arrow-right host location public time type

Egresado del MBA UAI: “La pandemia sacó lo mejor de nosotros como estudiantes”

21 de Octubre 2021 Noticias

La generación 2019-2020 de los programas Executive MBA (EMBA) de la Escuela de Negocios de la Universidad Adolfo Ibáñez fue, sin duda, atípica. Los/as estudiantes tanto del EMBA Residencial como del EMBA Fin de Semana tuvieron que adaptarse, primero, a la crisis político social que tuvo su origen en el 18 de octubre del 2019; luego, al golpe que significó para el mundo entero la pandemia. A pesar de todas las evidentes complicaciones, el martes 19 de octubre, 58 alumnos/as del Executive MBA marzo 2019 y 28 del Executive MBA Residencial recibieron su grado académico de Magíster en Administración de Empresas, en una ceremonia híbrida –con la mayoría de los graduados presentes en el auditorio del campus Peñalolén y algunos, por diversas razones, conectados de manera remota- encabezada por el rector de la Universidad Adolfo Ibáñez, Harald Beyer. La actividad contó, además, con la presencia del decano interino de la Escuela de Negocios, Juan Pablo Medina, el vicedecano de Postrgrados, Horacio Arredondo, y la directora académica de los Executive MBA, Luciana Mitjavila.

“Cuando empezamos el MBA discutíamos sobre este mundo VUCA y los desafíos que estábamos enfrentando. Uno de los más complejos de nuestra región es la desigualdad. Lo que pasó el 18 de octubre tuvo que ver con esa desigualdad y eso es clave para entender el tipo de profesionales que queremos formar. En esta Escuela creemos que los negocios son la solución y no el problema, pero para eso, todos debemos ser capaces de entender que negocios debe significar progreso”, señaló Horacio Arredondo.

“Ese progreso”, continuó, “pasa por que cuando lideren sus organizaciones lo hagan con una mirada muy enfocada en la innovación, en la sustentabilidad y en la ética. La Escuela de Negocios se fundó bajo el pensamiento de Adolfo Ibáñez hace setenta años, quien aspiraba a formar líderes que actuaran no solo legalmente sino moralmente y que reconocieran que las empresas se validaban por el aporte que hacían en la sociedad. Ese pensamiento hoy es tan válido como ayer”.

Mirando lo aprendido y proyectando el futuro

Claudio Fernández de la Reguera, egresado del EMBA Fines de Semana, y Natalia Díaz, del EMBA Residencial, fueron los encargados de compartir un discurso final con sus compañeros/as y autoridades de la Universidad.

Claudio hizo alusión al periodo cuando llegaron a cursar el MBA, listos para enfrentar un desafío que esperaban todos fuera muy desafiante y difícil. “Llegamos a clases cuando Chile era el país aventajado del continente, nos comparábamos todo el tiempo con la OCDE, se iba a celebrar en Chile la Cop25, y el home office era objeto de múltiples cuestionamientos. En el primer semestre todo funcionó de acuerdo a lo establecido,” dijo. “Luego llegó octubre con el estallido social y todo cambió. Seguimos con clases, ya no en este campus sino en hoteles, comenzamos a usar Zoom para estudiar de noche porque no era prudente salir en auto después de las diez. Esta nueva realidad provocó estragos en muchos de nosotros; las empresas no pudieron desarrollarse adecuadamente en ese clima de violencia e inestabilidad y a raíz de eso muchos de nosotros entre los cuales me incluyo, perdimos el trabajo o enfrentamos una quiebra en ese periodo.”

Con nuevos aires regresaron el 2020, pero “la pandemia hizo trizas nuestras expectativas: no pudimos viajar a China, se complicaron las cosas en todos los planos, el mundo cambió. Pero este MBA tiene un componente muy fuerte de adaptación, que incluye un trabajo personal muy hermoso que es el Proceso de Transformación, y en plena pandemia pudimos explorar una nueva dimensión de nosotros mismos con nuestros coachs, que estuvieron con nosotros en los duros momentos para apoyarnos.”

“Aprendimos a adaptarnos a un nuevo mundo, creamos nuevos códigos para relacionarnos con nuestros compañeros/as, colegas, familiares, profesores y amigos, subirse al balcón cobró más relevancia que nunca. Anexamos el cambio y la adaptación a cada circunstancia de nuestra vida. Si la intención de la UAI era darnos habilidades directivas para entender el entorno, y reaccionar adecuadamente a cada circunstancia, creo que nuestros profesores deben estar complacidos y muy felices. La pandemia sin ser parte del plan de estudios del EMBA nos dio una lección a todos y sacó lo mejor de nosotros como alumnos y también lo mejor de la universidad, de sus directivos y cuerpo docente.”

Natalia Díaz, por su parte, comenzó su discurso aportando un dato sumamente relevante: El EMBA Residencial es el que ha contado con mayor número de mujeres estudiantes en toda la historia de la UAI. “Es por eso que quise hacer un discurso a la altura de los desafíos que tuvimos que pasar, personales y profesionales. Felicito a la universidad por su rápida adaptación al cambio y a las necesidades básicas sanitarias y quiero incluir acá a todo el personal de limpieza cuya labor no siempre reconocemos.”

“Lo que realmente me nace de todas estas experiencias que logramos vivir juntos es que felicito a la Universidad por la excelente malla curricular que tiene, el nivel de los profesores, y por todos los desafíos que nos plantearon clase a clase, pero quiero felicitar aún más a todos mis compañeros, porque sin su participación, esta trasformación que vivimos, no hubiese sido posible. El éxito no se basa en el cargo o en el sueldo o en el auto que manejo, eso puede cambiar en un instante. El verdadero éxito se mide en cómo tratamos a las personas, qué tan respetuosos somos en aceptar las diferentes creencias, en comprender que no estamos solos en este mundo y que no es malo pedir ayuda y que incluso es señal de fortaleza.”

“Los invito a continuar superándose, no solo en el ámbito laboral o académico, sino que, como personas; a darle importancia a cada aspecto de sus vidas. La Universidad nos entregó herramientas, pero somos nosotros quienes decidimos utilizarlas.”

Premio Sergio Barraza Picone y Premio Mejor Profesor Executive MBA

El profesor Sergio Barraza Picone falleció el año 1988 y el premio que lleva su nombre le recuerda como un destacado Ingeniero Comercial y profesor de la Escuela de Negocios UAI,  MBA de la Universidad de Standford. Fue el creador del Magíster en Dirección de Empresas, actual MBA, del cual fue el primer director.

El premio recae en los egresados que han obtenido el más alto rendimiento académico obteniendo; la más alta calificación de su promoción.

En el Executive MBA Fines de Semana quien recibió esta distinción fue Valentina Capelli Torti y en el Executive MBA Residencial, María Laura Gómez Romeo Juri.

En tanto, el profesor Roberto Bonifaz fue elegido por los participantes de ambos programas como el mejor profesor, tanto del EMBA Residencial como del EMBA Fines de Semana.

Te invitamos a conocer más de nuestro Executive MBA de la UAI, AQUÍ.

 

 

 

 

 

 

 

 

Redes Sociales

Instagram