arrow-right host location public time type

El arte como destino

22 de Febrero 2022 Investigación Noticias

¿Cuáles son las obras que los artistas conservan y heredan a sus hijos?; ¿cómo se forman estas colecciones?; ¿existen cuadros no vendidos u olvidados?; ¿hay obras que no alcanzaron a terminar o exhibir?; ¿cuáles son las piezas claves de su trayectoria artística, de las que decidieron no desprenderse?; ¿quedan aún tesoros invaluables que quisieron conservar para sí?

El Centro de Estudios del Patrimonio (CEPA), la Fundación Cultural de Zapallar y la Fundación Lustro se unieron para investigar sobre la herencia artística de la familia Burchard Landea, que pone en valor los tránsitos y distinciones en los proyectos de la descendencia de Pablo  Burchard, premio nacional de Arte (1944), que residen en el balneario de Zapallar ubicado en la Quinta región de nuestro país.

La investigación fue realizada por las y los académicos/as de la Facultad de Artes Liberales UAI Macarena RocaMary Mac-Millan y Fernando Guzmán y entre los días 17 de febrero y hasta el 6 de marzo del 2022 se desarrollará en el Teatro de Zapallar la exposición que busca reconocer el linaje y la herencia a la historia del arte nacional de esta familia que ha desarrollado un prolífico trabajo desde mediados del siglo XIX y que ha sido cruzada por varias estéticas y puntos de vista, generación tras generación.

La investigación parte con la llegada a Chile del arquitecto alemán Teodoro Burchard a mediados del siglo XIX quien dio inicio a una tradición de dibujantes y pintores que hicieron de sus talleres un refugio donde compartir el amor por su oficio y la naturaleza.

Su hijo Pablo, fuel el primer premio nacional de Arte del país y además ejerció como director de la Escuela de Bellas Artes, donde formó a varias generaciones de artistas, tales como Augusto Barcia, Roser Bru y José Balmes, entre otros.

Pablo, que se formó en el taller de su padre, promovió también en sus hijos Pablo, María Luisa y Pedro Manuel, el desarrollo de su propio lenguaje plástico. María Luisa, conocida como la “Cuca” Burchard hizo de su casa un gran taller abierto, en donde sus hijos y amigos encontraron un espacio para crear y experimentar. De ese nido, surgieron los hermanos Landea, generación más reciente de este fértil árbol de artistas.

“En el arte nacional nos encontramos con artistas que han tenido una numerosa producción, lo cual ha generado un linaje artístico familiar. Este es el caso de la familia Burcard Landea: desde Teodoro Burchard y su inclusión de la Arquitectura Neogótica a Chile, luego sus hijos, nietos y bisnietos han seguido vinculados a las influencias y movimientos pictóricos nacionales”, explica Pedro Maino, curador de la obra.

La muestra, cuenta con el patrocinio del Museo Nacional de Bellas Artes. Este proyecto está acogido a la Ley de Donaciones Culturales, a través de la Corporación del Patrimonio Cultural de Chile.

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram