arrow-right host location public time type

Drones en la minería

2 de Enero 2020 Columnas

En los últimos años ha habido una gran cantidad de nuevas tecnologías que se han incorporado exitosamente a la industria minera. Ejemplos como los camiones autónomos, radares para monitoreo de taludes, sistemas de monitoreo en línea y los drones son tecnologías que han mejorado la eficiencia, productividad y seguridad de las operaciones.

En particular los drones, vehículos aéreos no tripulados surgidos de la industria militar, se están empezando a masificar en diversas aplicaciones, desde la exploración hasta el cierre de las explotaciones. Estos dispositivos permiten mejorar significativamente las condiciones de seguridad y también obtener información que de otra manera no es posible obtener a un menor costo.

En la exploración temprana es posible aplicarlos para hacer un reconocimiento de la topografía en zonas que por su geografía no es posible llegar fácilmente. De esta forma su uso ayuda a cuantificar superficies, volúmenes y también hacer un reconocimiento superficial de posibles afloramientos cuando esto ocurre en zonas mineralizadas que pueden ser el indicio de un yacimiento mineral. Con esto se mejora el reconocimiento en escalas de cientos de hectáreas en zonas de difícil acceso.

Otras aplicaciones en explotaciones mineras que están siendo ejecutadas es monitorear zonas de riesgo de estabilidad, como lo son taludes, pero también en botaderos antiguos, relaves abandonados. Con esto se pueden identificar posibles agrietamientos o fallas que pueden ser indicios de posibles derrumbes.

En la tronadura, los drones pueden ayudar a realizar un diseño más ajustado a la topografía, mejorando el proceso de fragmentación en la mina. También es posible utilizarlos para reducir los derrames de mineral en bancos inferiores, reduciendo la emisión de polvo.

Los drones permiten capturar también imágenes de alta resolución que ayudan a estimar otros parámetros de interés como por ejemplo humedades y temperaturas. Su aplicación con usos de modelos avanzados permite estimar por ejemplo zonas de mayor o menor permeabilidad en pilas de lixiviación, mejorando el proceso de extracción de metales.

En minería subterránea su uso también está siendo evaluado en reconocimiento de caserones de explotación, piques, zonas inestables, galerías con riesgo de derrumbes, entre otros. Sin embargo, la dificultad radica en el posicionamiento de los drones, pues no se tiene acceso a puntos de referencia, como si ocurre en minería a rajo abierto. No obstante, se están desarrollando aplicaciones para posicionarse a través de sensores.

La aplicación de drones en diversas tareas ayudará a mejorar las condiciones de seguridad en zonas de riesgo, obteniendo información en forma rápida y confiable a un menor costo y complementando con otras tecnologías tradicionalmente utilizadas en la industria minera. Existe obviamente el riesgo de generar reducciones de empleos en topografía y levantamiento de información y monitoreo, pero también se debe mencionar que se crearán otros empleos en desarrollo de nuevas aplicaciones en el futuro. Sin dudas, los drones tendrán un papel cada vez más importante en las operaciones mineras en todo el mundo, aumentando la seguridad, la productividad y sustentabilidad.

Contenido relacionado

Redes Sociales

Instagram