arrow-right host location public time type

Investigadora Carmina Rodríguez es destacada por la International Communication Association

12 de Enero 2022 Entrevistas Noticias

La directora de RobotLAB UAI y académica de la Escuela de Comunicaciones y Periodismo, Carmina Rodríguez, fue entrevistada por la la división de medios, niños y adolescentes de la International Communication Association en su su publicación  mensual, donde destaca proyectos pasados y presentes.

Lee la entrevista:

  • ¿En qué estas trabajando actualmente?

En primer lugar, me gustaría agradecer a Bieke Zaman por la nominación. Con mi equipo de RobotLAB UAI estamos cerrando la recolección de datos de dos estudios, uno cualitativo y otro cuantitativo, en niños chilenos de 7 a 11 años. El estudio cualitativo investiga las percepciones de los niños sobre su primer encuentro con un robot social, buscando proporcionar evidencia empírica de cómo los niños abordan las interacciones con estas nuevas entidades, al tiempo que aportan conocimientos de otras disciplinas, como el diseño. El estudio cuantitativo es una colaboración con el equipo CHILDROBOT de la Universidad de Ámsterdam y consiste en un estudio de replicación sobre gratificaciones en interacciones con robots sociales, solo que esta vez, estamos usando lo que a mi leal saber y entender es el único robot social de Chile, el robot SIMA. un robot antropomórfico con un diseño bastante lindo y asequible. Este último estudio, que comenzamos a principios de este año, lo hemos realizado íntegramente en línea (en Zoom), debido a la pandemia. Sin embargo, el uso de una plataforma en línea trajo la gran ventaja de que los niños de todo el país podían participar, ¡nada menor para un país que tiene más de 4.000 kilómetros (2.485 millas) de largo! Con respecto al estudio cualitativo, que se realizó a finales de año, y afortunadamente debido al exitoso programa de vacunación de Chile contra Covid-19, hemos podido realizar este estudio presencialmente en dos regiones centrales de Chile, para lo cual hemos incluido a niños de diferentes orígenes socioeconómicos.

  • ¿Cuál ha sido tu proyecto más memorable hasta ahora y por qué?

Es un poco desafiante reflexionar sobre esto, porque ahora estoy en medio de un proyecto y tengo la sensación de que aún quedan más por venir (¡lo cual es una buena sensación!). Pero mirando hacia atrás, podría decir que mi proyecto de doctorado tenía muchos elementos especiales que lo hicieron muy memorable. Este proyecto investigó el proceso y los resultados de compartir emociones en línea, durante el cual realicé estudios utilizando muestras internacionales, holandesas y chilenas, empleando una variedad de métodos (experimento, análisis de contenido y encuesta longitudinal). Fue una experiencia de aprendizaje fantástica y tengo muchos buenos recuerdos de mis supervisores, mentores y colegas que conocí a lo largo de este camino, en un instituto de investigación líder como la Escuela de Investigación en Comunicación de Ámsterdam. Además, esta experiencia me proporcionó muchas ideas, como las particularidades de recopilar datos en diferentes países. Si tiene curiosidad por saber cuál, para mi sorpresa, realizar un estudio de ondas múltiples en Chile no fue tan diferente de lo que esperaría en los Países Bajos. En Chile, realizar un experimento fue bastante desafiante, particularmente encontrar participantes, para lo cual conté con la ayuda de una universidad local y estoy muy agradecido por eso. Hablando de recopilar datos experimentales, admiré el grupo en línea de participantes en el Laboratorio de Ciencias del Comportamiento de la Universidad de Ámsterdam. Después de compartir la descripción de su estudio en su sitio, ¡las personas simplemente se registran para participar y comienzan a aparecer! Este sistema funcionó muy bien, y me gustaría que las universidades de Chile también pudieran tenerlo.

  •  ¿De qué logro te sientes más orgullosa y por qué?

Sería bueno dejar que los logros hablen por sí mismos, pero si me preguntan, puedo decir que estoy muy emocionado de haber fundado y liderar RobotLAB UAI en el campus regional de la UAI, ubicado en la hermosa ciudad costera de Viña del Mar, que es significativo ya que Chile está fuertemente centralizado. RobotLAB UAI tiene el objetivo de realizar investigaciones empíricas sobre robótica social y también convertirse en un centro regional para proyectos de investigación relacionados con la robótica social y la IA que pueden ayudar a la comunidad y hacer avanzar el campo de la comunicación. Además, el laboratorio cuenta con el apoyo de un fondo gubernamental competitivo (FONDECYT) que tuve el honor de recibir. Hasta donde yo sé, este es el primero de un fondo de este tipo otorgado en Chile para un proyecto de investigación en comunicación para investigar las interacciones entre niños y robots sociales. Además, el laboratorio cuenta con un staff interdisciplinario de asistentes de investigación, lo que también veo como una forma de generar y difundir experiencia y conocimiento en la región. Si bien el laboratorio se fundó en 2020, ya hemos coorganizado dos días principales de conferencias como parte de la conferencia Cultura Social Media, organizada por la Escuela de Comunicaciones y Periodismo de la UAI. En esta conferencia invitamos a destacados expertos internacionales a presentar ponencias sobre temas emergentes. Puedes ver su versión 2020 sobre robots sociales aquí, y la versión 2021 centrada en el impacto de la inteligencia artificial en las noticias aquí.

  • ¿Cuál es una pregunta importante de los padres y profesionales a la que nosotros, como académicos, no podemos dar una buena respuesta todavía?

Creo que en el tema de los robots sociales y las interacciones con los niños hay tantas preguntas que enfrentar y aunque parezca un tema “futurista”, ¡hay preguntas urgentes que debemos resolver! Al menos dos grandes preguntas surgen. En primer lugar, el aspecto de la privacidad en las interacciones niño-robot suele plantear muchas preguntas a los padres y profesionales, tales como, ¿qué aspectos de las interacciones deben ser registrados, por quién y con qué propósito? ¿Los niños “se preocupan” por su privacidad con este nuevo medio? ¿Cuál es el papel de la empresa privada y del Estado en la protección de la privacidad de los usuarios cuando los niños utilizan un robot social? ¿Cuándo debería entrar la legislación? Creo que estas preguntas requieren mucha más investigación de la que ahora tenemos disponible. En segundo lugar, la cuestión de definir ontológicamente qué es y podría/debería ser un robot social y, lo que es más importante, hasta dónde queremos que se desarrolle, no solo con los niños, sino con los humanos en general. ¿Debería un robot social actuar y comunicarse de manera similar a un humano, sí o no, y más importante: por qué? ¿Queremos que los robots sociales sean como nosotros, hasta qué punto, y es incluso deseable? ¿Deberían superarnos en ciertas áreas, por qué y con qué fines? Hay enfoques que postulan, por ejemplo, que las interacciones entre humanos y robots deberían modelarse más a partir de las relaciones entre humanos y mascotas, en lugar de intentar aproximarse a la comunicación entre humanos tanto como sea posible. Presiento que este dilema está lejos de resolverse, y nosotros, como investigadores, podríamos arrojar más luz sobre él.

  • ¿Cuál sería tu lema de trabajo?

Trato de estar siempre consciente de que nuestro trabajo es un privilegio, que tiene impacto social, por lo que debemos tratar de conducirnos con mucha ética y disciplina. Además, esforzarse por equilibrar todas las ideas nuevas y emocionantes sin perder el enfoque y la perspectiva a largo plazo es un desafío, pero más fácil de manejar si uno es consciente de ello.

  • ¿Cuál de sus publicaciones es su favorita y por qué?

De hecho, tengo dos publicaciones favoritas hasta ahora. Elijo el primero por su complejidad metodológica y también porque es peculiar en sus preguntas y recolección de datos. Un estudio de seis encuestas a jóvenes chilenos mientras realizaban un examen de selección universitaria SAT (en Chile conocido como PSU) muy competitivo, midiendo las emociones que compartían en las redes sociales y el impacto de esta retroalimentación en sus emociones. Este estudio fue desafiante en muchos aspectos, sin embargo, al final fue muy satisfactorio escuchar a los estudiantes escribir en los comentarios abiertos: “fue un estudio divertido y fue particularmente agradable que alguien nos prestara atención”. Al desenredar las relaciones entre personas, el estudio encontró que los mensajes de apoyo a través de los canales de las redes sociales, con énfasis en la palabra “ligeramente”, redujeron el estrés entre los estudiantes, mientras que los mensajes cara a cara no mostraron ningún efecto. El segundo es teórico y más en línea con mi línea de investigación reciente en robótica social, que trata sobre el proceso de formación de la capacidad (affordances) comunicativa en las interacciones humano-robot (puedes acceder aquí). Este documento fue puramente el desarrollo de mis propias ideas y la elaboración de un marco, que se sintió un poco intimidante al principio, pero con el tiempo estoy satisfecho con el resultado. También lo atesoro porque apareció en el primer número de una revista de acceso abierto especialmente dedicada a la comunicación humano-máquina.

  • Si tuviera recursos ilimitados, ¿qué tipo de proyecto le gustaría hacer y por qué?

En un capítulo de un libro reciente (en prensa), discuto la necesidad de que la investigación se lleve a cabo de manera más multimodal, es decir, estudios que van más allá del análisis de interacciones únicas; ir más allá de estudiar las emociones más básicas (por ejemplo, felicidad, miedo); ir más allá de estudiar un solo tipo de comunicación (por ejemplo, incorporar no solo lo que se dice o la comunicación de audio, sino también la comunicación táctil y visual); van más allá de estudiar la comunicación en un solo contexto, como un escenario basado en el consumidor, y que van más allá del uso de un solo tipo de recopilación de datos (es decir, autoinforme). Naturalmente, todo esto suena bastante ambicioso, pero después de todo, no es imposible y, como investigadores, idealmente nos esforzamos por estudiar los fenómenos de la manera más completa. Entonces, bajo esta perspectiva, si tuviera la suerte de tener recursos ilimitados 😊, me gustaría llevar a cabo un estudio longitudinal de los niños que interactúan con un tipo de robot social, pero en múltiples interacciones, en diferentes contextos (es decir, en las escuelas y sus hogares) , considerando múltiples modos de comunicación (es decir, comunicación táctil e interacciones de voz), con múltiples formas de recopilar datos, como combinar autoinforme con datos neurológicos, por ejemplo, y considerar los efectos sobre emociones más complejas (es decir, culpa, amor) en lugar de las más los básicos.

  •  Si tuviera que dar un consejo a los jóvenes becarios de la CAM, ¿cuál sería?

¡Conócete a ti mismo, confía en ti mismo y sigue adelante! Conoce lo que te interesa, lo que te mueve, y una vez que lo sepas, confía en tus ideas y desarrolla un plan firme. A pesar de los contratiempos, que todos experimentamos, con confianza y una dosis de sano optimismo, se puede superar un gran problema. Además, la cooperación y la amabilidad recorren un largo camino. Como dice un dicho en español: “haz el bien y no mires a quién”.

  • ¿A quién le gustaría poner en el centro de atención para la próxima entrevista a continuación y por qué?

Me gustaría nominar a Ine Beyens para el centro de atención. Su investigación sobre el uso de las redes sociales por parte de los adolescentes ha ganado varios premios y, como parte del Proyecto AWeSome, ha dirigido estudios con un enfoque N = 1 muy interesante. ¡Sin duda me gustaría saber más sobre eso! También ha sido una miembro de CAM muy activa y colaborativa y tengo la suerte de tenerla como amiga.

 

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram