arrow-right host location public time type

Josefa Monge: “La única manera de lograr una empresa empática es con personas empáticas”

30 de Mayo 2019 Noticias

“Toda empresa tiene un propósito. Hasta la empresa más grande fue el sueño de alguien y es su deber, su necesidad, reconectarse con su propósito, porque éste no solo es poesía. El propósito es también renta, es negocio, te ordena, te hace más innovador, te hace empático con tus consumidores y trabajadores, es el alma de la empresa.” A Josefa Monge, co-fundadora de Cumplo, la delata su pasión por las llamadas nuevas economías, y así quedó demostrado en el Ciclo de Conversaciones MBA UAI de la Escuela de Negocios de la Universidad Adolfo Ibáñez, donde fue invitada a compartir su experiencia con los alumnos. Experiencia que contempla no solo la fundación y liderazgo de Cumplo , la plataforma para invertir en financiamiento a Pymes más grande de Latinoamérica, sino que también involucra la presidencia del directorio de Sistema B, organización sin fines de lucro que tiene como misión construir ecosistemas favorables para un mercado que resuelva problemas sociales y ambientales, fortaleciendo las Empresas B.

Sistema B Chile

“Cuando estamos en crisis, no acordamos de la ética”, dice Josefa. “Y antes, la respuesta de las empresas a las crisis era la responsabilidad social: Una plaza para la comunidad, un premio para el bingo, un jardín infantil, pero todas estas soluciones son aspirinas.” Por el contrario, el surgimiento de las llamadas “nuevas economías”  buscan respuestas a los grandes retos sociales y  medioambientales, y aprovechan las nuevas oportunidades que plantean la tecnología y la innovación social. Son sociales, son revolucionarias, son originales (vuelven al origen, al comercio sencillo) y están centradas en el ser humano: “Usan la fuerza de los negocios y del mercado para el bien. Buscan solucionar un problema y no solo utilidad.”

En Sistema B, justamente, buscan el triple resultado: Ambiental, social y económico. “No somos fundaciones, queremos lucro pero no a cualquier precio.” Y al centro de toda Empresa B, está el propósito. “Es la razón de ser, la intersección entre lo que tu amas, lo que necesita el mundo y en lo que eres bueno. Es decir, pasión, misión, profesión y vocación y yo creo que las empresas que tienen esto en su corazón, tienen algo muy potente.” ¿Por ejemplo? Triciclos, que dice que la basura es un error de diseño. Algramo, cuyo propósito es terminar con el impuesto a la pobreza. Y Cumplo, cuyo propósito es que la tasa sea más justa.

¿Qué se mide para que una empresa logre la certificación B? Las que lo obtienen, han diseñado o mejorado su modelo de negocios en torno a un propósito. Se hace un cambio de estatuto, se certificada en Estados Unidos y se pasa a pertenecer a una comunidad interdependiente de otras empresas “con las cuales hacemos negocios, comparamos estándares, hacemos ronda de negocios, tenemos publicidad conjunta y un montón de otras cosas.” Lo que mide la certificación B, en el fondo, es que una empresa quiera gestionar su propósito y que lo tenga a éste al centro de su modelo de negocios, y a su lado, acompañándolo, gobierno corporativo, transparencia, trabajadores, medioambiente y comunidad.

Pero no sólo las Pymes pueden ser Empresas B. “Estamos muy orgullosos porque desde el  año pasado tenemos la primera Empresa B anónima abierta, Hortifrut. A nivel latinoaméricano, por ejemplo, el gigante Natura también es Empresa B.”

Josefa explica que hay muchas empresas que buscan ser empáticas, lo cual le hace todo el sentido del mundo porque quiere decir que se buscan sintonizar con el estado de alma de las persona. La empatía en las empresas las hace innovadoras, “pero la única manera de lograr una empresa y una marca empática, es con personas empáticas. Las personas empáticas te construyen una compañía empática, no hay otra manera, esto hay que grabárselo. La empatía construye comunidad y esto es clave, porque asumes los problemas; de alguna forma corres el límite de la comunidad.”

“Nosotros podemos cambiar el curso de la evolución, cuando empezamos a colaborar con el otro por lo que el otro representa, no por lo que el otro me puede dar y ese es el llamado que hacemos desde Empresas B, a cambiar el curso de la evolución.”

Cumplo

Josefa, además de su rol en Sistema B,  es co-fundadora junto a su marido, Nicolás Shea, de Cumplo, la plataforma para invertir en financiamiento a Pymes más grande de Latinoamérica. Ella cuenta que fundaron Cumplo a partir de un dolor. “Si a uno no le duele el mundo, es muy difícil encontrar su misión en la vida, encontrar una vocación y un propósito.”

Cuenta que con Nicolás tenían la sospecha que el tema del sobreendeudamiento era bastante dramático y estaba fuera de control, en todos los estratos sociales. Pero que de repente, se le aparecieron 3 casos de golpe que los encaminaron a fundar Cumplo. “La primera era una persona que trabajaba en nuestra casa, que estaba muy angustiada y me viene a pedir un préstamo. Descubrimos con horror que esta persona estaba pagando la cuota del instituto de su hija con una tarjeta del retail…eso es estar pagando un CAE entre un 37% y un 75%  según el Excel que hizo Nicolás.” El segundo caso que les tocó conocer fue el de una jubilada se encontraba al final de sus días, muy enferma y con una deuda en una financiera. “Me muestra un talonario muy pequeño sólo con el monto de la cuota. Le pregunto… ¿Esta cuota cómo se la calcularon? Y me contó que le pidieron que dijera de cuánto era el monto de su jubilación para darle un crédito que equivale exactamente a ese monto. El genio que hizo esto o no tiene cerebro o no tiene corazón.” Un tercer caso,  era otra asesora del hogar que les contó que el hermano de su marido estaba internado en una casa de reposo, y estando ahí fue un captador a sacarle un crédito. “Si no nos duele el mundo, entonces estamos demasiado metidos en nuestra burbuja. Me acuerdo y aún se me paran los pelos y se me revuelve la guata de indignación.” Investigando, se dio cuenta que casos como estos había miles.

Al mismo tiempo, tuvieron contacto con el fundador de una plataforma de financiamiento colaborativo de Estados Unidos “y pensamos que esa era la cura de todos los males. Trabajamos para traer el modelo a Chile, pero ahora les digo, nunca copien un modelo de negocios extranjero al pie de la letra.”

Cuando recién comenzaron con Cumplo, sacaron ronchas en el sistema financiero, lo que llevó a que incluso fueran allanados por la Policía de Investigaciones. “Habíamos sido bastante ingenuos en medir varias variables. Una de esas variables era lo poderoso que era el sistema financiero en Chile, bastó un telefonazo de un banco a la Superintendencia de Bancos para que nos allanaran.”

Nunca supieron explicarles qué supuesto delito estaban cometiendo, pero si entendieron que habían varias variables que no habían medido, como por ejemplo, que en EE.UU existe un Dicom pero en positivo. En cambio, ¿qué había en Chile? Un Dicom que te va contento las cosas malas, pero no las cosas buenas. “Entonces, eso hacía muy difícil para nosotros poder prestarle dinero a personas naturales. Además, nuestro modelo de negocios no estaba preparado para cómo está Chile hoy, sin contar que hay un regulador muy poco amigo de las innovaciones y un sistema financiero poderoso.”

Entonces, decidieron modificar su modelo de negocios. “Nos dimos cuenta que el 70% de las personas en Chile trabaja en una Pyme, sin embargo, la Pyme solo contribuye al 20% del PIB, lo que significa que además de la baja productividad, a fin de mes, el empresario Pyme está pagando los sueldos con la tarjeta de crédito de la casa comercial.  Hay una fuerte barrera de acceso al capital en la Pyme y además, el sistema financiero no la conoce muy bien, no tiene inteligencia para medir una Pyme que a veces necesita capital de trabajo y no tiene una garantía.”

Por eso, decidieron hacerse expertos en Pymes y Cumplo hoy es una plataforma de financiamiento colaborativo para Pymes. “Los financia la comunidad, son créditos. La gracia es que se produce una inteligencia colectiva que va dándole un índice de riesgo, cuando los créditos son recurrentes, se hacen conocida en la plataforma y podemos acceder al capital de varias personas.”

Una de las grandes diferencias con el sistema financiero es que existen incentivos para pagar los créditos, y los ejecutivos de Cumplo reciben su comisión cuando se recupera el crédito, es decir, dieron vuelta los incentivos. “Cumplo jamás va a ganar con la morosidad de un cliente, los inversionistas sí, pero nuestros ejecutivos van a estar alienados a recuperar el crédito.”

Otra aspecto distinto al sistema financiero es que no se trata de un único acreedor, sino una multiplicidad de acreedores. “Además, en el el financiamiento tradicional los ingresos están asociados a la tasa de interés, mientras que nosotros solo por monto, por volumen. Por otra parte, los costos son completamente visibles, la persona sabe siempre cuál es el costo total del crédito, buscamos la transparencia descarnada y total.”

Josefa explica que la multiplicidad de acreedores produce colaboración, “y psicológicamente creo que produce mayor disposición a pagar y mayor responsabilidad.  Como los ingresos están asociados a los montos y no a la tasa,  y como el ejecutivo pierde por atraso, no hay ningún incentivo a la mora, queremos construir una cultura de acabo.” Además, como los costos son visibles, hay posibilidad de comparación, más confianza, de educar financieramente a los clientes –dice-  y como hay transparencia “se va construyendo un scoring positivo, lo que permite evaluar a los solicitantes, tú ves cómo se comporta, sacas tus propias conclusiones.” Una empresa que se dice responsable, va a tratar de cuidar esa reputación.

Esto es Cumplo hoy: “Se han transado un poco menos de 500 millones de dólares en créditos, se han entregado 14 mil créditos, hay más de 6 mil inversionistas involucrados, hemos financiado más de 1.500 Pymes, y  ha bajado en un 20% los plazos de pago.”

Los modelos de negocios, dice Josefa, se pueden mejorar. “Nosotros cambiamos el incentivo a los captadores y eso hizo gran diferencia. Los incentivos son clave. Para mí los incentivos son la causa que haya atentados a la libre competencia, a la ética, porque te ponen incentivos, pero no te dan los medios para cumplirlos.  Algunos son tan difíciles de alcanzar que no puedes hacerlo si no haces trampa. Entonces, piensen muy bien en cómo diseñarlos.”

Para saber más de Cumplo, AQUÍ.

 

 

 

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram