arrow-right host location public time type

Educación con un propósito social

9 de Septiembre 2020 Vinculación con el Medio

El egresado de Ingeniería Civil Industrial, José Lledó, el año pasado se adjudicó la Beca de Liderazgo Colectivo de Enseña Chile y, actualmente, dicta clases de matemática a estudiantes de un colegio con alto índice de vulnerabilidad en la región de Valparaíso

Tal como todos los profesores durante esta pandemia, el egresado de la UAI tuvo que adecuar a la modalidad online las clases de matemática que imparte a estudiantes del Colegio Espíritu Santo en la comuna San Antonio.

“Es realmente desafiante. No niego que ha sido agotador y a veces muy frustrante, pero lo tomo como un desafío continuo que me entrega mucho aprendizaje. Afortunadamente, el ser autodidacta se me da bien, así que he tenido que reinventarme como profesional para aportar de la mejor forma posible a mis estudiantes en este contexto”, asegura.

Su formación para convertirse en docente comenzó el año pasado luego de haberse adjudicado una beca de Enseña Chile para formar parte de la red de cerca de 600 profesionales que, al igual que él, buscan generar un cambio desde las salas de clase a lo largo de todo el país. En enero participó de la “Escuela de Verano”, en la que junto a más de 200 personas asistió a un colegio en Puente Alto para aprender los elementos básicos de la pedagogía.

Además,  “el proceso de formación es continuo, todos los meses tenemos reuniones con mentores/as y/o con el equipo regional para trabajar en 3 pilares: liderazgo pedagógico, liderazgo personal y liderazgo sistémico. Estos pilares se relacionan continuamente con los valores de la fundación que son los que intentamos plasmar en nuestras salas de clases: “es posible”, “aprendizaje continuo”, “trabajo en red”, “excelencia” y “hazte cargo””, explica Lledó.

Pese a que solo alcanzó a dar clases presencialmente durante dos semanas, fue el tiempo suficiente para darse cuenta de los desafíos que representa ser profesor en un establecimiento con un alto índice de vulnerabilidad escolar: “dentro de un mismo curso puedes tener 3 o 4 cursos distintos, en cuanto a nivel de desarrollo de habilidades y conocimientos se trata. Es realmente complejo planificar clases pensando en eso, porque hay estudiantes muy atrasados y estudiantes mucho más avanzados”, afirma.

Por lo mismo, tiene claro que su labor no es simplemente enseñar. “Para mí es algo mucho más completo, en donde ejerces casi como un psicólogo, te preocupas de las familias de tus estudiantes, de su día a día, de sus problemas y logros, además de enseñar un poquito de la vida, de preocuparse por el medio ambiente, de ser conscientes de los esfuerzos de sus familias para que ellos y ellas se eduquen, que le tomen el peso y el gusto al aprender, entre otras cosas”, comenta.

Todas las experiencias vividas durante este proceso, Lledó las ve como una oportunidad para expandirse como profesional y afirma que formar parte del programa le ha permitido “tener una visión de mundo mucho más amplia, además de cultivar la empatía a niveles que no había experimentado antes. Por otro lado, entender el “contexto país” me abre un gran abanico de posibilidades para mi desarrollo como ingeniero en el futuro, en el que busco emprender. El hecho de empaparme de la gran labor que desarrollan docentes en todo Chile me sirve mucho para encontrar oportunidades o problemáticas que solucionar en Chile y el mundo”.

 

 

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram