arrow-right host location public time type

Violencia en el pololeo: mitos y realidades

11 de Junio 2019 Estudiantes Noticias

Durante el 2018 se registró que el 69% de las mujeres fueron víctimas de violencia grave en el pololeo, mientras que el 31% de los hombres reconoció sufrir violencia en esta etapa. Ante esto, el Centro de Asesoramiento y Desarrollo Estudiantil UAI invitó a la psicóloga clínica y magíster en Relaciones de Género, Constanza del Rosario, para profundizar con los estudiantes al respecto, en el contexto de la Campaña de Afectividad Saludable, que se realiza durante varias semanas al cierre del primer semestre.

Derribando mitos

Durante la charla, se derribaron algunos mitos que ocurren frecuentemente en las relaciones de pololeo:


  • Verdad 1: la naturaleza nos programó para la reproducción y la monogamia en serie. Así como se derribaron mitos, la psicóloga propuso ciertas verdades frente a lo que se debe entender como amor.
  • Verdad 2: elegir una pareja saludable, implica autoconocimiento y astucia.
  • Verdad 3: ser felices es el resultado de la inteligencia emocional y trabajo en equipo.
  • Verdad 4: si tu vida sentimiento es comandada por la intensidad ¡Correrás peligro!
  • Verdad 5: no toda violencia en el pololeo se explica a partir de una relación tóxica.

Dinámicas de una relación tóxica

Constanza del Rosario deja entrever que una relación tóxica es igual a una adicción, no amor, y para ello existen diversos parámetros que permiten identificar cuando los jóvenes están teniendo una relación de este tipo:


¿Cómo puedo identificar una relación tóxica?

Constanza manifestó que, si existen al menos 3 de estas situaciones, se está en presencia de una relación tóxica:

  • Confusión y dolor frente a lo contradictorio de lo que dice y hace.
  • Constantemente me compara o mira a otros/as.
  • Obsesión por saber de su vida o verlo y me sorprende esta actitud en mí.
  • Mis celos me llevan a actuar de formas que me avergüenzan.
  • Angustia y desesperación cuando me ignora, se pone frío/a o desaparece.
  • Es imprevisible, vivo con miedo a lo que va a hacer o como a reaccionar.
  • Le he pillado en mentiras, engaños y deslealtades.
  • Dolor y tristeza de sentirse usado y poco valorado pese a todo lo dado.
  • Desde que estoy con él/ella me he alejado de mis amigos/as y familiares.
  • Me siento sin energía, deprimido/a.
  • Vivo angustiado/a t esto afecta a mi salud, mi rendimiento y/o vida social.
  • Mis amigos/as detestan a mi pareja por cómo me ve y me trata.
  • Aunque él/ella me dañe, tiendo a pensar que es mi culpa o responsabilidad.
  • Cuando intento dejarle, vuelvo por compasión o melancolía.
  • Quiero estar a su lado, pese a todo.

¿Cómo salir de ahí?

  1. Usa anticonceptivos y/o preservativo.
  2. Aceptar que no es amor, es adicción.
  3. Aceptar que no va a cambiar
  4. Pedir apoyo a tus redes
  5. Ir a psicoterapia
  6. Cultivar tu amor propio
  7. Escuchar tu cuerpo y poner límites.

Realidad social

Daniela Rodríguez, alumna de Ingeniería Civil, manifestó “me gustó mucho la charla, me voy muy informada. Yo pensé que tenía una relación tóxica con mi pololo, pero me di cuenta de que no es así”. Por otra parte, Damaris Silva, estudiante de primer año de Derecho, señaló “me pareció muy interesante la charla, porque hoy en día estamos entendiendo que el acoso no es lo mismo que amor, que las relaciones tóxicas sí existen, es decir, los celos y hostigamiento no son parte de una relación sana.”

La psicóloga especialista recomienda que “las personas que están en una relación tóxica deben abandonar todas las fantasías románticas de que el amor lo puede todo, de que podemos cambiar a las personas, de que mi esfuerzo, mi entrega y mi tolerancia en algún minuto va a tener una recompensa porque eso en la vida real no sucede”. En esta línea, invita a pedir apoyo cuando los jóvenes se den cuenta que la dinámica amorosa que están llevando les genera dolor, ya que “en una relación el amor no duele, si duele es adicción y hay que pedir apoyo”.

El entorno es importante, y Constanza hace énfasis en buscar ayuda en la psicoterapia “porque si uno ha estado sometido a una relación tóxica, tiene un daño a nivel neuroquímico y en sus hemisferios cerebrales, entonces eso hay que trabajarlo con técnicas específicas que tienen que ver con el EMDR y las técnicas de integración cerebral, justamente para generar estos cambios profundos en sus hemisferios cerebrales para que pueda dejar esa relación y esas vivencias atrás”, acota.

Constanza del Rosario ofrece información y tips en sus redes sociales: Instagram @consdelrosario y @relacionesinteligentes

Además de su plataforma web Relaciones Inteligentes. 

Quienes hayan quedado con dudas o se vean envueltos en una relación que les hace ruido, pueden escribir a: cade.stgo@uai.cl.

Redes Sociales

Instagram