arrow-right host location public time type

Matrimonio y salud infantil: contexto social en el caso chileno

8 de Junio 2022 Investigación Noticias

¿Cómo incide el estado civil de las madres chilenas en la salud infantil de sus hijos? Esta es parte de las interrogantes que aborda el artículo: The Normativity of Marriage and the Marriage Premium for Children’s Outcomes publicado en el American Journal of Sociology (AJS) por Alejandra Abufhele, académica de la Escuela de Gobierno de la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI) y Florencia Torche,  destacada socióloga chilena y académica en la Universidad de Stanford, que fue distinguido con  una mención honrosa en la categoría de Mejor Artículo de la Sección de Familia de la Asociación de Sociología Americana (American Sociological Association, ASA). La importancia creo que es que consideren un paper donde se analiza el caso chileno.

La investigación examina la hipótesis acerca de si los beneficios en salud infantil (salud al nacer) de niños y niñas nacidos de padres casados, depende o no del contexto social. “Muchos estudios han demostrado un vínculo entre el estado civil de las madres y la salud infantil. Pero determinar la fuente de este beneficio requiere mirar más allá de los factores individuales como la salud mental, el comportamiento y el apoyo emocional y financiero que la madre recibe de su cónyuge, hacia los factores sociales”, explican  las investigadoras quienes en su paper señalan que: “presumimos que los beneficios del matrimonio para los niños emergen, al menos parcialmente, del estatus de la fertilidad marital como institución normativa, un patrón de comportamiento socialmente compartido que incluye un componente prescriptivo sobre lo que las personas deben hacer, impuesto por reglas informales”.

Las autoras testearon su hipótesis usando el caso chileno donde las fertilidad marital disminuyó de un 66 por ciento del total de nacimientos en 1990 a 27 por ciento en 2016, según indica el abstract del artículo.

Respecto a cómo se puede extrapolar a otros países lo que pasa en el caso de Chile en cuanto al efecto positivo de nacer en un hogar con padres casados, la profesora Abufhele comenta que el porcentaje de nacimientos que ocurren dentro del matrimonio ha disminuido desde la década de 1950, comenzando en el norte de Europa. “Durante el período estudiado de 1990 a 2016, este porcentaje cayó en países de Europa y América, lo que refleja una creciente aceptación de la cohabitación. Chile, que actualmente tiene una de las tasas de fecundidad marital más bajas del mundo, ha experimentado profundos cambios culturales en las últimas décadas. Además de una creciente aceptación de la cohabitación no marital, una reforma legal nacional en 1998 abolió la discriminación contra los niños basada en el estado civil de sus padres”.

El estudio indica que un indicio de que la percepción del matrimonio ha cambiado en Chile es que el porcentaje de nacimientos fuera del matrimonio ha aumentado en todos los grupos socioeconómicos y por igual entre las madres solteras y las que cohabitan. De hecho, el aumento fue mayor entre las mujeres con estudios superiores. El porcentaje de nacimientos fuera del matrimonio -indica la profesora Abufhele-  aumentó a 82,5 por ciento en 2016 desde un 42,2 por ciento en 1990 entre las mujeres con un nivel de educación primaria. Este porcentaje aumentó a 61,5 por ciento desde 14,6 por ciento, un aumento de más de cuatro veces en 16 años entre las mujeres con educación postsecundaria.

“En este contexto social cambiante, nos preguntamos si cambió el valor del marriage premium o beneficio del matrimonio. Los resultados muestran que a, principios de la década de 1990, había una ventaja significativa asociada con el matrimonio para indicadores de nacimiento, como bajo peso al nacer, prematurez y crecimiento intrauterino. Sin embargo, a mediados de la década de 2010, esta ventaja es insignificante en el caso del bajo peso al nacer, había desaparecido por completo para prematurez y había disminuido en aproximadamente dos tercios para el crecimiento intrauterino”, explican las académicas.

El artículo también sostiene que las diferencias sociodemográficas entre las madres casadas y las solteras representan una parte del marriage premium para la salud de los hijos (as) al nacer. Sin embargo, el impacto de estas diferencias no cambió de 1990 a 2016, y el control de estas diferencias también muestra una clara indicación de la disminución del marriage premium. Estos hallazgos respaldan el argumento de que el marriage premium disminuye a medida que los nacimientos conyugales se vuelven menos normativos. “Dado que la normatividad de la fecundidad marital ha disminuido con el tiempo en gran parte del mundo y, probablemente seguirá haciéndolo, las ventajas del matrimonio para los niños, (controlando por las características de los padres casados), podrían disminuir o desaparecer por completo con el tiempo en muchas sociedades”, concluyeron las investigadoras.

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram