arrow-right host location public time type

Presidente del Banco Central y las perspectivas económicas en el escenario post pandemia

20 de Octubre 2020 Vinculación con el Medio

En una nueva versión del ciclo de charlas organizado por la Escuela de Negocios de la UAI y el Terminal Pacífico Sur Valparaíso (TPS), el presidente del Banco Central de Chile, Mario Marcel analizó las perspectivas económicas que se presentan para el escenario nacional frente al gradual proceso de desconfinamiento en las ciudades del país.

La presentación del economista se basó en el Informe de Política Monetaria (IPoM) que la institución financiera presentó ante el Senado en septiembre e incluyó cifras actualizadas de los principales elementos que influyen en la recuperación económica que se busca alcanzar tras la crisis por la pandemia.

“El impacto del COVID-19 es muy significativo y eso se refleja en una gran cantidad de trabajadoras y trabajadores que han sido afectados”, aseguró Marcel y agregó que debido a la magnitud de la situación “la política de respuesta en Chile, tanto en lo monetario y financiero, ha sido muy robusta y tiende a parecerse a la de países más desarrollados”.

En el caso de Banco Central, el presidente detalló que han utilizado todas las herramientas que están a su alcance para hacer lo más expedito posible el proceso de reactivación: “Asegurar que el costo del crédito siga siendo bajo, que se facilite el acceso al mismo, que la inflación no sea un obstáculo e impulsar la economía en esta fase en que comienza a producirse la reactivación”, explicó.

Un factor crucial para entender la realidad a la que se enfrenta el país, según el profesional, es tener claro que una cosa son las restricciones que imponen los gobiernos y otra la movilidad efectiva que se produce en la población”, es decir, que pese a las limitaciones de desplazamiento, las personas y, por ende la economía, de todas formas tenía actividades que eran asincrónicas con el confinamiento.

Este elemento permite explicar por qué “la caída mayor de la actividad se produjo en abril y mayo y comenzó a recuperarse en junio y julio, aún cuando ese era un momento en que estaban aumentando las cuarentenas y otras medidas”, indicó Marcel. A ese fenómeno debe sumarse el hecho de algunas actividades económicas fueron adaptándose al nuevo contexto en esos meses luego de haber recibido un gran shock.

De esa forma, se vio un aumento de la demanda interna, relacionada principalmente al consumo, e incentivada por la respuesta del Banco Central, los impulsos fiscales y el retiro del 10% de los fondos de pensiones.

Pese a lo positivo que pudo haber sido ser el impulso de reactivación, el presidente fue enfático en decir que “una recuperación inicial no asegura que la economía mundial, ni la chilena, vuelvan rápidamente a su situación previa a la pandemia”, esto, principalmente, porque la caída de la actividad y el empleo fue excepcionalmente violenta.

Al finalizar su exposición sostuvo una conversación con el director de la Escuela de Negocios de la UAI, campus Viña del Mar, Alejandro Montecinos.

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram