arrow-right host location public time type

Desafíos para la educación del siglo XXI en Chile

30 de Julio 2021 Noticias

Pensar los desafíos para la educación del siglo XXI en Chile fue el reto planteado por el Centro de Filantropía e Inversiones Sociales, CEFIS, de la Escuela de Gobierno de la Universidad Adolfo Ibáñez y BHP Foundation. Con este objetivo reunieron a un grupo de expertos, investigadores, fundaciones y organizaciones líderes de la sociedad civil para analizar el tema.

El encuentro se enmarca en la Red de Educación Digital de BHP Foundation, que trabaja en proyectos que contribuyen en la transformación de la educación en el país, desde la tecnología y la innovación.

En la jornada de reflexión participaron representantes de las organizaciones y fundaciones Chile, Olivo, Kodea, Reimagina, Educación 2020, Elige Educar, Enseña Chile, 99, Comunidad Mujer y J-PAL Latinoamérica y el Caribe (LAC).

“Este tipo de talleres de participación y de diálogo con distintos especialistas y líderes de opinión de los diferentes temas que queremos abordar, nos ayudan a poner foco en las intervenciones que la fundación puede hacer en Chile en los próximos tres o cinco años, de cara a los desafíos que estamos enfrentando como sociedad”, sostiene Alejandra Garcés, directora de Programas de BHP Foundation en Chile.

Con el objetivo de potenciar un intercambio de ideas y conocimiento y generar un espacio entre los líderes presentes, se abordó cómo diseñar una hoja de ruta para plantear los desafíos y desarrollar las habilidades para las capacidades de la educación del siglo XXI en nuestro país.

“Lo primero no es crear un proyecto, sino identificar una necesidad y entender las dimensiones, por qué existe un problema y cuáles son sus raíces. Así se puede abrir la cancha para crear y poner todas las ideas sobre la mesa y esto da paso a transformar estos problemas en un árbol de objetivos y soluciones, donde podemos identificar las oportunidades. La invitación es olvidarse de los proyectos y centrarse en cuáles son las necesidades, por qué se producen y dónde están esas oportunidades de intervención. Y ahí se ve la pertinencia de los proyectos”, explica Magdalena Aninat, directora del CEFIS.

Entre los principales análisis desarrollados en la instancia, los especialistas identificaron que hay muchas capacidades del siglo XXI, puntualmente las habilidades emocionales, que se aprenden socialmente, por lo que la cultura organizacional pasa a ser una herramienta muy importante para su traspaso.

Por eso, entre las oportunidades está priorizar el aprendizaje, entendiendo muy bien cómo progresa, con habilidades metacognitivas de los profesores y los estudiantes. Así, los estudiantes pueden tomar control sobre su propio aprendizaje y los docentes fomentar la innovación para promover el aprendizaje.

También se abordó la experiencia de diversidad de la ruralidad con sus aulas multigrado, donde se avanza en la noción de que en el aprendizaje no están todos en el mismo nivel, ya que finalmente todas las aulas son multigrado.

Y que el compromiso de las familias se ve potenciado con la innovación educativa, ya que  genera que los niños y niñas se enganchen mucho más con lo que están aprendiendo. Y esto, a su vez, hace que las familias estén más presentes en su proceso educativo.

Finalmente, se habló del aprendizaje para el siglo XXI pensando en cómo se está mirando a los estudiantes. Ya no debe ser solo desde un mundo adulto y centrado en la escuela, sino que considerar que en los aprendizajes la familia tiene mucho que aportar y también la sociedad como un todo.

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram