arrow-right host location public time type

Verdadero o falso del discurso presidencial

6 de Agosto 2020 Noticias

El equipo del Observatorio de Datos (ODA) UAI conformados por coordinadores, estudiantes y periodistas de la Escuela de Comunicaciones y Periodismo, junto con @fastcheckcl @factcheckingcl @fakenews_report @decodificadorcl recibieron con embargo el discurso presidencial del viernes pasado. ¿El motivo? Hacer un trabajo de factchecking para comprobar si los datos que dijo el presidente son verdaderos, falsos, imprecisos, o  inchequeables.

“El Observatorio de Datos es parte de una red de fact-checkers que se está formando este año donde promovemos diversas iniciativas ligada a la verificación y el chequeo de datos, como buenas prácticas democráticas”, sostiene Carlos Franco, académico y director del Observatorio de Datos UAI, quien sostiene que este grupo nació con la idea de unir esfuerzos para realizar el fact-checking colaborativo más grande que se haya hecho en Chile alguna vez.

Franco, quien además es el co-director del Diplomado en Periodismo de Datos y Fact-Checking ,  cuenta que el equipo de factchecking.cl realizaba desde hace algunos años la verificación de la cuenta pública presidencial y propusieron hacer la versión 2020 como un proyecto conjunto: “Nos encantó la idea y nos sumamos de inmediato. De los cinco equipos, somos solos dos centros académicos: la Universidad Católica y nosotros como UAI”.

El trabajo de verificación del discurso presidencial partió dos semanas antes donde tras varias reuniones, los equipos definieron una metodología común: “Nos quedamos con cuatro calificadores: verdadero, impreciso, inchequeable y falso. Creamos una metodología de trabajo que cada coordinador comunicó a su equipo”, explica el director del ODA.

El día del discurso del Presidente Sebastián Piñera los equipos se reunieron una hora antes: “Un hermoso zoom de 53 periodistas, cinco coordinadores y editores. Cada equipo vio la cuenta pública por separado con temáticas asignadas, donde a nosotros nos tocó economía”, cuenta Franco.

Cuando terminó el Presidente los equipos extrajeron las frases del discurso y media hora después en una reunión de coordinadores definieron cuáles se chequearían. El director del ODA explica que toda frase que encerraba aseveración fue incluida y que la verificación se hizo con un estándar alto: fuentes documentales directas, fuentes humanas especializadas y edición cruzada.

Los resultados de las 48 frases chequeadas fueron: 21 imprecisas-17 verdaderas-6 falsas-4 inchequeables.

“La mayor parte del discurso se refiere a Covid 19 y salud. En segundo lugar, agenda legislativa y economía. Luego Telecomunicaciones, pensiones, educación y medioambiente. De lo que menos habla: Araucanía, género y migración y donde más falla es también esos tres temas. En esas categorías solo hay falsos, imprecisos e inchequeables”, cuenta Franco quien agrega que el Presidente cayó en muchas imprecisiones en su discurso: “No hay una tendencia a mentir burdamente, pero sí mucho redondeo de cifras a favor e hipérboles. Ligereza discursiva, diría yo”.

El académico UAI destaca con orgullo el profesionalismo del ODA, integrado por ocho estudiantes: “cuatro de ellos participaron de esta experiencia, pero los representaron a todos y de manera muy profesional. Sara Sorza, Andrés Palominos, María José de la Barra y Andrés Puig. Los nombro porque estoy orgulloso y agradecido. Trabajaron duro. Muy comprometidos. Su desempeño evidencia además la gran labor formativa de toda una escuela”.

Asimismo afirma que con este trabajo, la Escuela de Comunicaciones y Periodismo de la UAI quedará inscrita en la historia del periodismo chileno: “No estoy exagerando. En tiempos de noticias falsas y post verdad, la verificación es un norte deseable. Argentina va algunos pasos adelante, con iniciativas como CHEQUEADO, y en México, ANIMAL POLÍTICO ha hecho lo propio. De hecho, la responsable del primer chequeo en vivo en la historia de México, Dulce Ramos, se comunicó con los  equipos el fin de semana para felicitarnos”.

Respecto de la experiencia de trabajar con otros equipos de fact-checkers, Franco sostiene que el periodismo colaborativo aporta más al ecosistema informativo que el combativo y el competitivo. “El combativo habla desde una trinchera, el competitivo necesita audiencias altas todos los días y en eso hipotecan el contenido. El colaborativo pone primero el bien común”.

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram