arrow-right host location public time type

UAI se une al Programa de Grupo de Socios de la organización de investigación, Max-Planck- Gesellschaft

La Facultad de Artes Liberales (FAL) de la Universidad Adolfo Ibáñez, el profesor David Rex y el Director de la Sociedad Max-Planck para América Latina, Andreas Trepte, se reunieron para presentar a las autoridades de la UAI, el Partner Group entre las dos instituciones -que tendrá relación con el Instituto Max-Planck de Historia del Derecho europeo ubicado en Frankfurt- y para estrechar lazos para nuevas colaboraciones.

El Max-Planck- Gesellschaft (MPG), es una organización de investigación alemana independiente, no gubernamental y sin fines de lucro, fundada el 26 de febrero de 1948. Actualmente, cuenta 84 institutos de investigación pertenecen a MPG y realizan investigación básica en ciencias naturales, ciencias de la vida, ciencias sociales y humanidades.

La Universidad Adolfo Ibáñez, a través del profesor y Doctor en Historia de la FAL, David Rex, junto a tres estudiantes de posgrado, realizarán una investigación que abordará un tema de actualidad como es la explotación de los seres humanos desde una perspectiva histórica y jurídico histórica en el ámbito americano.

La investigación aborda estudios de caso localizados en España, Chile, México y Filipinas. El grupo de investigación participará y se beneficiará de las investigaciones que se estén realizando en Chile y en el Max- Planck Institute Of European Legal History en Alemania.

David Rex, comenta que esta unión es parte de la estrategia de la UAI y de la Facultad de Artes Liberales para establecer relaciones con institutos de gran prestigio internacional: “La idea es unir todas las sinergias de investigación y tener la posibilidad de ir a Alemania, utilizar la biblioteca que hay en el instituto Max Planck de Historia del Derecho en Frankfurt o también consultar los archivos en Sevilla que son la base de todo el proyecto”.

Por su parte, para el director de la Sociedad Max-Planck en Latinoamérica, Andreas Trepte, este convenio es una puerta de entrada para una colaboración mucho más grande entre las dos instituciones: “lo más importante sería que en el futuro hubiera más intercambio, que los mejores estudiantes de la Universidad que quieran doctorarse puedan migrar y postular a un Instituto Max-Planck y de ese manera reproducir el link que ya existe entre la Universidad Adolfo Ibáñez y uno o varios de nuestros institutos”, afirma.

Asimismo, este convenio entre Max-Planck y la Universidad Adolfo Ibáñez es el primero en el área de humanidad y ciencias sociales en Chile: “somos muy pocos los que lo están haciendo a nivel de toda América Latina, somos una excepción y somos muy afortunados por tener esta posibilidad”, cierra Rex.

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram