arrow-right host location public time type

Lo bueno, lo malo y lo feo de la venta de Cornershop

2 de octubre 2018 Columnas

No hay círculo de emprendimiento, ni asado dieciochero en donde no se habló sobre la venta de Cornershop. Sin duda este caso de éxito da una lección, incluso un poco de sana envidia, a los emprendedores que ven cómo unos jóvenes lograron con su propio esfuerzo tan importante éxito. Pero ¿qué rol jugaron las condiciones del país y políticas públicas para alcanzar dicho hito?

Partamos con lo bueno: las condiciones de nuestra economía, el poder adquisitivo de los chilenos, la penetración de la telefonía móvil y la velocidad en las redes de telecomunicaciones, la educación e incentivo de las universidades a emprender e innovar- Todo esto, ha desarrollo una cultura país en donde el emprendimiento es una alternativa válida y aceptada.

Es más, el 73,8% de la población económicamente activa considera que el emprendimiento es una opción de carrera deseable (GEM, 2017). Es innegable que sin este macroambiente no se hubiesen generado las condiciones para que este negocio se desarrollara.

¿Lo malo?

La innovación de las grandes empresas se ve limitada por las fusiones y adquisiciones (Phillips & Zhdanov, 2013). Esta compra refleja que muchas empresas grandes prefieren comprar la innovación que invertir en I+D. A nivel internacional se ha estudiado este fenómeno, y aunque a nivel nacional no hay estudios que lo corroboren, sí sabemos que solo el 0,39% del PIB se destina I+D, siendo el país con menor inversión con respecto a los países de la Ocde, que promedian un 2,39%.

Los venture capital son uno de los instrumentos más deseables en la etapa de escalamiento del ciclo financiero del emprendimiento, pero en Estados Unidos, que es, por lejos, el mercado más grande de VC del mundo, las empresas que se financian de esta forma no superan el 0,2%.

Ahora bien, lo interesante es que el 50% de las empresas que posteriormente salen a bolsa son financiadas por VC (Kaplan & Lerner, 2016) y es esa desproporción la que hace tan importante el aporte de los VC en un emprendimiento.

Entonces, lo feo no es que en Chile no obtuvieron financiamiento sino la demostración de la inmadurez de los venture capital chilenos. Los VC chilenos toman riesgos muy controlados con apuestas por proyectos ya consolidados y no en fases de crecimiento.

Además, no cabe duda que estos emprendedores tenían el Exit en mente, a través de una fusión o adquisición internacional. Por lo que también podemos cuestionar si el ecosistema financiero chileno sabe relacionarse y apoyar la venta y fusión con una empresa como Walmart Internacional.

Si los recursos hubiesen sido de un VC chileno probablemente nunca un Walmart se hubiese fijado en ellos.

Es importante desarrollar el mercado financiero en etapas de crecimiento, donde la banca y los VC son parte de este desafío, y más aún los venture capital corporativos, que salvo excepciones son los que sin duda menor avance tienen.

Publicado en Pulso.

Contenido relacionado

Redes Sociales

Instagram