arrow-right host location public time type

Evolución tributaria en Chile bajo la mirada de exautoridades

La Facultad de Derecho, Sapag & González Abogados y El Diario Financiero, realizaron un seminario sobre la evolución de las políticas públicas tributarias de los últimos treinta años, con la visión técnica de relevantes actores directos en el diseño, implementación y aplicación de las mismas.

La bienvenida estuvo a cargo de Arturo Garnham Bravo, Director Académico del Magíster en Dirección y Gestión Tributaria de la UAI y contó con la presencia de tres exdirectores del Servicio de Impuestos Internos: Ricardo Escobar, Julio Pereira y Michel Jorratt; y el exministro de  Hacienda Manuel Marfán. Además, participó la coordinadora tributaria del Ministerio de Hacienda, Carolina Fuensalida.

La cobertura del Diario Financiero abordó los principales puntos de cada exposición:

Para la coordinadora tributaria del Ministerio de Hacienda, Carolina Fuensalida, quien lleva tres modernizaciones tributarías en el cuerpo, era necesaria una nueva reforma porque la de 2014 es extremadamente compleja e inentendible. “Hoy es necesario conversar, el sistema tributario necesita simplificación”, dijo y valoró el planteamiento de Marfán en cuanto a volver a un régimen general.“Este sistema tributario partió de una premisa: queríamos volver a hablar de crecimiento en Chile y por eso se buscó qué principio seguir: simplicidad, certeza jurídica”, afirmó.

Para Fuensalida en ningún caso se ha debilitado la labor del SII y señaló que le causa frustración cuando escucha críticas en ese sentido. Recordó que fue parte del equipo que elaboró la norma antielusión en el gobierno anterior. “A mí me gusta la norma antielusión, creo que fue sumamente necesaria para modelar la conducta de los contribuyentes, disuasiva, importante, pero tenemos que avanzar, pero no para que los ricos no paguen impuestos (…) ¿Ustedes de verdad creen que un gobierno como este no quiere que la gente pague impuestos? ¿De verdad creen que eso es lo que busca un proyecto como éste? Buscamos certeza en la norma antilelusión, simplicidad, aplicar la terminología que nuestros tribunales conocen (…), pero eso discutámoslo en el Congreso”, recalcó.

Fuensalida aseguró que no se resigna a creer que el próximo miércoles Congreso decida no votar la idea de legislar. “No logro entender que no hayamos llegado a acuerdo”, apuntó y recordó que desde el día uno han estado dispuestos a conversar.

El exministro de Hacienda, Manuel Mafán, rescató de la propuesta tributaria de la administración Piñera la idea de volver al régimen general. “No puede ser que uno tenga un régimen para las empresas chicas, otro para las extranjeras y, además, un sistema de renta atribuida”, dijo al tiempo que subrayó la importancia de un esquema impositivo simple, sin tanta alternativa.

A su juicio, mantener la base retirada para el impuesto de primera categoría es una opción política. Y acto seguido advirtió que como se da lugar a mucho uso del loophole, lo que no se puede hacer es debilitar las atribuciones de fiscalización, pues con un férreo control se evita la aparición de lo que llamó “flaites” del sistema tributario, es decir, aquellos contribuyentes que solo lo depredan y no lo cuidan. “Uno no puede proponer al mismo tiempo mantener la base retirada y que impere la certeza jurídica”, puntualizó.

Sobre las propuestas de la oposición, Marfán indicó que hay muchas que no entiende y lamentó que la discusión en el parlamento se haya vuelto muy endogámica. “Añoro esa época en que se pensaba que los países pueden avanzar en la medida que se muevan en la intersección de la política y la técnica hay una área común. Cuando la política pasa la aplanadora a la economía, la economía sólita le pasa la cuenta después a la política. Y cuando los economistas tratamos de pasar la aplanadora a la política, ésta se toma revancha”, sentenció. Para Marfán el sistema tributario es como un bonsai, que debe cuidarse y podarse cada cuatro años.

El exdirector del SII entre 2006 y 2010, Ricardo Escobar, enfatizó que hay tres puntos urgentes de modificar en el sistema tributario chileno: migrar hacia un régimen único, reducir el impuesto corporativo desde el 27% y dotar de mayor certeza jurídica la Norma General Antielusión. “Es clave y urgente que haya un solo sistema y no dos como tenemos hoy. Eso es muy importante. Es bien importante para la economía asegurar que nuestra empresas estén en un nivel más competitivo, muy relevante hoy es que el impuesto a las empresas baje, ya que es muy caro en términos comparativos en Chile”, aseguró.

Tras su exposición en el evento, en el que abordó las modificaciones que implementó al plan de fiscalización del SII en el contexto del ingreso del país a la OCDE en 2010, el abogado hizo un llamado a los legisladores a mejorar el clima de discusión y tomar en consideración los argumentos de los técnicos.

“Falta hacer primero un buen diagnóstico compartido. Si uno trabaja en un buen diagnóstico compartido, es más fácil ponerse de acuerdo en las soluciones. Pero si los diagnósticos son distintos, las soluciones son diferentes, y ahí es donde se producen las oposiciones tenaces que vemos hoy. En cambio, si la oposición y el gobierno logran compartir un diagnóstico, es más fácil ponerse de acuerdo. Ha faltado compartir más datos”, manifestó. El socio de Bofill, Escobar Silva Abogados duda que sea “la mejor idea políticamente” dividir el proyecto, “porque perfectamente con un mismo proyecto, si se da el tiempo necesario, es posible generar esa conversación”.

Para el exdirector del SH entre 2010 y 2013, Julio Pereira, lo que deben tener presentes los actores políticos a la hora de debatir sobre la reforma tributaria es que el foco no debe ser la recaudación, sino más bien la simplificación del sistema.“Una de las expresiones transversales de los distintos directores del SII que expusieron fue que siempre es bienvenida la certeza jurídica. Todo proyecto que esté encaminado a otorgar definiciones simples y claras, beneficia tanto a los organismos fiscalizadores como a los contribuyentes, en especial a aquellos más humildes”, dijo.

En su ponencia, el abogado abordó las mejores que realizó el servicio en materia tecnológica y normativa, además de la necesidad de recaudar mayores recursos para enfrentar la emergencia del terremoto del 2010. Sobre la postergación de la idea de legislar del proyecto tributario, Pereira manifestó que “lo más importante como país es que sigamos dialogando”.

“Lo dijo Javier Etcheberry en una columna: nunca se ha visto que no se haya querido legislar en materia tributaria. Le hace bien al país sentarse a conversar, a discutir en las comisiones, lo que es parte del ejercicio democrático. En Chile nos sentimos muy orgullosos de mantener y seguir alimentando la democracia, y esto es parte del ejercicio democrático”, recalcó.

Pereira, en todo caso, se manifestó optimista de que se apruebe la iniciativa en el Congreso: “El diálogo es fundamental. Cuando se acaba el diálogo, es signo de algo más preocupante”.

Para el exdirector de Servicio de Impuestos Internos, Michel Jorratt la reforma tributaria del gobierno de Piñera tiene dos puntos críticos que deben ser saldados: es muy deficitaria; y lo segundo, es la regresividad.“La solución para ambos puntos es la misma, buscar cambios que recauden y que sean progresivos”, indicó.A su juicio, se podrían ampliar las bases. Por ejemplo, derogar las exenciones a las ganancias de capital. “Eso apunta a la población de más altos ingresos y recauda”, comentó.

Para el experto la reforma es deficitaria en US$ 1. 200 millones y da por firmado que la boleta electrónica no recaudará. Señala que en la discusión política se debe resguardar la suficiencia y la progresividad. “Pero si va a ser imposible salirse del marco que ya fijó el gobierno, entonces, entiendo que haya partidarios de no aprobar la idea de legislar”, agregó.

Más allá de la propuesta tributaria de Piñera, Jorratt expresó que no era necesario avanzar hacia una nueva reforma. “Sería mucho mejor dejar que la de 2014 madure. Obviamente, toda reforma tiene cosas que mejorar, pero cuestiones menores. Se ha hablado mucho sobre su complejidad, pero habría que evaluar en qué se nota. Los contadores han hecho este año menos reclamos que el año pasado porque ya conocen el sistema ¿Ha aumentado el costo de declarar para las empresa? por ejemplo, ¿Alguien ha visto datos de cuánto gastan las empresas antes y después para cumplir con la reforma? No hay ningún dato objetivo, son todas creencias y la gente que más critica la complejidad es gente que no tiene idea de impuestos”, comentó.

Contenido relacionado

Redes Sociales

Instagram