arrow-right host location public time type

TICs, Justicia y Pandemia ¿Qué hemos aprendido y cómo enfrentar los desafíos que vienen?

19 de Noviembre 2021 Noticias

La Facultad de Derecho de la Universidad Adolfo Ibáñez y el Centro de Estudios de Justicia de las Américas (CEJA) organizaron el seminario internacional “TICs, Justicia y Pandemia ¿Qué hemos aprendido y cómo enfrentar los desafíos que vienen?” para reflexionar sobre los retos del uso de tecnología en el sistema judicial debido a la situación sanitaria ocasionada por la pandemia del Covid-19, así como de aquellos que, desde el punto de vista de la gestión judicial, deberán enfrentar con la progresiva normalización en la prestación del servicio.

“Este encuentro surge de una pregunta que nos acompaña desde hace  meses: ¿qué podemos aprender de la pandemia y del uso de la tecnología? Pero también sobre cuál es la relación del derecho con la tecnología? Ninguna disciplina debe ignorarla”, señaló Isabel Aninat, decana de la Facultad de Derecho UAI, durante sus palabras de bienvenida al seminario que se extendió por dos días y que estuvo organizado por el profesor de Derecho UAI Ricardo Lillo.

La académica sostuvo que el derecho juega un papel importante en muchas áreas de la regulación, la ciencia y la tecnología.  “La tecnología está teniendo un impacto profundo y duradero en el derecho. Por lo mismo ninguna institución puede ignorarla, por el contrario, es eje central de nuestros estados en los tribunales dando la oportunidad de asumir un papel de liderazgo de implementación de tecnologías para el acceso a la justicia, para el ejercicio de la profesión y el desarrollo de la ley”.

A juicio de Aninat, en este contexto, el desafío está en incorporar el uso de tecnologías de manera que sean útiles y respondan a las necesidades y carencias que se han diagnosticado. De otra manera, se cae en el riesgo de la redundancia y duplicación de procesos. “En este cruce entre el derecho y la tecnología hay un gran campo por explorar para los tribunales e instituciones de justicia. Para todos quienes ejercen la profesión y también para las universidades en materia de investigación académica. El encuentro de hoy es justamente una invitación a ello; una invitación a un intercambio de experiencias. Este es un encuentro con expositores que darán cuenta de la realidad de sus propios países. Es una reunión internacional y la tecnología precisamente facilita eso. Y estamos muy contentos de poder tener la oportunidad de escuchar visiones sobre proyectos y avances que se han desarrollado en distintas latitudes. Espero que éste sea el primero de muchos encuentros para abordar el cruce entre derecho y tecnología”.

Posteriormente, Jaime Arellano, Director Ejecutivo del Centro de Estudios de Justicia de las Américas (CEJA), dio la bienvenida a los panelistas y asistentes al seminario planteando que la pandemia del Covid-19 empujó al sistema de justicia a utilizar y conectarse con la tecnología porque no había otra solución posible. Aseguró, además, que durante este tiempo se ha tenido que lidiar con la tecnología para poder proveer justicia. Y que, en este escenario, el gran debate que se plantea tiene relación con las experiencias que se han dado a nivel internacional y en Latinoamérica para dar solución a los nuevos requerimientos y adoptar buenas prácticas en la relación entre tecnología y sistemas de justicia: “Lo relevante es que la tecnología esté al servicios de la justicia y no la justicia al servicio de la tecnología. No hay que cerrarnos. El desafío de estos dos días es conocer cuáles han sido las prácticas que han permitido la mejor utilización de la tecnología, siempre teniendo en consideración las garantías, los derechos y las necesidades de la población en materia de justicia y luego, desde un punto de vista proactivo, mirar estas buenas prácticas, pensar de manera creativa cómo podemos avanzar en el uso de tecnologías, no solo para solucionar obstáculos, sino que para anticiparnos”.

Buenas prácticas y experiencias

El primer panel del seminario: “Buenas prácticas en la incorporación a nivel internacional, ideas para afrontar el desafío post pandemico” estuvo moderado por Gonzalo Fibla de CEJA y contó con la exposición de Ricardo Lillo de la UAI; Dory Reiling, experta en reforma judicial y ex jueza del la Corte del Distrito de Amsterdam; Jason Tashea, editor del Justice Tech Download newsletter y Shannon Salter, Presidenta del Tribunal de Resolución Civil de British Columbia.

En tanto el segundo panel titulado: “La experiencia de la justicia latinoamericana en la incorporación de TICs durante la pandemia”, estuvo moderado por Pablo Cantillana, investigador de CEJA, y contó con la participación de Jaime Arellano; Alyx Mark, profesor de Wesleyan University; María Eugenia Sandoval, coordinadora del proyecto de Modernización de la Jurisprudencia de la Corte Suprema de Chile; Enrique Vergara, Presidente del Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC); María José Poblete, secretaria y abogada del TDLC; Luis Guillermo Rivas, magistrado de la Corte Suprema de Justicia de Costa Rica; Juan Gustavo Corvalán, director del Laboratorio de Inteligencia Artificial de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires y Laurence Pantín, coordinadora del Programa de Transparencia en la Justicia de México Evalúa.

Al finalizar el encuentro, Ricardo Lillo se refirió a las principales conclusiones de ambas jornadas. Entre ellas al hecho de que -a partir de la pandemia- la incorporación de diversas herramientas tecnológicas en los sistemas de justicia  llegaron para quedarse. “A pesar de que hubo diferencias, y no a todos los países la pandemia los encontró en un mismo estadio de desarrollo tecnológico, es claro que tanto en Chile como en el ámbito comparado,  no hay intensiones de volver al funcionamiento ‘normal”.

Aseguró, además, que seminarios como éste, que abordan el cruce entre tecnología y los sistemas de justicia, son muy importantes porque las tecnologías “pueden ser un aliado fundamental para afrontar los desafíos que todo sistema de justicia tiene en la actualidad, como  mantener el servicio judicial en el contexto de la pandemia; a la vez que afrontar otros de más larga data como ampliar el acceso a la justicia de manera de acortar la brecha entre necesidades legales y la provisión del servicio judicial.  Por otra parte, y ya que hoy herramientas tecnológicas como la inteligencia artificial son parte de nuestra vida diaria en un sinfín de interacciones, es fundamental la discusión sobre su rol en la administración de justicia y bajo qué estándares estas pueden ser utilizadas”, dijo.

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram