arrow-right host location public time type

Liberalismo y feminismo: ¿aliados o rivales?

22 de Mayo 2019 Actividades Noticias

En la primera sesión del ciclo “Liberalismo y Debates Contemporáneos” de la Escuela de Gobierno, que busca analizar distintas temáticas en torno a esta materia, expusieron Nicole Darat, filósofa y académica de la Facultad de Artes Liberales; Elisa Walker, abogada y teórica política; Sylvia Eyzaguirre, filósofa e investigadora del CEP; y Constanza Michelson, psicoanalista y escritora, quienes se refirieron a las distintas ramas del liberalismo y en cómo éstas encajan o no con el movimiento feminista.

Para dar inicio a la discusión, el decano de la Escuela de Gobierno, Ignacio Briones, aseguró que “nos propusimos abordar algunos desafíos contemporáneos, desde la discusión y, sobre todo, desde la diversidad del pensamiento liberal. (…) Este ciclo busca hacerse cargo de problemáticas contemporáneas propias del siglo XXI, a la luz del liberalismo y sus distintas ramas o vertientes”.

En el debate, Nicole Darat aseveró que, de cierta forma, feminismo y liberalismo sí son compatibles, ya que “muchas de las reivindicaciones feministas nacen como reivindicaciones de igualdad de derechos y, en ese sentido, ese lenguaje de igualdad de derechos es un lenguaje liberal”. No obstante, la académica expresó su postura desde la mirada del feminismo socialista: “Para mí el feminismo no se trata de una defensa a la igualdad de derechos; yo no quiero tener pensiones igual de bajas que los varones, por ejemplo, entonces la cuestión no es igualdad de derechos cuando una es crítica del sistema”. Darat también reprochó la demanda de inclusión que exige el feminismo liberal, argumentando que esto solo beneficia a un grupo selecto de mujeres.

Por otro lado, la abogada Elisa Walker abordó una de las principales recriminaciones que el feminismo formula contra la noción de justicia del liberalismo moderno. La abogada aseguró que desde el feminismo se critica que se excluya a la familia como una de las instituciones básica de la sociedad, dejándola fuera del ámbito de la justicia. “Pero ¿por qué es importante la familia dentro del ámbito de la justicia? Si vemos nuestra propia realidad nacional, hay un elemento fundamental que es ilustrativo: la violencia; si no somos capaces de analizar la violencia al interior de la familia, nunca vamos a crear una sociedad justa. Entonces, uno de los reclamos que hace el feminismo a este liberalismo es que excluye a las familias como una institución social relevante para efectos de construir justicia”, sostuvo Walker.

La filósofa e investigadora del CEP, Sylvia Eyzaguirre, por su parte, manifestó que “si pensamos en el liberalismo clásico, que concibe a la mujer como una igual en dignidad y derecho a los hombres, que asegura la igualdad política, civil y económica entre hombres y mujeres, entonces efectivamente podríamos decir que el liberalismo es un régimen político que no choca con la causa feminista”. Asimismo, agregó que al observar la evidencia empírica, se advierte que en los países que son liberales, es decir, que poseen libertades civiles, políticas y económicas, las mujeres tienen más derecho que en los países donde no existen estas libertades.

Finalmente, Constanza Michelson, psicoanalista y escritora, señaló que aun cuando feminismo y libertad son conceptos que deben ir juntos, “hay una crítica del feminismo liberal con la que yo no estoy de acuerdo, la cual postula que capitalismo es igual a patriarcado. Me parece que el feminismo hoy tiene que tranzar en las violencias ‘pospatriarcales’, más que insistir contra lo patriarcal, porque pareciera que a veces estamos peleando contra unos fantasmas”. Además, enfatizó que es necesario “empezar a entender que hay algo de esta sociedad digital, que opera de tal modo, que debemos pensar cuáles serían las vías de emancipación que el feminismo puede proponer en este contexto”.

Redes Sociales

Instagram