arrow-right host location public time type

El video de Luksic

26 de Abril 2016 Noticias

 

Lo que hasta ahora no habían conseguido las críticas a su rol en el caso Caval, lo obtuvieron los insultos proferidos en su contra por un diputado de la República. Un inmerecido ‘premio’ a la degradación del debate público, que con seguridad sólo servirá de incentivo a continuar traspasando los límites y a no cuidar las formas.

Andrónico Luksic decidió responder a la vergonzosa ‘salida de madre’ del diputado Rivas, recurriendo a un formato que, lamentablemente para sus pretensiones, abrió más flancos de los que pudo cerrar. Un video casero elaborado por su hijo, blindado de toda posibilidad de preguntas difíciles, editado a la medida, que fue después subido a las redes sociales. No hubo entonces otra opción para los televidentes salvo ser testigo de escuetos y desarticulados descargos, con líneas para el bronce como esa en la que afirma ‘soy un ser humano igual que todos ustedes’, para seguidamente reconocerse como poderoso e influyente.

Con este video, Andrónico Luksic hace exactamente lo que afirma no querer hacer: darle más publicidad a un diputado que no se la merece, poniendo el acento en los insultos con los que fue agraviado. Si su verdadera intención era, por el contrario, ‘sacar la voz’, debió recurrir a lo que corresponde a una personalidad pública que tiene algo que decir: dar una entrevista o una conferencia de prensa, realizada por profesionales, con posibilidad de preguntar y contra preguntar, como es propio de una sociedad abierta y con libertad de expresión.

Andrónico Luksic decidió, sin embargo, no someterse a los rigores de una época con nuevos estándares; pudo, por tanto, reconocer el ‘error’ de haber recibido en su oficina al hijo y nuera de la Presidenta, pero no explicó por qué se les otorgó un crédito en condiciones a las que ningún otro chileno puede acceder. Explicó también su participación en la propiedad de la generadora Alto Maipo, pero eludió todos los cuestionamientos formulados por la comunidad local y las organizaciones ambientalistas. En síntesis, dijo lo que quiso en un escenario protegido y sin exponerse a ningún riesgo.

Flaco favor se le ha hecho con esta performance a la causa y a la imagen de los empresarios. En efecto, no están los tiempos para mensajes prefabricados y teledirigidos, donde los periodistas, mediadores naturales de una sociedad debidamente informada, quedan excluidos. Recurrir a las redes sociales puede ser hoy de buen tono, salvo si ello se hace con la clara intención de no explicar ni trasparentar nada.

Andrónico Luksic tienen derecho a no ser insultado y a defender la dignidad propia y de su familia. Tiene también derecho a hablar y a no hacerlo si no quiere. Pero si decide ‘sacar la voz’ en temas en los que está comprometido, tiene la mínima obligación de someterse al escrutinio público como ‘un ser humano igual a todos.’

Eso fue lo que no hizo en este video y eso es, por tanto, lo que quedó pendiente.

Escuela de Periodismo

La Tercera 

Contenido relacionado

Redes Sociales

Instagram