a aumentar nuestro bienestar”.

A nivel más psicológico, se ha visto que promover expresiones positivas, de gratitud, ser amables con las otras personas, mejora los sentimientos de filiación con los otros, esto “nos hace sentir más acompañados en la vida y más apoyados a la hora de lidiar con los problemas, promoviendo nuestra salud mental”, comenta Marcela Marín.

Autocuidado

Cultivar la salud mental es sinónimo de cuidarnos, de habitar nuestra experiencia y nuestro cuerpo con amabilidad y dignidad, Claudio Araya, académico de la Escuela de Psicología señala que para esto hay que “cuidar nuestros pensamientos y emociones, aprendiendo a hacer pausas y tratarnos bien”

Para lograr esto, Felipe Landaeta, profesor de Psicología agrega que “requerimos conocernos y conectarnos con quienes somos. En el contexto actual, donde vemos el auge de las redes sociales y la adicción que pueden generar y los malos usos que podemos darle, es muy fácil estar “hacia afuera” y no conectar con nuestros recursos internos”.

En un mundo en el que la gente corre y anda apurada, se pierden, sin embargo “todos tenemos la capacidad de volver, de detenernos, de hacer una pausa, de ir más lento, no se trata tanto de no irnos, sino que se trata de que volver una y otra vez a habitar nuestro hogar”, dice Claudio.

Generar un cambio desde la infancia

La base de la salud mental se construye desde los primeros años de vida, desarrollar un apego seguro es un factor protector y se asocia a mayor bienestar durante su desarrollo, por eso, Josefina Escobar, investigadora y académica de Psicología UAI, señala que es clave “contar con cuidadores adultos sensibles que puedan responder de forma adecuada y oportuna a las necesidades de los niños. En este sentido es importante cuidar la salud mental de los cuidadores, es decir, cuidar a quienes cuidan”.

Promover la salud mental es tarea de todos

A nivel estructural, la académica Marcela Marín señala que “la sociedad, a nivel público y privado puede influir positivamente en la salud mental de la población, generando políticas que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos”.

Por su parte, el profesor UAI Juan Flores explica que como psicoanalistas “abogamos por entender que la contradicción “salud-enfermedad” alude a un cuerpo subjetivado, que expresa en sus padecimientos el modo en que se aloja el conflicto entre el ser humano y su entorno”, es decir, el sufrimiento o malestar es el resultado del modo en que cada uno vive su inclusión con los otros.

Redes Sociales

Instagram