arrow-right host location public time type

Las claves tras la investigación del “Milicogate”

6 de Octubre 2019 Noticias

El periodista que destapó la desviación de fondos en el Ejército de Chile, Mauricio Weibel, participó del ciclo de charlas “Las caras del Periodismo”, organizado por la Escuela de Comunicaciones y Periodismo, en donde compartió con estudiantes su experiencia tras años investigando cómo se desarrolló el millonario fraude del “Milicogate”, historia que dejó registrada en su libro “Traición a la patria”.

El profesional analizó la situación actual del periodismo de investigación en Latinoamérica y aseguró que “hay un desarrollo notable. Hace 10 años atrás hay un auge de las técnicas, de las escrituras, de las capacidades que ha llevado a destapar casos a nivel internacional como Odebrecht, Lava Jato o relacionados con las mafias y el narco”.

Pese a esto, el comunicador enfatizó que junto a esos avances “hay una situación de cada vez mayor precariedad y violencia” lo que queda claro con los asesinatos a periodistas en distintas ciudades del continente. Si bien en Chile no se alcanzan esos niveles de violencia, Weibel, producto de sus investigaciones, terminó siendo víctima de seguimiento y escuchas telefónicas por parte de las FF.AA. lo que para él también representa una debilidad en la seguridad del ejercicio de la profesión.

Agregó que por lo mismo es fundamental proteger el derecho de la libertad de expresión porque es “el pilar de la democracia ya que es el que permite reclamar los demás derechos, nos permite interpelar al poder y exigir. Y en ese sentido, el periodismo de investigación ayuda a poner el ojo en lo que nadie quiere ver o en lo que no hemos sido capaces de ver”, sentenció.

El periodista detalló que dentro de los puntos importantes durante el estudio de la desviación de fondos en el Ejército, además de la relación y protección de las fuentes, fue fundamental la verificación de los datos: “no se publica nada que venga de fuentes cercanas o fuentes directas. Eso no existe. Nuestra ley era: no se publica nada si no hay un respaldo, un documento que lo confirme”, afirmó.

Debido a lo anterior, “el periodismo en profundidad implica ser obsesivo, casi obsesivo compulsivo porque es un proceso que toma meses, incluso años y te involucras en un tema que generalmente está relacionado con el poder y que, muy seguramente, te va a traer consecuencias. Por eso requiere trabajarlo en detalle”, insistió Weibel.

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram