arrow-right host location public time type

Con firmeza y delicada mano dura

19 de Octubre 2017

¿Cómo sería un Congreso compuesto solo por mujeres? Si bien esa  pregunta no estuvo presente, esta tercera versión de los debates senatoriales organizados por El Mercurio de Valparaíso y el IST fue una pequeña muestra de aquello.

Siete candidatas, las senadoras Lily Pérez (Amplitud) e Isabel Allende (PS), además de las retadoras Oriele Zencovich (DC), Josefina Bustamante (PRSD), Berta Caro (UPA), Mónica Valencia (FA) y Ximena Ramírez (UDI) Carmen Zamora (RN) se excusó de asistir-, intentaron arreglar el país -al igual que los otros competidores anteriormente- de una manera en la que no faltó la dureza, pero en la que se notó el cambio de mano.

Obviamente, gran parte de la conversación se concentró en temas de género, lo que fue criticado por Pérez y Allende. Pero, ¿podía y debía ser de otra forma? En un país donde las mujeres ganan alrededor de un 20% menos que los hombres, realizando el mismo trabajo, y en el cual la maternidad se castiga ¿alguien pensaba realmente que esta desigualdad no iba a ser el tema central?

Quizás por lo mismo, por esa falta de oportunidades para dar a conocer sus ideas la discusión estuvo marcada por el aprovechamiento máximo de cada minuto, por intentar condensar la mayor cantidad de conceptos en los segundos disponibles, mucho más que en los debates anteriores. No hubo -de hecho- interpelación entre las candidatas ni frases para el bronce en demasía, ni gritos guerreros al estilo de Gaspar Rivas. Los minutos eran oro para hablar de puertos, sequía descentralización, etc.

No quiere decir aquello que no hubiera dureza. Las diferencias se notaron, principalmente en el momento en que se las conminó a enviar un mensaje a la Presidenta Bachelet. Ahí sí que las diversas ideologías se hicieron patentes, desde Lily Pérez que le dijo que no debía haber sido Mandataria por segunda vez, hasta Josefina Bustamante que le hizo prácticamente una oda, pasando obviamente por quien más marcó diferencias, la candidata UDI Ximena Ramírez, que casi dio a entender que vivimos en Siria y que Chile se cae a pedazos.

Propuestas concretas y nuevas, pocas. Quizás la más rescatable fue la de la candidata DC, Oriele Zencovich la postulante de mayor edad de todo Chile en estas elecciones, y su Ley de Envejecimiento, que permitiría concentrar esfuerzos de todos los sectores del Estado en la nueva realidad del país, que está ad portas de igualar -hacia 2025- la cantidad de adultos mayores con la de los menores.

“No les voy a decir que guarden la compostura, como les dije a los hombres, porque ustedes no lo necesitan”. Esas fueron las palabras del moderador, Carlos Vergara, al darIes la posibilidad de cerrar sus intervenciones libremente. Y esto da cuenta precisamente del estilo femenino que se notó en este tercer debate. Con mano dura, con firmeza, pero a la vez con delicadeza, respeto y sin vociferar.

Con un estilo, que ciertamente, mucha falta le hace al sistema político actual.

Publicado en El Mercurio de Valparaíso.

Contenido relacionado

Redes Sociales

Instagram