arrow-right host location public time type

Filantropía al alza

25 de Septiembre 2020 Noticias

Aunque se dice que la filantropía aún no está muy alojada en el país, tanto el número de donantes como los montos a distintas áreas crecieron fuertemente en la última década, según los datos que maneja el Servicio de Impuestos Internos (SII) a partir de las declaraciones juradas que hacen los contribuyentes que donan para la Operación Renta de cada año. Un buen ejemplo son los aportes para fines sociales. Mientras en 2010 sumaban $1.486 millones con 50 donantes, el año tributario 2019 fueron $34.351 millones y 50.229 donantes. Es decir, 23 veces más en montos y 1.004 veces más en donantes. En dinero, el área educacional es la que más recibe.

Una de las vías es la donación por el artículo 46 del DL 3.063 de 1979 (Ley de Rentas Municipales), cuyo fin es colaborar con establecimientos e instituciones sin fines de lucro, que pasó de $24.702 millones en 2010 a $ 57.114 millones en 2019 —un poco más del doble—, aunque los donantes se mantuvieron relativamente estables, de 5.608 a 5.852. Mientras que para fines culturales las donaciones sumaron $20.160 millones en 2019, con un alza sustantiva respecto a los $1.670 millones de hace cinco años.

Urgen cambios legislativos

En el Centro de Filantropía e Inversiones Sociales (CEFIS) de la UAI calculan que al 2019 el monto global de donaciones, sumando las distintas leyes, llegó a $160.243 millones, más del doble de los $78.622 millones de 2010.

“Han crecido en forma significativa los recursos donados, en coincidencia con el crecimiento del PIB y el aumento de organizaciones de la sociedad civil”, reconoce Magdalena Aninat, directora del CEFIS. Pero agrega que el monto entró en una “meseta” en el último quinquenio y las donaciones directas —no incluidas en el sistema de incentivos tributarios—, crecen mucho más: 23% al año.

“La pandemia ha demostrado el enorme movimiento de distintos actores que surge en las catástrofes, pero necesitamos contar con un sistema que mantenga el dinamismo de las donaciones cuando pase la emergencia”. En esta línea, Ignacio Irarrázaval, director del Centro de Políticas Públicas UC, propone dos caminos para fomentar las donaciones: una reforma simple a la Ley de Rentas Municipales para ampliar el ámbito de las donaciones, flexibilizando los límites que se pueden acoger a esa normativa; y unificar los criterios de donación de distintas leyes bajo una Ley General de Donaciones, considerando que las rebajas tributarias a las que acceden los donantes son distintas y que en varios tipos de donaciones se deben pagar impuestos. “Nos preguntamos por qué un ámbito tiene más beneficios que otro, siendo que nadie puede decir qué es o no más importante para la sociedad”, reflexiona.

Claudio Bustos, abogado socio de Bustos Tax & Legal explica que, salvo algunas exenciones, las donaciones están gravadas con un impuesto variable que puede llegar a un máximo de 25%. Si bien es de cargo de quien recibe la donación, es un factor que desincentiva los aportes, ya que el donatario lo paga con cargo a los mismos fondos que recibe.

Para las empresas “es aún peor”, sostiene, porque las donaciones que no están franquiciadas o que superan los límites establecidos por la ley para el beneficio tributario, se califican como gasto rechazado y quedan afectas a un impuesto del 40%. “Sería fundamental flexibilizar profundamente este tema, dejando libre de impuesto todas las donaciones a entidades sin fines de lucro (… ) Además, debiera conferirse un crédito a los contribuyentes que donan, especialmente a personas naturales, sin límite”, opina.

*Publicado en La Segunda el 24 de septiembre de 2020.

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram