arrow-right host location public time type

La UAI desde los ojos de un extranjero

28 de Febrero 2019 Estudiantes Noticias

Ben Barbour es canadiense, tiene 23 año y vino a Chile por primera vez en 2015 a hacer un curso de español. Él estudiaba Ingeniería Comercial en la Memorial University of Newfoundland en Canadá cuando decidió, en 2017, hacer un intercambio a la UAI.
Le gustó tanto Chile y la experiencia que había vivido en la universidad, que decidió volver otro semestre en 2018.
Ben al regresar a Canadá sintió que nada era igual y que parte de él quería estar en nuestro país, es por esto que ya terminados sus estudios, en febrero de 2019 regresó a Chile para comenzar una nueva aventura, pero no más como universitario. “Chile es un país de gente motivada que se esfuerza mucho para crear negocios y mejorar su vida. Es solo una razón más del por qué me me encanta este país”.

Ben Barbour nos cuenta su experiencia como alumno de intercambio:

– ¿Por qué elegiste Chile y la UAI como destino para intercambio?
Creo que venir de intercambio a la Universidad Adolfo Ibáñez en Chile era muy lógico, porque podía mejorar mi manejo del español en un país hispanohablante y también tener la oportunidad de estudiar en unas de las mejores escuelas de negocios en Latinoamérica.

El proceso fue muy fácil porque existe un convenio de intercambio entre mi universidad en Canadá y la UAI, por lo que decidí aprovechar esto y conocer este hermoso y espectacular país al fin del mundo, Chile.

– ¿Qué es lo que más te gustó de la UAI? 
La verdad es que me cuesta caleta pensar en una sola cosa porque me gustaron varias. Podría hablar de los profes que son muy buenos y tienen grandes experiencias laborales que comparten en sus clases. El campus tiene edificios que siempre están bien ordenados, limpios y con muchas instalaciones para los alumnos. Además, la motivación contagiosa y el espíritu emprendedor de los alumnos o lo amable que fueron mis compañeros que se tomaron el tiempo para presentarse y hacerme sentir bienvenido en la universidad.

Creo que lo mejor para mí fueron las amistades que hice con los estudiantes chilenos y también con los extranjeros.
Puede ser difícil mudarse a otro país donde no conoces la cultura ni la gente, pero sinceramente me hicieron sentir cómodo y en casa.
Conocí a mucha gente muy tela en las clases, las actividades de la Exchange Student Association (ESA), los eventos de la universidad y también bajando a dedo desde el campus. Por lo general, encuentro que los chilenos no son los más extrovertidos, pero son buena onda y cuando un chileno es tu amigo, es un amigo de verdad.

– ¿Cómo fue tu relación con tus profesores y compañeros?
Un semestre de intercambio no es un semestre muy duro, porque muchas veces hay flexibilidad para elegir tus ramos y los profesores te tienen más paciencia porque saben que eres nuevo. La dura es que nunca me tocó un profesor malo ni fome durante mi año de estudios en la Adolfo Ibáñez.

Cada vez que tenía una duda respecto a la materia, fue muy fácil hablar con mis compañeros o el profesor para resolver el problema.

-¿Algún profesor favorito?
Definitivamente mi profesor preferido fue Bracey Wilson quien dictó el curso de Doing Business in Latin America. Este hombre toma su cargo como profe muy enserio y tiene una habilidad natural para enseñar a los alumnos y contar de su experiencia trabajando en marketing con varias empresas multinacionales. Como me gusta el marketing, fue un privilegio total asistir a sus clases cada semana.

– ¿Cuál es la comida de Chile que más te gusta?
¡Creo que nunca he conocido un plato chileno que no me guste!
Según yo, la mejor comida depende de la ocasión porque existe una comida chilena para cada situación. Si uno va apurado por la calle, un tocomple italiano, una empanada o unas sopaipillas con pebre es ideal. Para un buen bajón en la noche existen las chorillanas y los churrascos. Si te invitan a donde la abuelita, entonces esperas una rica cazuela, pastel de choclo, humitas o porotos con riendas. Para una junta con amigos, nunca falta una parrilla para hacer un asaito con carne y choripanes (pero a veces está ese amigo vegetariano que apaña, y pone huevos en pimentones sobre la parrilla).
Como algunos de mis mejores recuerdos en Chile han sido estar con amigos en un asado, debo decir que eso es mi favorito.

– ¿Cuál es tu chilenismo o palabra en español favorita?
Mi modismo chileno preferido tiene que ser la palabra cuático. Ha sido una palabra súper útil para mí porque se puede usar en muchas circunstancias. En un principio comencé a usarla en situaciones cuando no cachaba lo que alguien me había dicho. A veces me daba lata preguntar “¿Cómo?”, entonces respondía con “Qué cuático” y siempre me lo afirmaban con un “Siii”. Recién aprendí que incluso puede ser brígido.

-Y ¿cuál es la palabra que más te costó aprender?
No es chilenismo pero me ha costado mucho recordar y decir “refrigerador”. Cacho que es bastante huaso y del pasado, sin embargo lo llamo “frigeder” porque ha sido más fácil para recordar y a veces la gente se ríe del uso de la palabra.

– ¿Recomendarías hacer un intercambio en la UAI Campus Peñalolén?
Yo recomiendo 100% hacer un intercambio en la UAI, porque ayuda tanto al desarrollo personal como al profesional. Mudarse a otro país donde hablen otro idioma puede ser intimidante para muchos (si crees que hablas español, tienes que saber que el Final Boss del videojuego de aprendizaje del español es un campesino chileno), pero te juro que vale la pena. Los compañeros chilenos son muy acogedores con los extranjeros y la UAI en el ranking de calidad de educación compite al nivel internacional. Está entre las mejores universidades del país, y además tiene buenas redes de contacto, por lo que sabes que luego tendrás varios contactos en Chile que te podrán servir para la vida profesional, lo que es una ventaja importante en este mundo globalizado.

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram