arrow-right host location public time type

Construyendo valor de marca a través del design thinking

8 de Septiembre 2020 Noticias
Construyendo valor de marca a través del design thinking

Identificar, idear e implementar para crear ante un mundo en constante cambio.

En esta era de hiper-competencia, globalización y acelerados cambios tecnológicos y humanos, resulta cada vez más difícil lograr la lealtad de marca por parte de los clientes-usuarios, obtener un posicionamiento competitivo destacado y cubrir las demandas de los accionistas. En este complejo escenario de los negocios en el cual vivimos hoy, con una sociedad cada vez más mediatizada, donde la comunicación visual juega un rol esencial en la percepción de los estímulos ligados a la intensa comunicación, existe una lucha constante entre las compañías por capturar mayor valor por parte de los distintos actores que intervienen.  Es por esto que podemos decir que contar con nuevas herramientas desde el diseño y la creatividad aplicada que potencien la innovación e impacten directamente en el capital de marca de una empresa, es una importante fuente de diferenciación y de entrega de valor en el mercado. “La creatividad se aprende creando, hay que educarla y hay que entrenarla”, dice Eduardo Águila de Ramón, académico del Diplomado en Design Thinking & Branding UAI. Para él la creatividad es fundamental y su propia definición de esta es: “la creatividad es toda obra que dejarás en la tierra, y que no existiría si tú no hubieses nacido”. Por otra parte, manifiesta que una sociedad creativa genera más empleo y satisfacción laboral; más emprendimiento; personas más realizadas; más capital social con confianza, empatía y tolerancia: y más innovación, integración internacional y desarrollo económico y social.

“El design thinking no solo sirve para los negocios, también sirve para la vida”, asegura Águila de Ramón, quien trabaja con este modelo hace más de trece años en el mundo académico y en el mundo aplicado con marcas reales. Además, cuenta que cuando comenzó a aplicar el design thinking en su vida  personal, comenzó a ver cosas que no veía antes, al aplicar los tres pasos de este modelo que son:
1.- Identificar un problema o una oportunidad.
2.- Idear.
3.- Implementar.

A su vez, diseñar una marca no es solamente pensar en una palabra que identifique un producto, sino que hay que ser capaz de crear una estrategia articulada capaz de provocar experiencias memorables en los clientes céntricos. Para este propósito, técnicas como el design thinking combinan ideas contemporáneas de diseño y de negocios permitiendo la transición desde el ámbito de intervención hasta la generación de prototipos y experimentación.

Los nuevos tiempos que vivimos hoy, nos invitan a subirnos a la transformación digital y con esto aparecen nuevas formas de competir en el ecosistema de las marcas. Esto hace que las compañías tengan que repensar su marca y empezar a mapear, sin perder de vista la experiencia del cliente, para así poder mejorarla a través de la innovación. En la medida en que el diseño es la interfaz que permite provocar experiencias, se convierte en un elemento fundamental del branding, es lo que plantea Águila de Ramón.

Como Escuela de Diseño estamos claros que diseñar una marca no es solo identificar un producto o ponerle un logo, sino que la marca refleja todas las acciones que una compañía realiza. Es un activo que tiene que ser administrado estratégicamente. Por eso te invitamos a conocer más sobre el Diplomado en Design Thinking & Branding UAI.

Redes Sociales

Instagram