arrow-right host location public time type

¿Por qué las chilenas alcanzan el más alto índice de obesidad en Sudamérica?

8 de noviembre 2018 Investigación Noticias Profesores

El último informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO) indicó que Chile es el país con mujeres con más alto índice de obesidad en Sudamérica, el 31% de la población femenina mayor de 18 años presenta tal condición.

Fernanda Díaz, académica de Psicología UAI e investigadora del Centro de Estudios de la Conducta Alimentaria realizó un estudio en mujeres normo peso y que padecen obesidad mórbida, de 20 a 25 años. El objetivo fue hacer una comparación en torno a la imagen corporal de ambos grupos y si esa imagen tiene que ver con su condición. Los resultados permiten realizar un diagnóstico sobre la mentalidad de las mujeres que padecen sobrepeso y cómo enfrentan esta condición.

“En el estudio aparecieron otros elementos relacionados al medio, es decir, el efecto de la mamá, papá, pareja, y cómo esto se relaciona con los cuerpos en ambos casos, también percibimos temas de hábitos alimentarios vinculados a la regulación emocional y si existen estilos de vida saludables o no”, anticipa Fernanda Díaz.

¿Cómo es la imagen corporal de las mujeres chilenas?

“Nos llamó la atención que todas estaban insatisfechas con su cuerpo, no importa si estaban con sobre peso, obesidad o normopeso, y eso lo hemos visto en otras investigaciones, años atrás se hizo una investigación en mujeres normopeso y le pusimos la frase “nunca es suficiente”, porque la mujer chilena – al menos –  siempre está pensando que su cuerpo podría ser mejor”.

¿Una mujer con obesidad enfrenta su condición?

“Nos pareció interesante que las mujeres con obesidad tienen conciencia de sus cuerpos obesos solo cuando tienen experiencias concretas en relación a eso, como cuando se miran en el espejo, o se prueba ropa o están en espacios que sienten que estorban o que no pueden pasar, o no se pueden sentar porque no caben sus cuerpos en las sillas, ahí se dan cuenta que tienen obesidad y que el cuerpo les complica. Ahí se incomodan, pero dos segundos después se olvidan, no mantienen la conciencia de la obesidad que presentan”.

Entonces, ¿las mujeres con obesidad no consideran su condición una enfermedad?

“Las mujeres con obesidad no lo relacionan con problemas de salud, muchas de las mujeres que entrevistamos trabajaban en el área de la salud, o sea, saben y tienen conocimiento biológico. Pero ninguna asocia la obesidad con problemas de salud directos. Piensan que “sí, puede ser que tenga un problema más adelante, pero no ahora” ”.

¿Cómo enfrentan los estereotipos y presiones sociales?

“Algunas dicen que la ropa extra grande soluciona el problema estético, porque les permite verse lindas. En este ámbito, las parejas las refuerzan en alguna medida, que son ricas, curvilíneas, no es claro para las mujeres con obesidad que su condición no es estéticamente correcta, lo ven más como un potencial de riesgo, y como tal, no es suficiente para cambiar mis hábitos”.

“Algunas piensan en la obesidad como una bandera de lucha, “es mi problema, mi cuerpo”, es como un modo de revelarse a todos los estándares sociales que efectivamente son prejuiciosos y de estigmatización, para ellas es tener una identidad”.

¿Por qué una mujer llega a tener sobrepeso?

“Hay un tema de estrategias de regulación emocional, las mujeres normopeso tienen más estrategia, hablan con gente, hacen ejercicio, cuentan lo que les pasa, en cambio las mujeres con obesidad no, sobre todo en temas como depresión y tristeza, su solución es comer”.

¿Cómo pueden enfrentar este problema de origen emocional?

“Para que puedan bajar de peso tienen que hacerse cargo de lo que les pasa, porque mucho de lo que les lleva a comer en exceso tiene que ver con cuestiones afectivas emocionales no reguladas, y para aprender a regular de otra manera, necesitas un rato largo de aprendizaje y debes hacerte cargo. Por ejemplo, en vez de ir a comer cuando tengo pena, necesito disolverla de otra manera y para eso necesitas saber de qué se trata. A lo mejor tiene que ver con una idea de la mujer fuerte que se hace cargo de todo, que no puede debilitarse, entonces tampoco es tan fácil”.

Para una mujer que padece obesidad ¿Es posible cambiar un hábito alimenticio tan desarrollado?

“En el estudio pudimos ver que los hábitos alimentarios son arraigados, una vez que se monta un hábito alimentario es difícil modificarlo, porque también el alimento tiene asociación con quien eres tú. Alimentarse pasa por decir también: “yo soy de esta manera”, entonces no es tan simple. Y lo otro, es que la alimentación en Latinoamérica depende de las mujeres, entonces es una complicación porque las mujeres tenemos una relación compleja con la alimentación”.

¿Por qué Chile tiene el índice más alto y no otros países latinoamericanos?

“Yo creo que es porque las mujeres chilenas somos más estoicas, en el sentido más del sacrificio y no ser validada la expresión de lo que realmente no pasa. En eso nos comemos la pena. Investigaciones que he leído dicen que las mujeres caribeñas o latinas de otras latitudes en general valoran las curvas, entonces en ese sentido no comulgan con el concepto de gordura o de obesidad, porque ellas quieren ser curvilíneas”.

Contenido relacionado

Redes Sociales

Instagram