arrow-right host location public time type

Trump vs Biden: Reñida carrera por la presidencia en EE.UU.

5 de Noviembre 2020 Noticias

Cuando ya varios estados han cerrado los colegios electorales, las elecciones presidenciales de EE.UU. todavía no definen un ganador. Una elección muy reñida donde la magnitud del voto por correo -aproximadamente 64 millones- ha hecho que el conteo se retrase y donde una apretada carrera voto a voto en estados como Wisconsin, Michigan, Nevada, Arizona, Georgia, Carolina del Norte y Pennsylvania, ha sido clave. En esta entrevista, Daniel Brieba, profesor del la Escuela de Gobierno, analiza lo que se vive en EE.UU. en la que todavía es una noticia en desarrollo.

¿Cuál fue la importancia del voto por correo en esta elección?

Fue muy importante. No tenemos las cifras definitivas todavía, pero es una cifra que puede llegar al 60% del voto o más. Por lo tanto, es una cantidad muy grande de gente que no votó presencialmente el día de la elección en algún local de votación.

¿Rol de los swing states?

Su rol es ser los que arbitran la elección. En esta elección se comportaron de manera poco predecible. Las encuestas se equivicaron en varios de ellos por un buen margen. Florida, por ejemplo, terminó siendo mucho más republicano de lo que se pensaba y esa fue como la sorpresa principal del martes. Pero, por otra parte, Biden ganó Arizona que había sido republicano la vez anterior y ahora la gran lucha está por el Midwest. Siempre se supo que esos estados iban a ser decisivos. Ahí tenemos a Michigan, Wisconsin y Pennsylvania, de los cuales los dos primeros ya son de Biden según las proyecciones y Pennsylvania está por verse. También se habla de los battleground states que son los estados donde estaba la pelea, algunos de los cuales giran de un lado a otro de manera regular y otros no. Por ejemplo, Arizona no era un swing state, pero ahora giró hacia Biden por primera vez. Y, al contrario, Florida se está convirtiendo cada vez menos en un swing state porque está swinging cada vez menos y está yéndose más hacia el lado republicano.

¿Qué significa votar por un colegio electoral y por qué el proceso se hace más lento?

El colegio electoral implica que cada estado vota por representantes en función de su población según una fórmula determinada mucho tiempo atrás. El punto del colegio electoral es que EE.UU. se fundó no simplemente como un estado unitario donde cada persona vale lo mismo, sino que a la vez es un contrato entre personas, por una parte, pero también es un contrato entre estados. Por eso un Estado Federal es donde los estados tienen una soberanía anterior y la ceden a este Estado Federal, pero retienen toda la soberanía que no cedieron al gobierno central. Como parte de ese acuerdo fundante fue esta idea de asignar un peso a cada estado en la elección de presidente. Y esa es su lógica. Tú votas por quien gana tu estado, es un representante que se gana a nivel estadual. Eso hace más lento el proceso porque dependemos del conteo, no solamente de quién ganó el total, que se puede estimar más o menos rápido, sino que de juntar los 270 votos electorales. Por lo tanto, no basta con ganar la elección nacional, sino que se necesita ganar las elecciones estaduales. Suficientes elecciones estaduales como para llegar a 270 votos. Puedes tener algunos estados que cuenten los votos muy rápido, pero si tienes suficientes estados que cuenten los votos de manera más lenta, se retrasa todo el proceso porque necesitas que llegar a los 270. Lo que hace más lento el proceso no es solamente eso, sino también el voto a distancia y el voto por correo que se puede mandar desde antes, pero se tiene que contar el mismo día de la elección. Si tuvieran solamente el voto presencial como lo tenemos nosotros, seguramente sería más rápido.

¿Por qué esta elección ha sido tan reñida? ¿Tendremos que esperar algo como lo que pasó con el polémico recuento en Florida en el año 2000 en la contienda entre George Bush y Al Gore?

Esta elección ha sido muy reñida de manera literal. La diferencia en el voto popular va a ser bastante menor de la esperada. Todavía no tenemos datos definitivos, pero se estima que sería del orden de 52% a 48% o algo así, quizás un poco más. Si no hubiera colegio electoral esto es más que suficiente para ganar con facilidad, pero el problema en EE.UU. es el colegio electoral. Y la manera en que éste distribuye los votos hace que hayan ciertos estados que tengan mucho más peso en el resultado final que otros. Y la elección todavía no ha sido declarada precisamente porque falta por lo menos un estado a estas alturas -Nevada- que sea proyectado por la prensa a favor de Biden y con ello ganaría. Ha sido peleada porque muchos de los estados que han sido swing states o battleground states han tenido resultados efectivamente muy estrechos. No así Florida que se ganó por harto y por lo tanto se supo rápido. Hay dos problemas. Uno es que esto ha sido muy estrecho: Wisconsin y Michigan se van a ganar por alrededor de un punto porcentual, Pennsylvania quizás por menos, Nevada va a estar muy estrecho también. En Arizona hay una distancia un poco más grande, pero todavía no es segura. Entonces esta elección ha sido reñida porque los battlegrounds states han estado muy reñidos.

Es posible que esto se alargue judicialmente como lo de Bush y Gore en Florida, pero tiendo a pensar que no. A menos que se de una combinación muy particular de resultados, es muy posible que a Biden le sobre un estado por decirlo así. Y una vez que te sobra un estado, tener que ganar dos peleas judiciales en dos estados distintos se vuelve poco viable. No creo que esto se judicialice.

¿El voto a favor por Trump es más bien un voto de rechazo a los demócratas? (por el manejo de temas como la violencia racista, por ejemplo)

El voto a favor de Trump es un voto a favor del partido republicano y en parte también un voto personal de él. Si algo ha demostrado una vez más esta elección es que la política está tremendamente polarizada en dos campos de magnitud relativamente similar, pero divididos profundamente por ideología y compuestos por personas con características sociodemográficas muy distintas. Entonces, acá sobre la superposición ideológica tradicional entre derecha e izquierda, tenemos una división racial con todas las minorías étnicas y, especialmente, a los afroamericanos votando por el partido demócrata como es tradicional, y a los blancos por el partido republicano. Tenemos una división educacional; una división de género con las mujeres inclinándose -por muchos puntos más-, por los demócratas; una división urbano-rural donde lo centros urbanos votan por los demócratas y lo rural donde votan por los republicanos, y así sucesivamente. Entonces, los resultados muestran una tremenda estabilidad con cambios en el margen pero muy pequeños.

Se ha advertido que el presidente Donald Trump podría impugnar los resultados de las elecciones. ¿Cómo afectaría esto al proceso electoral estadounidense y pone en duda al sistema de elección indirecta?

No creo que ponga en duda al sistema de elección indirecta. Creo que es parte del proceso normal de EE.UU. Lo que pone en duda al sistema de elección indirecta es cuando la mayoría nacional vota A y la mayoría del colegio electoral vota B. Estas demoras son parte de la cultura legalista de EE.UU. y, si bien con una elección nacional sería mucho menos probable, no creo que deslegitime el sistema. Creo que el mayor daño es cuando gana la minoría popular.

¿Quién será el próximo presidente de EE.UU.?

Probablemente sea Biden, asumiendo que las proyeciones de las cadenas no se han equivocado en asignarle a alguien un estado, pero ya se le ha asignado a Biden Wisconsin, Michigan y Arizona.

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram